¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 23 de enero de 2015   |  Número 66
el pulso
LIDERADA POR EL DOCTOR JAUME JULIÀ
Clínica Juaneda pone en marcha una Unidad de Pie Diabético
Para garantizar un tratamiento integral y personalizado

Redacción. Palma de Mallorca
Con el objetivo de prevenir, diagnosticar y tratar la que se ha convertido en la  principal complicación crónica de la diabetes mellitus, el pie diabético, Clínica Juaneda acaba de inaugurar una Unidad específica para su tratamiento. Según ha recordado el grupo, el pie diabético deteriora de forma importante la calidad de vida de los que la padecen  y con frecuencia termina con la perdida de los miembros inferiores, siendo la principal causa de amputación no traumática de miembros inferiores en el mundo.

El doctor Jaume Julià.

El cirujano vascular doctor Jaume Julià, lidera esta nueva unidad que garantiza un tratamiento integral y personalizado. En este proyecto le acompañan el doctor Jaume Binimelis y el doctor Guillermo Serra de Endocrinología, el doctor Miquel Batle del Instituto de Cámara Hiperbárica; la podóloga de Podoactiva, Conchi Salom y el equipo de la Unidad de Curas de Clínica Juaneda. El doctor Julià ha destacado que “se trata de una unidad pionera en la sanidad privada balear, donde el  abordaje del pie diabético se realiza de forma multidisciplinar. Lo que supone la coordinación de  un amplio equipo de profesionales de distintas especialidades médicas como cirujanos vasculares, endocrinos, especialistas en medicina hiperbárica, podólogos y enfermeros. Este enfoque multidisciplinar permite ofrecer un tratamiento integral y personalizado en cada paciente en base a sus lesiones. Una garantía para la reducción de las amputaciones mayores así como para la curación exitosa de multitud de lesiones”.

Los últimos tratamientos y los nuevos enfoques en el abordaje de esta enfermedad han  reducido el número de amputaciones al 10 por ciento de los casos. Para el doctor Julià, “en los últimos años se han producido cambios en positivo, tradicionalmente existía una actitud pesimista en el tratamiento del Pie Diabético. El paciente desarrollaba una úlcera en sus pies, durante meses se realizaba curas, cuando la situación se agravaba acudía a urgencias con un pie séptico (infectado) y con un grave riesgo de amputación. Hoy sabemos que, en la mayoría de estos pacientes, el factor causante de las lesiones es la falta de sensibilidad. La desaparición de la sensación dolorosa protectora, favorece la aparición de lesiones. En muchos de estos casos, simplemente con la descarga de presiones en las zonas lesionadas se consigue el cierre de las úlceras. También estamos obteniendo muy buenos resultados con los tratamientos de Cámara Hiperbárica en cuanto a cicatrización de lesiones. En los casos en los que la base de la lesión es la falta de riego sanguíneo, las técnicas de cirugía vascular o las técnicas de terapéutica vascular intervencionista permiten la revascularización de pacientes que normalmente no han sido candidatos a estos tratamientos. A la vez se han demostrado las ventajas de una limpieza quirúrgica inicial agresiva en casos de Pie Diabético con una infección grave, frente al tratamiento antibiótico conservador”.

Cada año un 3 por ciento de los pacientes diabéticos desarrollan una úlcera en sus pies. Por eso un reto importante de esta Unidad es la prevención. La persona diabética cada vez vive más años y debe afrontar la aparición de más complicaciones relacionadas con la diabetes y que afectan de forma agresiva a los miembros inferiores. La recomendación del doctor Julià es clara: “El diabético tiene que llevar a cabo una inspección diaria de sus pies, bien él mismo o ayudado por otra persona. Debe tener en cuenta que, al tener la sensibilidad alterada, puede tener una lesión y no sentirla. También debe mantener bien limpios sus pies lavándoselos al menos una vez al día, de la misma manera que debe cambiarse los calcetines diariamente. Usar siempre un calzado cómodo y observar los cuidados básicos de podología como mantener bien cuidados tanto las uñas como los callos. Y lo más importante, a la mínima duda, que acuda a la consulta de un especialista. La precocidad en el tratamiento es fundamental. Cuando el paciente llega tarde, suele perder dedos”.

Esta Unidad también está especializada en el tratamiento de la Insuficiencia Venosa Crónica (IVC), también conocido como varices, una de las enfermedades más frecuentes y que padece un 62 por ciento de la población. El grado más avanzado de esta enfermedad es la úlcera venosa y afecta a entre el 1 y el 2 por ciento. Respecto a la técnica de elección para estos pacientes el doctor Julià explica: “La ligadura endoscópica subfascial de las venas perforantes es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva y segura, que permite una rápida curación de las úlceras venosas y la reducción de la tasa de reaparición de las mismas. El procedimiento se realiza de forma ambulatoria y permite una rápida recuperación. Está indicada a personas con insuficiencia venosa crónica que presentan úlceras en la extremidad o bien que presentan los cambios cutáneos que anteceden a la aparición de estas úlceras”.  Técnicas novedosas como la esclerosis con espuma de las varices que alimentan esas ulceras venosas se han demostrado como muy útiles por la cualidad de ser técnicas no dolorosas que se realizan de forma ambulatoria.

La creación de esta Unidad de Pie Diabético vuelve a colocar a Clínica Juaneda entre los centros más punteros españoles en el tratamiento de las enfermedades vasculares tanto en patología venosa como arterial, gracias a la tecnología y la alta especialización de los profesionales de los que dispone.

 

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.