¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 24 de junio de 2011   |  Número 11 Ao I
actualidad
daniel carreño, presidente de general electric healthcare
“Es incuestionable el esfuerzo inversor de la sanidad privada”
“Me sorprende la actividad, el dinamismo, la presencia que ha tenido el IDIS con solo un año de vida”

Enrique Pita/Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
Patrocinadora del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad, General Electric Healthcare, la empresa que lidera Daniel Carreño, es una de las compañías líderes en el sector de la tecnología para el cuidado de la salud. Desde su posición, Carreño ha analizado para Publicación de Sanidad Privada la aparición del IDIS y la situación actual que atraviesa un sector, el de la tecnología, que acumula importantes deudas por parte de las administraciones públicas.

El Sistema Nacional de Salud acumula un déficit de más de 15.000 millones de euros ¿Considera que el sector de la tecnología para el cuidado de la salud está en disposición de ser una de las soluciones al problema?

“La tecnología debe ser una parte importante de la solución de los problemas del SNS”.

Estoy convencido de que, aunque el sector representa una pequeña parte del monto total de inversión del SNS, no más allá del 8 por ciento, la tecnología debe ser una parte importante de la solución. A lo largo de la historia, desde la Revolución Industrial, ha demostrado que juega siempre un papel determinante, importante, en cualquier proceso de transformación como creo que es el caso en el que vivimos.

¿Qué deuda mantienen las administraciones autonómicas con General Electric Healthcare?

El volumen de deuda de las administraciones públicas es un mal endémico de nuestra economía. La situación actual ha acentuado una característica estructural, porque incluso en los momentos de mayor pujanza económica esa deuda existía.

Como agente activo del sector, desgraciadamente sí que somos víctimas de esta circunstancia y sí que tenemos deudas con las administraciones públicas.

En este sentido, ¿qué perspectivas de solución se vislumbran en un año un poco extraño, con elecciones autonómicas y unas elecciones generales cercanas?

Hay pocas soluciones posibles. Desde mi punto de vista, y ocurre en cualquier ámbito, todo aquello que no pase por un pago de la deuda va a generar circunstancias y factores que van a agravar más la situación. Si se generan incertidumbres respecto a la capacidad de pago, o a posibles quitas, etc, va a haber obligaciones contables, de provisión, para el incremento de primas de riesgo, incrementos de tipos, restricciones de crédito, elementos que van a agravar muchísimo más la situación. No olvidemos que hablamos de deudas que corresponden a bienes y servicios prestados.

Creo que el primer paso es, sin lugar a dudas, pagar la deuda actualmente existente y después elaborar presupuestos realizables, realistas, y ser extraordinariamente rigurosos en la ejecución presupuestaria para evitar incurrir de nuevo en deuda.

La deuda es uno de los factores que desde luego más influyen en la crisis. ¿Cómo está afectando la crisis económica a la entidad, más allá de la deuda? ¿Qué medidas se han diseñado para combatirla?

La deuda más la crisis económica tiene una serie de impactos en las empresas. El primero de ellos es que resta ingresos a las empresas, resta disponibilidad financiara, con lo que hay menos liquidez y añade un elemento de tensión adicional que en un entorno de reducción de crédito como el actual supone un incremento y una limitación en lo que a capacidad financiera e inversora se refiere.

“El primer paso es pagar la deuda actualmente existente y después elaborar presupuestos realizables”.

Si entra menos tienes que buscar al menos dos acciones. Una de ellas, ajustar tus costes en la medida de esa reducción o retraso en los ingresos, tratar de ser lo más competitivo posible. Esto es especialmente cierto en un país como España, que tiene los precios en tecnología más bajos de nuestro entorno, y en segundo lugar, si hay una prioridad, como en nuestro caso, que es mantener los volúmenes destinados a investigación y desarrollo, ese esfuerzo en la reducción de costes tiene que ser adicional para no perjudicar a esa inversión en I+D, que desde mi punto de vista es el elemento y el factor que nos sacará de esta crisis.

¿Qué relación mantienen con las agencias de evaluación de tecnologías? ¿Cuál debe ser la evolución de estas agencias?

