Martes, 16 de febrero de 2021   |  Número 133
Calidad asistencial y cooperación, dos principios claves
Editorial

Calidad asistencial y cooperación privada-pública se dan la mano y conforman dos de los diez principios que configuran el Manifiesto por una mejor sanidad impulsado desde la Fundación IDIS, un documento que tiene puesta la mirada en toda la sociedad, haciendo un especial énfasis en las organizaciones y empresas de todos los sectores que están comprometidas de alguna forma con alcanzar un sistema y un modelo sanitario adaptado a las exigencias del tiempo presente y futuro.

Por supuesto que el concepto de calidad asistencial determina un número importante de atributos y exigencias relacionadas con indicadores cuantitativos y cualitativos de percepción, pero si hay uno que es coincidente con la necesaria cooperación entre las dos titularidades de provisión y aseguramiento es aquel que está basado en la innovación no solo en procesos y procedimientos, sino también en el desarrollo e implantación de herramientas tecnológicas que faciliten el trasiego del paciente por los dos ámbitos asistenciales; hablamos de interoperabilidad como base de futuras fórmulas de cooperación asentadas en la calidad asistencial.

En la implantación de las tecnologías de la información y la comunicación como base del proceso de interoperabilidad podemos identificar no menos de cuatro ventajas. En primer lugar, una mejora de la calidad del proceso asistencial y por lo tanto de la eficiencia, conceptos imprescindibles para la sostenibilidad y solvencia de nuestro sistema; una reducción de los costes operativos puesto se limitan redundancias y duplicidades y se ahorra en el proceso de datos y manejo de la documentación; una disminución de los costes administrativos al evitar reiteraciones en citas, pruebas complementarias y demás eventualidades; y, por último, la posibilidad de llevar a cabo nuevos modelos de sanidad que redundan en una mayor confortabilidad para el ciudadano, una vez que las TIC han sido definidas por los expertos como “tecnologías con un alto potencial transformador dado que permiten nuevas formas de ejercer la medicina y desarrollar la sanidad”.

Las claves para el éxito de la sanidad las podríamos sintetizar en un triángulo estratégico representado por tres elementos de base: conseguir una mejora en el acceso a sus servicios, una mejora de la calidad y eficiencia de los mismos siempre con el acento puesto en la equidad y una consecución de los mejores resultados de salud en base a una buena percepción de cobertura de todas las necesidades manifestadas por el paciente y su entorno. En estos tres ejes que configuran el adecuado discurrir sanitario, las tecnologías de la información y la comunicación adquieren un papel cada vez más relevante y sin duda la interoperabilidad es un elemento clave de desarrollo armónico de todo sistema sanitario que se precie.

En el desarrollo de la disrupción digital que transforma procedimientos y procesos un aspecto relevante a tener muy en cuenta es el de la seguridad de los datos y la protección de los mismos, en este sentido acabamos de celebrar el día de internet segura, una iniciativa promovida por la red INSAFE/INHOPE con el apoyo de la Comisión Europea que bajo el lema en esta edición de “Una Internet mejor comienza contigo: más conectados, más seguros” tiene el objetivo de promover un uso seguro y positivo de las tecnologías digitales.

En este mismo sentido, el III Foro IDIálogoS “El Covid-19 como acelerador de la transformación digital”, organizado recientemente por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad, en el que participaron Javier Peris, vicepresidente ejecutivo en itSMF; Mariano J. Benito, CISO - Chief Information Security Officer - de GMV Secure eSolutions (equipo de Inteligencia de Ciberamenazas)  y vicepresidente de Cloud Security Alliance España, y Francisco Gónzalez Calero, lead advisor Internacional en Govertis, mostró las estrategias que articulan una auténtica transformación digital adecuada y adaptada a las necesidades del mercado y de los diferentes grupos de interés.
Los expertos subrayaron la importancia de que la seguridad debe ser un requisito sine qua non tanto en el diseño como en el desarrollo y gestión de cualquier proyecto y servicio que forme parte del programa de transformación digital, sin olvidar la necesidad de disponer de controles exhaustivos para anticipar, prever y afrontar los posibles incidentes de seguridad que pudieran llegar a ocurrir.

En este sentido resaltaron la necesidad de realizar una vigilancia diaria de todos los procesos, llevar a cabo medidas de seguridad, pruebas de gestión de vulnerabilidades y contar con dobles circuitos de contingencia.

Por su parte el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD) y la Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos nos presentan un nuevo marco de referencia y actuación con conceptos nuevos tales como la responsabilidad proactiva, el análisis de riesgos, las evaluaciones de impacto, etc. y los nuevos retos que afrontar, como el uso de técnicas como el big data, blockchain, IoT o internet de las cosas, realidad virtual o inteligencia artificial, entre otros, en el sector sanitario.

El dato y su interoperabilidad son básicos en una atención sanitaria de calidad que tenga a gala procurar por el paciente. En este sentido, contar con sistemas interoperables de historia clínica digital, de asistencia, monitorización y seguimiento a distancia basados en una práctica clínica cooperativa, predictiva, poblacional, personalizada, participativa, preventiva y precisa forma parte de la solución a la utilización efectiva de los recursos; haciendo bien lo que hay que hacer, mejorando la resolución asistencial, evitando duplicidades y redundancias en pruebas y métodos diagnósticos y terapéuticos que a su vez mejoren la confortabilidad, bienestar, calidad de vida y resultados de los pacientes en su relación con el sistema sanitario.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.