¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 14 de noviembre de 2014   |  Número 64
Acceda a nuestra hemeroteca
tribuna
DOCTOR LLUÍS MONSET, DIRECTOR GENERAL DE ACES
Big Data: ¿Oportunidad o amenaza?

La enciclopedia de nuestro tiempo define Big Data como un término aplicado al conjunto de datos que van más allá de la capacidad del software habitual para ser capturadas, gestionadas y tratadas en un tiempo razonable.

De hecho se trata del deseo enciclopédico de recoger grandes cantidades de datos de un sector concreto para, a pesar de su gran diversidad de orígenes y formatos, poder sacar conclusiones nuevas que beneficien a sus propietarios en tiempo real. El concepto viene de 2008, hasta hace poco ha existido una limitación de los sistemas existentes en manejar estas enormes cantidades de datos.

El doctor Lluís Monset, director general de ACES.

Los sectores financiero y asegurador han sido y son unos de sus más grandes defensores, promotores y usuarios en una crisis donde la falta de criterios seguros en la concesión de hipotecas lo han convertido en un instrumento altamente deseable y eficaz.

Pero tal vez, por este protagonismo y otras razones, no es extraño encontrar serias dudas en capas amplias de la población y las organizaciones sociales o políticas respecto a los riesgos de su utilización. Sin embargo, debemos reconocer que tener un instrumento que simplifique la toma de decisiones sobre un individuo concreto  entre miles de datos, puede llegar a ser un buen medio para mejorar extraordinariamente la eficiencia en muchas decisiones y entre ellas las sanitarias.

El uso del Big Data en salud, ya ha evitado muertes al detectar precozmente problemas como el del Vioxx, el antiinflamatorio estrella que gracias a sus primeras aplicaciones en un millón de historias clínicas por parte de la aseguradora Kaiser Permanente y la Food and Drug Administration estadounidenses pudieron detectar que triplicaba el riesgo de sufrir un ataque al corazón. Estos efectos secundarios provocaron la retirada global del medicamento.

Existe ya en Catalunya una iniciativa pionera denominada “VISC+” que pretende  analizar y relacionar toda la información que el Sistema Sanitario Catalán tiene de los ciudadanos atendidos para mejorar los resultados de las investigaciones en salud. Esta disponibilidad de datos públicos por parte de cualquiera que quiera trabajarlos, es una iniciativa que conceptualmente quiere entrelazarse con el concepto de Open Data, iniciada cuando el Archivo Nacional del Reino Unido abrió una licencia de reutilización de sus datos a cualquier usuario, sin restricciones de derechos de autor, patentes u otros mecanismos de control.

La duda lógica proviene de la posibilidad de que instituciones o personas mal intencionadas, por mucho que se quiera impedirlo poniendo la máxima atención en la protección de la intimidad, accedan datos de pacientes que se pudieran identificar. Debemos reconocer que desgraciadamente, esta operación nunca podrá ser absolutamente segura. Pero aun así, lo que tendremos que pedir y exigir son resultados que beneficien a todos por igual y un seguimiento escrupuloso y múltiple de todo el proceso, ya que el progreso es imparable y el Big Data ha llegado para quedarse.

Los beneficios son suficientemente importantes como para aceptar los riesgos y centrarnos en minimizarlos y perseguir las malas utilizaciones. La prohibición no tiene más futuro que una falta de competitividad en nuevas potentes líneas de investigación que perjudicaría a la sanidad en su conjunto y, por tanto, a los ciudadanos.
 

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com