¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 21 de abril de 2017   |  Número 91
Acceda a nuestra hemeroteca
EN PORTADA
LOS EXPERTOS ANALIZAN SI ES POSIBLE IMPLANTAR ESTA HERRAMIENTA EN SANIDAD
El benchmarking, clave para mejorar la calidad de hospitales y tratamientos
Este concepto busca analizar y adaptar las mejores prácticas a otras organizaciones, para que puedan beneficiarse de experiencias ya conocidas 

Redacción. Madrid
“El benchmarking es clave para mejorar la calidad en los hospitales y los tratamientos de los pacientes. Se trata de una fórmula de analizar si es posible que prácticas de éxito en calidad asistencial puedan ser aplicadas en otros entornos, es decir, que se puedan importar procesos de otras organizaciones, una vez analizadas e identificadas analogías y diferencias entre ambas”. Así lo ha asegurado Manuel Vilches, director general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS), durante la sesión “Benchmarking Internacional en Calidad Asistencial, ¿es posible?”, celebrada en el marco del 20 Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria, en Sevilla.

Annabelle Neudam, directora del Departamento de Rehabilitación de la plataforma alemana Qualitätskliniken.de, con Manuel Vilches, director general de IDIS. 

Tal como se ha puesto de manifiesto en este foro, el benchmarking sirve para mejorar cualquier actividad de la organización, aunque requiere tiempo y conocimiento de las necesidades de cada empresa, de tal manera que se puedan optimizar los procesos. Durante el mismo, Annabelle Neudam, directora del Departamento de Rehabilitación de la plataforma alemana Qualitätskliniken.de, y coordinadora del grupo de expertos participante en el desarrollo y elección de los indicadores de calidad, ha explicado cómo el benchmarking puede ser aplicado en el área de la calidad, a través de las diferentes iniciativas que ya se están llevando a cabo en diferentes países en relación a la calidad asistencial; Reino Unido, Canadá, España -con IDIS-, Suecia o Austria son algunos ejemplos.

Esta experta ha destacado que la búsqueda de la transparencia en esta área es ya una realidad y que estas experiencias están permitiendo, al menos, cambios para adoptar unas mejores prácticas. “Ello permite asegurar que el benchmarking en esta área es relevante para el desarrollo de mercado y que además lleva aparejados resultados en la mejora de la calidad”, ha afirmado.

En relación a su trabajo en Alemania, Neudam ha señalado que en ese país los hospitales tienen la obligación de hacer públicos sus resultados de salud, “una práctica que da sus frutos, como por ejemplo, que a un centro le haya sido prohibido seguir realizando trasplantes de corazón tras observarse resultados poco favorables de forma repetida. Asimismo, ha explicado su experiencia con la Plataforma  “Qualitätskliniken.de”, que analiza las prácticas de los centros a través de una serie de indicadores agrupados en cinco dimensiones (tratamiento médico, seguridad, satisfacción del médico y del paciente y ética) y establece rankings. “El objetivo de todo ello -apunta- es facilitar a pacientes, familiares y médicos la búsqueda del centro que cumpla con sus expectativas y apoyar la gestión de calidad de los hospitales. Aún así -reconoce- hay aspectos difícilmente cuantificables que pueden influir mucho a la hora de que el paciente tome una decisión sobre el centro en el que quiere ser atendido. No podemos asegurar que estas herramientas -en Alemania hay tres plataformas- condicionen la elección del paciente pero lo que sí sabemos es que es necesario tener la información agregada y tener una visión sobre lo que se está haciendo bien y lo que se está haciendo mal”.

Durante la sesión, Manuel Vilches ha manifestado que “la intención de la Fundación IDIS con la iniciativa de la Acreditación QH (Quality Healthcare) -que valora la excelencia a la calidad asistencial de las organizaciones sanitarias tomando como referencia las certificaciones y acreditaciones más prestigiosas obtenidas por cada uno de ellos- es, igualmente, reconocer ese trabajo que se está llevando a cabo adecuadamente, promover así la mejora de la calidad asistencial, y facilitar a los pacientes una herramienta más para identificar la calidad”. Este reconocimiento -que tiene una validez de dos años- ya ha sido otorgada a 80 organizaciones (37, con la categoría Acreditación QH; 25, con el nivel de Acreditación QH +1; 14,  con la Acreditación QH+2;  y 4, con la Acreditación QH+3 estrellas).

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2017 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com