¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 16 de diciembre de 2011   |  Número 21
RECABA APOYOS MEDIANTE LA RECOGIDA DE FIRMAS EN SU PORTAL
El IDIS promueve la desgravación fiscal en apoyo de la sostenibilidad del SNS
También defiende la extensión de la gestión mixta en los hospitales por su “probada eficiencia”

Javier Barbado / Imagen: Adrián Conde, Pablo Eguizábal. Madrid
El Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) ha propuesto la restauración de la desgravación fiscal vigente en la década de los 90 y que suprimió en el año 98 el entonces ministro de Economía Rodrigo Rato,  y de la que se beneficiarían los contribuyentes con una renta inferior a 30.000 euros (el descuento sería del 15 por ciento) que contratasen un seguro de salud privado (el tres por ciento de los asegurados, frente al 75 por ciento de los ciudadanos con rentas superiores y que contrataron este producto). La reclamación ha tenido lugar durante la presentación del informe Sanidad privada, aportando valor elaborado por la propia instutución, que representa a la mayoría del sector sanitario privado en España.

Iñaki Ereño resume las propuestas del IDIS en el informe.

Abarca Cidón recuerda los valores de la sanidad privada.

La institución que preside Iñaki Ereño promueve con este fin una campaña para recabar apoyos en forma de firmas aportadas en su web. Según ha explicado su director de Desarrollo Corporativo, Fernando Mugarza, “un incentivo como la desgravación fiscal supondría un incremento del número de asegurados con doble cobertura, pública y privada, lo que significaría una descarga relevante de recursos y de presión asistencial para un sistema público desbordado, con problemas de solvencia y sostenibilidad y necesitado de generar ahorros a través de una gestión eficiente”.

Por otra parte, Francisco Juan, director general de DKV y patrono del IDIS, ha defendido que “se extiendan” los modelos de colaboración público-privada en el sistema sanitario español, habida cuenta de su probada eficiencia (citó, en concreto, un informe de la consultora PwC según el cual la implantación de las concesiones administrativas genera un ahorro de entre el 25 y el 45 por ciento respecto al modelo de gestión pública tradicional).

Asimismo, propuso, en nombre del IDIS, que el modelo de mutualidades administrativas (Muface, Mugeju e Isfas) se extendiese a otros colectivos (no solo al de funcionarios) y que se actualizase en él las primas con modificaciones anuales; la concesión o alquiler de hospitales preexistentes (una suerte de concesión administrativa “al revés”, algo que, en realidad, acaba de anunciarse para hospitales de Castilla-La Mancha); la cogestión o constitución de empresas mixtas público-privadas; la externalización de servicios y la promoción de hospitales de media y larga estancia ante el aumento de enfermos crónico a medio y largo plazo. Con relación, de nuevo, a la desgravación fiscal, Mugarza ha explicado que “un incentivo fiscal del 15 por ciento para las rentas inferiores a 30.000 euros en la contratación privada de seguros sanitarios podría facilitar un crecimiento de hasta el 15 por ciento del número de asegurados en la población, lo que supondría que más de un millón de personas saldría, de manera voluntaria, parcial o totalmente, del sistema público, ahorrando hasta 1.500 millones de euros”.

Suponiendo que el número de asegurados creciera entre un 5 y un 15 por ciento con el citado incentivo fiscal y en un escenario optimista, el aumento de los asegurados podría llegar a 621.000, las recaudaciones tributarias más de 62 millones de euros y el volumen de deducciones sería superior a 200 millones.

Además, siempre según el IDIS, la puesta en marcha de esta medida supondría un ahorro medio de entre 107 y 365 euros anuales para las familias de cuatro miembros que contratasen seguros sanitarios privados. Como consecuencia del incremento del número de asegurados, se crearían 17.000 puestos de trabajo directos en el sector.

