Martes, 22 de noviembre de 2022   |  Número 152
Decir "tengo cáncer de vejiga" ayuda a hacer más visible este tumor
Los pacientes, además, cuentan hoy con más opciones terapéuticas que en las últimas décadas gracias a la investigación y la innovación.
Foto de los participantes en el cuentro.

A pesar de ser el cuarto tumor más diagnosticado en hombres en España1, el cáncer de vejiga es un cáncer invisible en nuestra sociedad. Por ello, ante la necesidad de ampliar el conocimiento sobre esta enfermedad, nace ‘Conversaciones sobre el Cáncer de Vejiga’, un proyecto impulsado por la Alianza Merck-Pfizer para visibilizar esta patología y el impacto que tiene en la vida de los pacientes.

“Hay que animar a los pacientes a que hablen. Compartir la experiencia puede ayudar a otros pacientes que presentan la misma patología, además de ayudar al propio paciente que es capaz de expresarse y de hablar de su enfermedad. Además, desde hace cinco años, el cáncer de vejiga ha tenido grandes novedades de abordaje terapéutico, especialmente en el cáncer de vejiga metastásico” afirma la Dra. Carmen Perezagua, jefa del Servicio de Oncología Médica del Hospital del Henares de Madrid. “Hay que normalizar el cáncer de vejiga igual que se han normalizado otros tipos de cáncer, como el de mama”. 

Los expertos coinciden en que visibilizar esta patología puede ser muy beneficioso, tanto para los pacientes como para sus familias. El Dr. Álvaro Pinto, médico adjunto del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario La Paz de Madrid, afirma que aumentar la concienciación sobre esta enfermedad ayuda a que se sientan más acompañados y apoyados: “tenemos que generar conciencia de que este tumor existe y es frecuente, no es una enfermedad rara. Hay que trabajar por no estigmatizar a los pacientes, y huir de esos conceptos de “soy un guerrero”, “vamos a luchar”, “yo puedo” para que el paciente no se sienta en la obligación de minimizar la importancia o evitar hablar de la enfermedad”.

Perfil del paciente

Según el Dr. José Ángel Arranz, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, si tuviéramos que hacer un retrato robot del paciente con cáncer de vejiga diríamos que es varón, en torno a los 60 años, habitualmente con una historia de tabaquismo o exposición profesional a sustancias tóxicas y, por lo general, con patología derivada del tabaquismo, es decir, ciertos problemas respiratorios como broncoespasmos, EPOC, etc. El doctor apunta que este sería el perfil típico que se estudia en una clase de medicina, aunque se trata de un tumor silente y es necesario buscar en un rango mucho más amplio de pacientes.

Es más frecuente en hombres que en mujeres, “y pensamos que en parte esto se debe a que hay un mayor porcentaje de varones fumadores que de mujeres fumadoras, y que también está relacionado con ciertas profesiones, en las que existe una exposición a productos químicos. De hecho, el incremento en la incidencia que hemos detectado en mujeres puede estar debido a su incorporación al hábito del consumo de tabaco y al ámbito laboral”, añade el Dr. Arranz.

El por qué es un cáncer del que apenas se habla a pesar de su incidencia, es posible que tenga que ver con que afecta fundamentalmente a la población masculina.  “Quizás por el perfil del paciente, es un cáncer que se vive más en soledad. Pero contarlo, decir en voz alta “tengo cáncer de vejiga”, y encontrarse con otras personas que están viviendo con nuestras mismas circunstancias, ayuda a afrontar la situación de convivir con él”, sostiene Zeltia Rodríguez, psico-oncóloga.

Avances terapéuticos y abordaje integral

En la actualidad, los pacientes de este tipo de tumor cuentan con nuevos avances terapéuticos que, gracias a décadas de investigación e innovación, han logrado que cada vez haya más esperanza y una mejor calidad de vida.

Para el Dr. Arranz “los principales avances están relacionados con el tratamiento del paciente con enfermedad metastásica, donde la inmunoterapia está demostrando en los ensayos clínicos un incremento de la duración de la respuesta y de la supervivencia”.

Pero también hay que tener en cuenta otros factores a la hora de llevar a cabo el abordaje de esta patología. La iniciativa ‘Conversaciones sobre el Cáncer de Vejiga’ quiere también poner de relieve la importancia de un abordaje integral que incorpore el acompañamiento de un psico-oncólogo.

De acuerdo con Zeltia Rodríguez, “el trabajo del psico-oncólogo se desarrolla desde el momento del diagnóstico y no solo con el paciente, sino también con la familia. Se pretende que tengan los recursos necesarios para afrontar cada una de las fases de la enfermedad”. Según su experiencia, no son pocas las ocasiones en las que los pacientes llegan a su consulta con patologías asociadas, como procesos depresivos, cuadros de ansiedad, negación del tratamiento… “A nosotros no nos derivan a los pacientes porque se vayan a morir, ni porque estén locos. Trabajamos con gente que tiene que convivir con una enfermedad, un cáncer, y no tienen por qué saber cómo afrontarla”.

Antes de derivar a un paciente al psico-oncólogo, el Dr. Álvaro Pinto destaca que es importante valorar las necesidades del paciente, saber que hay cosas que cómo médico oncólogo no puedes llegar a manejar. “Igual que le pides un escáner y le mandas al servicio de radiología, le remites al compañero de psico-oncología porque crees que el impacto emocional también hay que evaluarlo”.

Conversaciones sobre el Cáncer de Vejiga

La campaña, ‘Conversaciones sobre el Cáncer de Vejiga’, es una iniciativa impulsada por la Alianza Merck-Pfizer para visibilizar una patología que, a pesar de su incidencia, es poco conocida. Los contenidos de la campaña están recogidos en una serie de entrevistas moderadas por la conocida periodista Olga Viza, que pueden encontrarse en las páginas web de Merck y Pfizer, y que permiten también saber más sobre cómo viven los profesionales su trabajo y su compromiso con los pacientes.

Para Olga Viza, “compartir información de una patología tan poco conocida como el cáncer de vejiga, a través del conocimiento de los expertos, forma parte de nuestra labor como profesionales de la comunicación”, comenta la periodista. “Yo no supe de esta patología hasta que apareció en mi entorno. Creo que ayudar a difundirlo es ayudar a la prevención”.

Además, ha contado con la colaboración del Dr. Álvaro Pinto, médico adjunto del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario La Paz de Madrid, Dr. José Ángel Arranz, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, la Dra. Carmen Perezagua, jefa del Servicio de Oncología Médica del Hospital del Henares de Madrid, y Zeltia Rodríguez, psico-oncóloga.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.