Martes, 16 de febrero de 2021   |  Número 133
Asistencia de calidad y sanidad colaborativa, dos principios básicos para dotar de sostenibilidad al sistema
La Fundación IDIS inaugura este ciclo de encuentros 2021 para debatir con expertos los principios del 'Manifiesto por una mejor Sanidad'
Marta Villanueva, directora general de la Fundación IDIS; Ángel Gil, catedrático en Medicina Preventiva; Boi Ruiz, exconsejero de Salud; y Juan Abarca, presidente de la Fundación IDIS.

La situación de pandemia que atravesamos ha traído graves consecuencias en el plano de la salud, la economía y, por supuesto, en otros ámbitos sociales y políticos. La COVID-19 ha puesto de manifiesto la fragilidad de nuestro sistema sanitario mostrando las insuficiencias de un sistema público de salud no adaptado a los retos que se plantean y la necesidad de implementar medidas que permitan su solvencia. Hacer una aproximación a los principios que deben subyacer a esas medidas es el objetivo del “Manifiesto por una mejor Sanidad”, del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS), dos de cuyos puntos -asistencia de calidad y sanidad colaborativa- se han desarrollado hoy en el marco del IV Foro IDIálogoS, el primero de una serie de encuentros en los que se abordarán de la mano de expertos en diferentes materias, sectores y organizaciones, las posibles soluciones a los problemas del sistema.

“La asistencia de calidad, que es esencial, tiene que estar vinculada a una sanidad colaborativa: no pensando únicamente en colaboración público-privada sino en una cooperación que vaya más allá del sistema sanitario. Nuestro sistema, hoy en día, no está únicamente basado en la relación médico-paciente sino en relaciones más profesionalizadas donde participan de forma transversal otros sectores”, ha asegurado Juan Abarca, presidente de la Fundación IDIS.

Marta Villanueva, directora general de la Fundación IDIS y moderadora de la sesión, ha señalado que “en esta sesión se han abordado estos dos principios que son clave para tener un modelo adaptado a las necesidades presentes y futuras; dos atributos que es imprescindible abordar para poder seguir avanzando hacia un sistema sanitario de excelencia cuyo objetivo fundamental es el de construir una sanidad de todos y para todos que nos garantice los mejores índices de salud, bienestar y calidad de vida”.

Ángel Gil de Miguel, catedrático de Medicina preventiva y Salud pública de la Universidad Rey Juan Carlos y Boi Ruiz García, ex consejero de Salud de Cataluña y director de la Cátedra de Gestión y Políticas Sanitarias de la UIC, han constituido la mesa de debate en la que se ha reconocido la importancia de que exista continuidad asistencial de los pacientes con independencia de los diferentes niveles de atención. Los expertos han señalado que es clave orientarse a las necesidades de los pacientes y tener muy presentes a los profesionales, poniendo énfasis en la coordinación y gestión de problemas urgentes, como son las listas de espera o la adaptación a crónicos complejos.

La inversión en salud pública, tal como ha quedado patente en la sesión y como ha quedado demostrado con motivo de la pandemia, es un pilar imprescindible para lograr una asistencia de calidad, siempre primando el bien de la comunidad. En este sentido, se ha hecho referencia, tal como también recogía el propio Manifiesto, a la conveniencia de poner en marcha una Agencia de Salud Pública donde existan estrategias coordinadas y unificadas para controlar enfermedades o velar por la seguridad epidemiológica, entre otros aspectos. Asimismo, se ha reconocido la necesidad de medir los resultados sanitarios y de salud para hacer una apuesta firme por la calidad asistencial y porque son los que legitiman las estrategias de salud y permiten establecer procesos y procedimientos de mejora.

En relación con la necesaria sanidad colaborativa, los expertos han defendido un trabajo coordinado entre todos los actores implicados en el sector, yendo más allá de las meras fórmulas de cooperación privada-pública, pensando en un sistema cooperativo y sinérgico en el que la salud de los ciudadanos como derecho prime por encima de todo y en el que se tengan en cuenta todos los recursos disponibles. Esa cooperación, como han asegurado, debe desarrollarse siempre en términos de transparencia. El esfuerzo de coordinación ha de hacerse con una adaptación de los recursos a las necesidades, pero también teniendo en cuenta la formación, la información en red y la propia estructura organizativa de acuerdo a las prioridades de la población en cada momento. 

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.