¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 17 de julio de 2015   |  Número 72
EDITORIAL
 
Asumir el reto de la calidad es imprescindible
 

Hacer una apuesta por la calidad no es tarea sencilla y trabajar de una forma constante y decidida a lo largo del tiempo, más aun si cabe, por la excelencia en el ámbito de la calidad y en el sector de la sanidad y el de la calidad asistencial, es un reto que cada vez más organizaciones y centros sanitarios están acometiendo independientemente de la titularidad, pública o privada.

La calidad no es un fin en sí mismo, aunque otorga rangos de seguridad a los pacientes y facilita la consecución de los mejores resultados de salud posibles. Es un medio para generar entornos donde los procesos, procedimientos y protocolos son revisados, monitorizados y validados acorde con los diferentes estándares nacionales e internacionales existentes.

Las certificaciones y acreditaciones las hay y son diversas y variadas: ISO en sus diferentes acepciones, JointComision, EFQM, SEP, Canadiense, Ohsas, SGE-21 y así hasta un largo etcétera. Cada una de ellas con sus características y peculiaridades, unas más específicas que otras del sector sanitario, pero todas ellas pueden complementarse y cumplir un cometido más que relevante a la hora de garantizar que los procesos que monitorizan están acorde con sus respectivas especificaciones, siendo estas, en todos los casos, muy rigurosas como no podría ser de otra forma.

IDIS con su Acreditación QH (Quality Healthcare) ha cubierto un espacio necesario, el compendiar todas ellas bajo un indicador sintético ponderado de calidad que contempla 69 indicadores en dos áreas bien diferenciadas. Indicadores consensuados y validados por un grupo muy cualificado de expertos, entre los que se encuentran representantes de la Asociación Española para la Calidad (AEC), la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA), la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa), la Alianza General de Pacientes (AGP) y el propio IDIS a través de sus representantes.

La Acreditación QH supone un revulsivo para las organizaciones sanitarias en términos de competitividad y competencia entre los diferentes centros asistenciales. Un aspecto fundamental que, sin duda, va a redundar en beneficio del propio paciente que es el protagonista fundamental y la razón de ser de todas las organizaciones que trabajan en el sector de la salud.

En la primera convocatoria (este año extraordinariamente habrá dos, la segunda en diciembre) se han presentado 75 organizaciones asistenciales sanitarias de diferente perfil, públicas y privadas, de las que un 69,3 por ciento corresponde a organizaciones sanitarias privadas (52), un 17,3 por ciento a instituciones sanitarias públicas (13), un 8 por ciento proceden de organizaciones concertadas (seis) y un 5,3 por ciento corresponde a mutuas (cuatro), de ellas 37 han recibido la Acreditación QH (Quality Healthcare) del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS).

Este comité asignó a estas 37 organizaciones sanitarias la Acreditación QH en alguna de sus categorías. En concreto, Acreditación QH, Acreditación QH + 1 estrella, y Acreditación QH + 2 estrellas; la única categoría en la que no hay organizaciones acreditadas hasta el momento es la correspondiente a la máxima categoría, es decir, Acreditación QH + 3 estrellas.

El recorrido de esta acreditación que valora la excelencia en calidad asistencial se vaticina por los expertos más que interesante, puesto que aúna además de la gratuidad y la transparencia de todo el proceso, el interés desde un plano internacional por especialistas en la materia, tal es así que la Acreditación QH ha sido admitida a presentación mediante ponencia oral en el congreso anual de la ‘International Society for Quality in Health Care (Isqua)’, que se va a celebrar este año en el mes de octubre en la ciudad de Doha.

Esta iniciativa impulsada desde IDIS asienta sus raíces en la realidad de un sector comprometido como es el de la sanidad, demostrado por la relevancia y credibilidad de nuestro sistema sanitario en su doble vertiente pública y privada tanto en España como fuera de nuestras fronteras; en la percepción que los pacientes tienen del mismo demostrada a través de los barómetros de percepción y de la publicación de los resultados de salud que cada vez alcanzan mayor importancia, ámbito y recorrido, puesto que son la base fundamental para que el ciudadano, el paciente, valore dónde desea ser atendido en base a datos objetivos.

Calidad, resultados de salud y percepción objetiva son elementos básicos de un triángulo estratégico que define y diferencia a las organizaciones. Constituyen en definitiva la clave de la mejora continua y conforman la cimentación sólida y robusta de la credibilidad, la confianza y la reputación, bases indispensables para todo un sector que busca en la sociedad y en el individuo la justificación fundamental de toda su actividad.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.