Mugarza ha recordado que los más de siete millones de usuarios de la sanidad privada, a través del doble aseguramiento, “no consumen recursos de la sanidad pública o los consumen parcialmente, generando una importante disminución de la presión asistencial, en los tiempos de demora y en las listas de espera, lo que se traduce en una liberación de recursos sanitarios para el sistema y una descarga financiera que podría llegar a ser hada de 1.5000 euros por persona al año”.

Francisco Juan ensalza las concesiones administrativas.

Tampoco está de acuerdo con introducir un copago obligatorio sobre servicios tan importantes como las urgencias. En su lugar, apuesta por “priorizar” las coberturas y eliminar la financiación de los productos menos importantes, como la denominada píldora del día después. “No habría que aplicar el copago, pero sí reestructurar el catálogo de prestaciones, priorizando las coberturas”, aseveró.

Asimismo, piden un pacto por la sanidad en el que se cuente con la opinión del sector privado y defienda mejor sus intereses y poder "colaborar y complementar" al sector público, tanto a través de las fórmulas tradicionales que funcionan en la actualidad como de nuevas formas de colaboración con las administraciones, como la concesión o alquiler de hospitales, la constitución de empresas público-privadas para la gestión de centros o la externalización de servicios, entre otras opciones.

Según Ereño, “hasta ahora, las administraciones sanitarias han vivido de espaldas al sector privado y entendemos que esta situación tiene que cambiar”. “Así, el tiempo que ofrecemos nuestra colaboración a las autoridades, desde el IDIS reclamamos de ellas conocimiento, preocupación e implicación con el conjunto del sector, incluyendo el privado”.

En esta línea van el resto de propuestas del IDIS para afianzar el futuro de la sanidad pública y privada en España. Para el secretario general de este instituto, los recortes sanitarios sin reformas “no llevan a ninguna parte”.

Por qué el IDIS defiende el derecho a la desgravación fiscal sanitaria

En su web corporativa, el IDIS hace un desglose de ocho razones que, desde su punto de vista, otorgan pleno derecho al cliente de un seguro privado para obtener desgravaciones fiscales del Estado:

1.- Porque suscribiendo un seguro sanitario se contribuye a la sostenibilidad y la solvencia del Sistema Nacional de Salud

El sistema sanitario público debido a cuestiones de índole sanitario (envejecimiento de la población, cronificación de las enfermedades, la innovación tecnológica, etc), acuciadas por la grave crisis económica que estamos padeciendo, pasa por dificultades de solvencia y sostenibilidad financiera que inciden en carencias en cuanto a acceso, cohesión y equidad motivadas por la universalización asistencial, tecnológica y social.


2.- Porque haciendo uso de la provisión sanitaria privada se está contribuyendo a garantizar la accesibilidad para la población al sistema sanitario público

El sistema sanitario público debe proteger a la sociedad en su totalidad, proporcionando la mejor asistencia que le permitan sus recursos, fundamentalmente a aquellos que no cuentan con recursos suficientes para disponer voluntariamente de un complemento sanitario a través del seguro privado de salud, a fin de evitar que existan diferencias en la accesibilidad a los servicios sanitarios por diferencias económicas.

3.- Porque el sector sanitario privado es un motor en el desarrollo económico, científico y en la innovación

El sector sanitario privado representa un elevado peso en el sector productivo español (aporta el 2,5 por ciento del PIB español -27,5 por ciento del gasto sanitario total- y genera más de 253.000 empleos cualificados), es autosuficiente puesto que mayoritariamente se financia de las aportaciones voluntarias de los asegurados, libera recursos de la sanidad pública, mejora la accesibilidad de la población a la asistencia sanitaria a través de una amplia y variada red de centros, desarrolla actividad de alta complejidad a través de los más recientes avances tecnológicos, persigue la mejora continua de la calidad en la prestación asistencial, genera empleo en la sociedad española, contribuye a la formación de los profesionales sanitarios y es un motor de avances en la investigación.