Creo que compartimos un objetivo común, que es establecer una metodología para incorporar al sistema aquella tecnología que sea verdaderamente coste eficiente y aumente el valor añadido en la calidad de la atención al paciente. Creo que hay oportunidades de mejora en cuanto al diseño de ese modelo organizativo y para evitar duplicaciones o redundancias que en ocasiones se producen. Para ello considero que un marco legal estable, fruto del consenso y participación de la industria, las asociaciones sectoriales, los técnicos y la administración, debería configurar un modelo donde todos aportásemos teniendo en cuenta las reglas del juego.

En algunas ocasiones la estructura autonómica nos lleva a repetir procesos que creo que no aportan valor añadido y sí incrementan los costes.

¿Qué proyectos tiene la empresa a corto y largo plazo?

GE lleva ya casi ocho años apostando por el cambio en el paradigma del modelo de cuidado que tenemos, y lo vertebra en tres áreas. Por un lado, los sistemas de información, absolutamente críticos a la hora de estandarizar procesos, a la hora de la búsqueda de la eficiencia. Creemos que hay áreas que ofrecen claras oportunidades de mejora, como pueden ser departamentos como el bloque quirúrgico, donde se hace una gestión de los quirófanos que no se corresponde en muchos lugares con la realidad del siglo XXI y en los que los sistemas de información podrían aportar calidad de atención al paciente, un uso mucho más eficiente de los recursos. Otros departamentos, como Anatomía Patológica, donde se están introduciendo nuevas soluciones.

El segundo eje sería la mejora de la capacidad diagnóstica, que puede venir por ejemplo por la extensión de los ultrasonidos a áreas donde ahora no están presentes, muchas veces por la no portabilidad o el costo de los equipos. Nosotros hemos introducido recientemente un equipo con un coste muy reducido y unas prestaciones elevadísimas, del tamaño de un teléfono móvil, que va a permitir su uso en Urgencias, las Unidades de Cuidados Intensivos, e incluso los propios servicios de Cardiología. O resonancias delicadas, en el ámbito de las articulaciones, que son muy confortables para los pacientes y con una calidad diagnóstica espectacular y unos costes de operatividad muy reducidos.

Por último, junto a los sistemas de información y la capacidad diagnóstica, el tercer eje lo componen la genómica y la proteómica, que nos van a aportar mediante test genéticos y marcadores un complemento fundamental para esa capacidad diagnóstica y van a incrementar de manera notable la eficiencia de las terapias.

¿Qué perfil tiene el trabajador de GE Healthcare?

Evidentemente es un perfil técnico. Hablamos de una mayoría de ingenieros, físicos, titulados en Ciencias Exactas, que tienen un largo recorrido dentro de la compañía, porque al tratarse de áreas de conocimiento muy específicas requieren una formación muy prolongada que se da desde su incorporación. Por ejemplo, un técnico de mantenimiento necesita desde que se incorpora a la compañía dos años de entrenamiento hasta que puede ser perfectamente autónomo en su trabajo.

“El IDIS ha sido extraordinariamente activo en su primer año de vida”.

La empresa es patrocinadora del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), ¿cuál es su opinión sobre el papel desempeñado por esta institución a lo largo de un año?

En primer lugar, sorpresa. Me sorprende la actividad, el dinamismo, la presencia que han tenido con solo un año de vida. Normalmente las organizaciones dedican ese primer año para consolidarse y establecerse, y aquí el IDIS ha sido extraordinariamente activo.

Creo que han mostrado una voluntad inequívoca de colaborar en este entorno tan difícil en que nos encontramos y al mismo tiempo reclaman el papel que creo que les corresponde desempeñar. Creo que es una buena noticia para la Sanidad y la sociedad en general.

¿Cree que los gobiernos, tanto el central como los autonómicos, han comprendido el valor de la sanidad privada en el conjunto del Sistema Nacional de Salud?

Creo que se ha avanzado mucho en este sentido. Quizá sea una de las pocas consecuencias positivas de esta situación tan complicada que vivimos. Creo que hay un consenso generalizado en que la solución pasa por el uso eficiente de los recursos, y no se va a distinguir si son públicos o privados, sino que van a conformar el modelo idóneo, será el que tenga que ser y dependerá de los lugares y las circunstancias, pero será la interrelación de ambas.

Por otro lado, también se ha reconocido la labor de la sanidad privada en la mejora de la tecnología, en la mejora de sus procesos, y en los incrementos notables de eficiencia. Creo que hoy es incuestionable reconocer ese esfuerzo inversor.
 

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.