Lunes, 22 de junio de 2020   |  Número 126
ASISA celebra el Día Mundial del Medio Ambiente plantando un árbol por cada día de confinamiento
Con este gesto, la compañía homenajea a la población española por la responsabilidad que ha demostrado frente a la COVID-19
Enrique de Porres, durante la última Junta Consultiva de la compañía.

El Grupo ASISA celebra el Día Mundial del Medio Ambiente de este año plantando un árbol por cada uno de los 58 días de confinamiento desde que se decretó el estado de alarma hasta que comenzó la desescalada. Con esta iniciativa, el Grupo ASISA quiere agradecer la responsabilidad demostrada por la población española durante la crisis sanitaria provocada por la COVID-19 y la colaboración que los ciudadanos, quedándose en casa, prestaron a los sanitarios que lucharon en primera fila contra la extensión de la pandemia.

Desde que comenzó la emergencia sanitaria, el Grupo ASISA, con sus profesionales sanitarios a la cabeza, ha colaborado con las autoridades para frenar al virus y ha atendido a más de 11.000 pacientes por coronavirus.
El Grupo ASISA realizará esta acción uniéndose a la iniciativa ‘Regala un árbol’ de la Fundación AMMA para reforestar distintos bosques de España. La compañía apoya a esta entidad sin ánimo de lucro desde 2018 y ya ha colaborado en la plantación de cerca de 200 árboles en zonas erosionadas de la sierra de Segovia.

Compromiso con la sostenibilidad

Esta iniciativa simbólica se enmarca en el plan de sostenibilidad desarrollado por el Grupo ASISA, que abarca distintas líneas estratégicas para minimizar sus emisiones y proteger el medio ambiente. Los hospitales y centros médicos del Grupo, así como sus servicios centrales, mantienen desde 2018 la certificación ISO 140001:2015 en gestión ambiental. Entre las medidas aplicadas en el marco de su apuesta por un uso responsable de los recursos, se encuentra el uso de energías 100% renovables: actualmente, el 99% de la energía eléctrica consumida en todo el Grupo ASISA procede de fuentes renovables. Así mismo, se ha sustituido el uso de combustibles fósiles en toda la red asistencial del Grupo HLA por otros menos contaminantes, como son el gas natural (que supone el 82% del consumo total de combustibles) o el gas propano.

Gracias a estas iniciativas, el Grupo ASISA ha conseguido reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 76% durante 2019. Esta disminución equivale al ahorro de la emisión de 6.800 toneladas de CO2, lo que habría supuesto un coste social de aproximadamente 1,34 millones de euros si se hubieran emitido, según el cálculo elaborado de acuerdo con las conclusiones de un estudio de la Universidad de Stanford que se publicó en Nature Climate Change  y que estimaba el coste social en 220 dólares por tonelada de carbono emitida.

Igualmente, el Grupo ASISA ha impulsado otras medidas con impacto medioambiental directo, como el teletrabajo, que contribuye a reducir la cantidad de CO2 emitida a la atmósfera al evitar desplazamientos, favorece la reducción del consumo de recursos naturales en los edificios, como agua, electricidad o papel, y disminuye la cantidad de residuos generados. En este sentido, para impulsar la reducción del consumo de recursos naturales se han puesto en marcha otras iniciativas, como el proyecto “0 papel” en las oficinas centrales de la compañía y en toda la red de clínicas dentales de ASISA Dental. Esta acción está encuadrada en el proyecto de digitalización que la compañía puso en marcha hace más 3 años en todos sus centros de trabajo, promoviendo la digitalización de sus actividades y fomentando el desarrollo tecnológico para mejorar el servicio a sus grupos de interés a través de distintas plataformas, como aplicaciones móviles o portales digitales.

Otras medidas implantadas van encaminadas a la sustitución del plástico por otros materiales menos contaminantes. Así, las botellas de plástico se han sustituido por tetrabiks en las máquinas expendedoras, los vasos de plástico se han cambiado por otros de cartón reciclable y los kits de aseo que se entregan en los hospitales así como la cubertería de las cafeterías están fabricados con material biodegradable.

Además, durante 2020 se están llevando a cabo las auditorías energéticas en todos los edificios de la red asistencial del Grupo con el propósito de implantar medidas para que los edificios sean cada vez más eficientes energéticamente. Un ejemplo de la apuesta de la compañía por los edificios sostenibles es el nuevo centro médico que se abrirá en Barcelona que contará con la calificación energética A, la más eficiente, y una fachada vegetal cuyo uso en construcción tiene un doble efecto positivo: por un lado, ayudará a mantener la temperatura interna con menor necesidad de sistemas de climatización y, por otro, compensará hasta un 20% la emisión de CO2 del edificio gracias al efecto de la fotosíntesis realizada por las plantas de la fachada.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2020 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.