4.- Porque con la suscripción del seguro sanitario privado estás descargando financieramente a la sanidad pública

Los más de siete millones de usuarios de la sanidad privada a través del doble aseguramiento no consumen recursos de la sanidad pública, o los consumen parcialmente, generando una importante disminución en la presión asistencial, en los tiempos de demora y en las listas de espera, lo que se traduce en una liberación de recursos sanitarios para el sistema y una ayuda financiera que puede llegar a ser hasta de 1.500 euros por persona y año. Porque la desgravación fiscal supondría un incentivo y el esfuerzo que realiza la ciudadanía debe de ser reconocido

Un incentivo como el de la desgravación fiscal supondría un incremento del número de asegurados con doble cobertura, pública y privada, que los expertos estiman en un 15 por ciento aproximadamente lo que significaría que estás contribuyendo a descargar de forma relevante de recursos y de presión asistencial a un sistema público desbordado, con problemas de solvencia y sostenibilidad y necesitado de generar ahorros a través de una gestión eficiente. Con el citado crecimiento del 15% del número de asegurados en la población, supondría que mas de 1 millón de personas saldrían de manera voluntaria, parcial o totalmente, del sistema público lo que podría suponer un ahorro de hasta 1.500 millones de euros y una importante liberación de recursos sanitarios para el sector público que mejoraría sin duda la accesibilidad del resto de la población.


5.- Porque la desgravación fiscal supone una manera de contribuir al ahorro de las familias y un estímulo para la creación de empleo

La puesta en marcha de la desgravación fiscal del 15 por ciento del coste de los seguros sanitarios de salud supondría un ahorro medio de entre los 107 euros y 365 euros anuales en las familias de 4 miembros que contrataran seguros sanitarios privados y, como consecuencia del incremento del número de asegurados, se crearían mas de 18.000 puestos de trabajo directo en dicho sector. Las familias serían las principales beneficiadas por la puesta en marcha de esta medida, ya que se contribuiría a la generación de ahorro y se facilitaría el acceso de éstas a los servicios sanitarios privados.

6.- Porque se debe promover la integración de la provisión público privada en torno al paciente para evitar duplicidades e ineficiencias

El sistema sanitario en España debería ser único con una doble provisión, público y privado, con una visión de complementariedad y colaboración. En un entorno económico como el actual, la complementariedad de los sistemas público y privado es fundamental para lograr una mejor atención sanitaria a todos los españoles y descargar de presión asistencial y financiera al sistema público de salud, evitando duplicidades e ineficiencia, todo ello en beneficio de todos los usuarios de la sanidad en España.

8.- Porque se debe de promover la calidad y la eficiencia

El IDIS apuesta desde su constitución por la búsqueda de la complementariedad e integración de los dos sistemas de provisión público y privado en torno al paciente, en aras a la utilización eficiente de todos los recursos disponibles, integrando en el desarrollo de las líneas estratégicas las expectativas, opiniones y sugerencias de los usuarios de sus servicios asistenciales. El sector sanitario privado cuenta con numerosas certificaciones que acreditan la calidad de sus centros.

De izq. a dcha.: Andrew Haldenby, IIñaki Ereño, Juan Abarca Cidón y Francisco Juan, antes de analizar el informe.

En la imagen de la izq., José María Fernández Lacasa, director general de Muface, y Josep Santacreu, consejero delegado de DKV Seguros. En la otra instantánea, Darío Ruiz Rodríguez, director comercial de Alliance Medical, y Luis Mayero, vicepresidente del IDIS y delegado provincial de Asisa Madrid.

De izq. a dcha.: Elena Abarca Cidón, directora de AbaCid, Laboratorio Central de HM Hospitales; Juan Abarca Campal, presidente y consejero delegado de HM Hospitales; la doctora Carmen Cidón; Juan Abarca Cidón, secretario general del IDIS y director general de HM Hospitales; y Alejandro Abarca Cidón, director financiero del mismo grupo hospitalario.

