Martes, 24 de enero de 2023   |  Número 154
Cardiva tiene nueva división, Traumatología, que traerá tecnología de valor al SNS
La empresa ha diseñado esta nueva línea con la intención de representar primeras marcas de productos que toquen todas las áreas de negocio
Agustín Canales, director de la división de Traumatología, e Ignacio Vega, presidente de Cardiva.

Cardiva cierra el 2022 con una nueva división, Traumatología, y con un nuevo socio internacional, Permedica. La empresa, que cuenta con más de tres décadas de experiencia en distribución y fabricación nacional, ha diseñado esta nueva línea con la intención de representar primeras marcas de productos que toquen todas las áreas de negocio. Para ello, van a ir de la mano de Permedica, un fabricante italiano con una trayectoria similar a la compañía española. Con esta unión se garantizará el acceso a la tecnología innovadora, poniendo el foco en los profesionales. Ignacio Vega, presidente de Cardiva, y Agustín Canales, director de Traumatología, analizan la puesta en marcha de esta nueva andadura empresarial.

¿Qué les ha llevado a hacer esta decidida apuesta por crear una nueva división de Traumatología?

Ignacio Vega: La creación de una nueva línea busca completar la diversificación en la distribución de Cardiva. En Traumatología llevábamos un tiempo buscando una solución que, por unas razones o por otras, se tardaba en encontrar. Al final, hemos optado por una gran empresa italiana y empezar de cero en España.

¿Qué puntos refuerza Cardiva como empresa de tecnología sanitaria con esta nueva vía innovadora y comercial?

Ignacio Vega: A Cardiva le implementa un área entera de conocimiento, tanto de Ortopedia como de Traumatología. También invertimos en el desarrollo e investigación en el campo de las células madre que, probablemente, tenga muchas aplicaciones en estos ámbitos.

¿Qué perspectiva del sector innovador en Traumatología auguran para los próximos años?

Agustín Canales: La tendencia actual en Traumatología es la robótica y la tecnología sumada al implante quirúrgico. Cardiva, junto con su proveedor Permedica, apuesta por estas nuevas líneas de negocio. Vamos a traer cualquier tipo de tecnología que pueda generar valor al paciente y al sector nacional.

Según han explicado, el objetivo es representar primeras marcas de productos que toquen todas las áreas del negocio, desde cirugía reconstructiva, osteosíntesis, medicina regenerativa, columna o productos dedicados a las infecciones, así como prótesis tumorales o hechas a medida. ¿Qué plazos se han marcado para llegar al mercado?

Agustín Canales: El plazo va a ser inmediato. Nosotros estamos dispuestos y preparados para entrar en el sector en el primer trimestre del 2023. La gran barrera será la cadena de suministro. Pero la organización ya está preparada para entrar a principios de año.

Para esta unidad de negocio van a contar con departamentos y servicios compartidos con el resto de la empresa, ¿cuáles son y de qué forma van a establecer esas sinergias?

Agustín Canales: Hay dos vías de trabajo. Una es con los propios departamentos compartidos: con el departamento de concursos públicos, departamento de customer services, atención al cliente, almacén, logística… Todos estos departamentos van a ser sinérgicos con nuestro negocio y vamos a utilizar el expertis de más de treinta años de experiencia de Cardiva en el sector.

Adicionalmente, hay unidades de negocio donde también vamos a ser sinérgicos: con la división de cobertura quirúrgica tenemos muchos elementos de colaboración, con la Unidad de Dolor también. Incluso con la división de Radiología vamos a tener sinergias e interacciones claras.

En esta nueva aventura suman un nuevo aliado: Permedica. ¿Qué nos pueden avanzar de esta alianza y de qué forma se van a nutrir ambas empresas de esta relación?

Ignacio Vega: Empezamos casi de nuevo con ellos en España. Permedica es una empresa familiar del norte de Italia, cerca de Milán, con una experiencia en el desarrollo de productos para Traumatología de una alta tecnología y calidad, que esperamos poder introducir en España con suficiente fuerza para que el mercado conozca la alta tecnología que tiene.

Agustín Canales: Ambos fundadores y presidentes de las compañías eran viejos amigos. Habían intentado colaborar en el negocio de cobertura quirúrgica. Cardiva está presente en el mercado italiano con empresa y con fábrica allí y Permedica tiene una larga tradición en su propio mercado, que es donde nacieron, en la fabricación y en la comercialización de implantes quirúrgicos. Comparten ADN de empresa y realmente es una compañía que a Cardiva le va a aportar frescura. Es relativamente joven, con un gran portafolio y que tiene muchas ganas de entrar en grandes mercados, como pueda ser el español, y tener una presencia sólida en el sector de Traumatología en España.

¿Cómo van a trabajar mano a mano con los cirujanos traumatológicos?

Agustín Canales: Cardiva es una compañía establecida en el sector, de prestigio. No es solamente trabajando con el traumatólogo, con el cirujano, también con la Enfermería, con las administraciones… es una empresa que siempre ha estado asociada a las sociedades médicas y sanitarias. Por lo tanto, vamos a mimetizar esos formatos de colaboración. Y apostar también por la educación médica, haciendo un programa de formación médica muy sólido y también formando a nuestra red de ventas para que sean capaces de demostrar su conocimiento en su día a día.

¿Y con las instituciones sanitarias, qué relación estudian establecer para aportar innovación en Traumatología, así como herramientas logísticas?

Agustín Canales: En la entrada de innovación en España hay una clara barrera porque se confunde el precio con el valor. La tecnología sanitaria tiene asociada un coste que las administraciones tienen que estar dispuestas a pagar. Esto significa que hay que hacer un trabajo muy sólido, demostrando coste-efectividad y demostrando que la tecnología aporta al paciente final, al sistema sanitario y que una inversión en tecnología puede mejorar el coste total del procedimiento. Hay que hacer un trabajo sólido de fondo con las administraciones, con las compañías aseguradoras y con las direcciones de los hospitales para demostrar que la tecnología aporta un valor.

¿Qué espacio creen que van a ocupar en el sector?, ¿qué van a aportar desde esta nueva división de Traumatología?

Agustín Canales: El espacio, el tiempo nos lo dirá. Nosotros aspiramos a tener una cuota de participación en los próximos diez años en torno al 10-12 por ciento. Lo que vamos a aportar es una fórmula fresca de trabajo. Cardiva, con gran prestigio y gran proyección en el sector en estos últimos 35 años, y un gran fabricante como Permedica, con un portafolio extenso y una red comercial nacional con absoluta capilaridad, tenemos la capacidad de entrar de una manera disruptiva en los hospitales y traccionar el mercado de forma rápida. Nos alejamos de la fórmula multinacional donde la distancia entre las compañías y los clientes es muy grande. A veces al cirujano, a la Enfermería, a los administradores les cuesta llegar a la multinacional. Pretendemos estar mucho más cerca del cliente, atendiendo y escuchando lo que nos piden y solicitan los hospitales. 

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2023 Sanitaria 2000, S.L.U. - Todos los derechos reservados.