¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 19 de mayo de 2017   |  Número 92
Acceda a nuestra hemeroteca
el pulso
PLATAFORMA FORMATIVA de IMOncology FUNDACIÓN
El cáncer de mama y el de próstata a la cabeza de los tratamientos hipofracionados
Poortmans y Greco, dos destacados especialistas internacionales en tratamientos hipofraccionados compartieron su experiencia clínica

Redacción. Madrid
Concentración y precisión en radioterapia son los objetivos que persiguen los oncólogos radioterápicos de todo el mundo. Una meta que cada vez está más cerca en algunos tipos de tumores como el de cáncer de mama o próstata, tal y como se ha constatado en el recientemente celebrado Curso sobre Hipofraccionamiento y SBRT en nuestra práctica diaria: innovación o realidad, que organiza periódicamente IMOncology Fundación.

Ignacio Azinovic con Philip Poortmans.

Una moderna técnica de tratamiento, el hipofraccionamiento, que persigue aplicar mayores dosis diarias de radiación, concentrándolas en un menor número de sesiones de tratamiento. Esta modalidad de tratamiento se va incorporando cada vez más a la práctica clínica, se estima que al menos la mitad de los tratamiento serán hipofraccionados, mientras que el resto se realizarán con radioterapia convencional.

Como ha reconocido Philip Poortmans, jefe de Dpto. de Oncología Radioterápica del Institut Curie de París, y experto mundial en cáncer de mama, el hipofraccionamiento moderado en este tipo de cáncer se ha convertido en un tratamiento estándar. “La tendencia actual es tratar a las mujeres con cáncer de mama con radioterapia hipofraccionada, reduciendo el tiempo de tratamiento de cinco semanas, que es el tratamiento convencional, a tres semanas. Pero está muy cerca el poder realizar tratamientos en una semana o menos. Las candidatas para este tipo de tratamiento serían pacientes con cáncer de mama de bajo riesgo, a la que se les administraría una irradiación parcial de la mama en dosis únicas”, afirma este especialista.

Algo parecido está ocurriendo en otras patologías, también con una elevada prevalencia entre la población como el cáncer de próstata. Gracias al tratamiento hipofraccionado en el cáncer de próstata se han ido reduciendo paulatinamente el número de sesiones pasando de 38 o 40 días de tratamiento con protocolos y técnicas convencionales, a 28 sesiones, a 15 e incluso a cinco sesiones dependiendo de las características del tumor, de la edad del paciente y de la tecnología que se disponga. Ya se está empezando a administrar el tratamiento en sólo día, como explicó durante su intervención Carlo Greco, Director de la Fundación Champalimaud de Investigación Clínica en Portugal. Es el llamado hipofraccionamiento extremo, que representa una alternativa novedosa para lograr un excelente control tumoral en determinados pacientes con cáncer de próstata.

Tratamientos hipofraccionados, mejor calidad de vida

Los especialistas asistentes a esta jornada han coincidido que progresivamente se van a ir ampliando las indicaciones a otras neoplasias como el cáncer de hígado, pulmón, recto y especialmente en pacientes con pocas metástasis (oligometástasis). Philip Poortmans reconoce que la radioterapia va encaminada a individualizar y personalizar la atención al paciente de cáncer. “No sólo tenemos que valorar aspectos como el estadio del tumor, la edad del paciente, los riesgos, también es necesario tener en cuenta las necesidades de cada paciente, la mejora del resultado cosmético y lograr la mejor calidad de vida. En ese sentido, el modelo asistencial que nos facilita el hipofraccionamiento nos permite contribuir a adaptarnos mejor a cada paciente.”, reconoce Poortmans.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2017 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com