¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 17 de febrero de 2017   |  Número 89
Acceda a nuestra hemeroteca
TRIBUNA
por Enrique de Porres, Consejero Delegado de ASISA
El futuro del seguro de salud exige reformas
 
El seguro de salud volvió a crecer en 2016, lo que demuestra la confianza que los ciudadanos tienen en un instrumento que se ha convertido en la principal puerta de acceso a una sanidad privada de alta calidad.

Enrique de Porres, consejero delegado de Asisa.

Sin embargo, el futuro del seguro de salud a medio plazo se enfrenta, como todos los sistemas sanitarios, a retos complejos en un escenario marcado por dos realidades que empujan los costes al alza: el envejecimiento de la población y el avance tecnológico. Es necesario, por ello, contribuir a impulsar una reflexión sobre el profundo cambio al que nos enfrentamos en las sociedades desarrolladas para aumentar la eficiencia económica de nuestras actuaciones sobre la salud de la población.

Los avances tecnológicos nos van a permitir avanzar hacia una medicina de precisión más personalizada en el abordaje de la enfermedad, y el aumento de la edad media de vida aumentará la importancia de impulsar con determinación las acciones dirigidas a combatir los hábitos que aumentan el riesgo de padecer patologías evitables. Hoy, el 91 por ciento de la mortalidad en nuestro país la provocan enfermedades  que podrían reducir drásticamente su impacto con acciones preventivas más eficientes.

Con el modelo asegurador actual, que renueva las pólizas anualmente y segmenta el riesgo individual por razón de edad, la inversión en prevención no resulta eficiente. Al largo plazo necesario para que las acciones surtan efecto, se opone el temor a que los asegurados abandonen la compañía en cada anualidad atraídos por ofertas más baratas.

Habrá que avanzar en cómo ampliar la duración del seguro y las garantías reales de su cobertura, para garantizar otro tipo de políticas y para que el ciudadano pueda diseñar su aseguramiento con criterios de permanencia, valorando qué hacer hoy para disminuir el impacto en costes mañana. Y con quién hacerlo. Lo que permitiría trabajar en la vertiente preventiva con otra intensidad. De la misma forma que habrá que profundizar en cómo hacer compatibles estas reformas con las medidas dirigidas a mejorar la eficiencia económica de las actuaciones asistenciales financiadas con fondos públicos.

No parece razonable que no exista colaboración para evitar duplicidades de gasto y de esfuerzo profesional, entre dos sectores que se dedican a una misma actividad. A nuestro país no le sobran los recursos y debiera ser deber general colaborar para ayudar a adecuar la capacidad financiera de la Administración a las demandas crecientes de mejores servicios de financiación pública. Deberíamos aprovechar las experiencias de colaboración entre el Seguro de Salud español, la Administración del Estado y algunos gobiernos autónomos, en la gestión de la cobertura financiada con fondos públicos de amplios grupos de población. Nuestro sector está especializado en la gestión de la prestación del servicio sanitario, porque así ha evolucionado la modalidad más comercializada en España.

Esos valores, colaboración y especialización, acreditados durante años, y la doble garantía que representa para las Administraciones poder, contar con un agente cuya fiabilidad y solvencia controla directamente el Ministerio de Economía, lo convierten en un agente especialmente cualificado para ayudar a adaptar la cobertura asistencial sanitaria financiada con fondos públicos a las exigencias crecientes de la demanda social.

En definitiva, el seguro de salud se enfrenta a un futuro apasionante y complejo y lo hace desde la solidez de su crecimiento en tiempos difíciles y desde el compromiso por continuar contribuyendo a mejorar las actuaciones dirigidas a mejorar la salud de nuestros conciudadanos.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2017 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com