Ángel de Benito, director del Área de Gestión Médica de Mapfre Familiar; José Luis Carrascosa, director financiero del Grupo Nisa; Joaquín Montenegro, director general del mismo grupo; Pedro Luis Cobiella, consejero director general del Grupo Hospiten; y Rafael Navarro, director de Operaciones del mismo grupo y consejero delegado de MD Anderson Cancer Center.


José Ramón González Alonso, director comercial de Radiología; David Sánchez, vicepresidente de Sedecal: Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin; y Alberto Fernández, director ejecutivo de Sanitaria 2000.

A la izq., Germán Cueva (de PricewaterhouseCoopers -PwC-); José Ramón Rubio, vicepresidente del Grupo Hospitalario Quirón; e Ignacio Riesgo (de PwC). En la fotografía de la dcha.: Antoni Giró, gerente del Hospital CIMA (adquirido este año por Sanitas); Pilar Villaescusa, directora ejeutuva de Sanitas Hospitales; e Iñaki Peralta, director general de Sanitas Hospitales.

A la izq., Jesús Peláez, director de Docencia de HM Hospitales; Carlos Menéndez, gerente de la Clínica Santa Elena; y Christian Brito, director asistencial del Grupo Viamed. En la imagen de la dcha.: Raquel Calvo, directora de Cuentas Estratégicas de General Electric; y Juan Antonio Beceiro, director de Marketing del mismo grupo.

Fernando Magro, delegado corporativo de Esteve en Madrid; Manuel Cabeza, del sindicat médico CSIF; Carlos Amaya, del mismo sindicato y vicepresidente de la Federación Europea de Médicos Asalariados, y Eliseo Moreno (también de CSIF).

De izq. a dcha.: Joaquín Martínez, gerente de la Clínica La Luz de Madrid; José María Baena, subdirector gerente de Xanit Internacional; Mercedes Mengibar, consejera delegada del mismo grupo hospitalario; y Ramón Berra, socio de W4b.

En la imagen de la izq., sss Julio González Bedia, director general de Áliad, y su presidenta, Ana María Rodríguez de Viguri, junto con Arturo Delgado, Business Development Manager de Alloga. En la instantánea de la dcha.: Gonzalo Bartolomé, director del sector privado de la Fundación Jiménez Díaz, y María José Salcedo, gerente territorial de Aresa.

A la izq., Eva Sacristán, directora de Comunicación de HM hospitales; Gustavo Velasco, director creativo de Aderal; y Fernando Mugarza, director de Desarrollo Corporativo del IDIS. A la dcha.: Marisol Berbés, directora general de Berbés Asociados, y Óscar López Alba, redactor jefe de Redacción Médica.

En la primera imagen, Antonio Luna, presidente del Grupo Health Time, y Begoña Calzada, directora general del Grupo Recoletas. A la dcha.: Pablo González Jerez, director asistencial de HM Hospitales, y Javier Barchino de Cozar, director de Desarrollo de Caser Salud.

De izq. a dcha.: Jesús Aguirre, senador del Partido Popular; Alberto Fernández, director ejecutivo de Sanitaria 2000; Manuel Vilches, director del Hospital Nisa Pardo de Aravaca; y José María Pino, presidente de Sanitaria 2000.

Rosa María Regi, apoderada de la Clínica Rotger; Fernando Rotger, director del centro; y Ramón Rotger, adjunto a la Dirección.

A la izq., el presidente de Sanitaria 2000, José María Pino, y Ricardo de Lorenzo, presidente de la Asociación Española de Derecho Sanitario. A la dcha., Antonio Burgueño, asesor de Gestión Sanitaria de Ribera Salud.

María Moreno Mas, del área de Desarrollo de Negocio de Eresa Grupo Médico; José Martos, gerente de Relaciones Institucionales del Grupo Health Time; y Adelina Luna, directora general del mismo grupo.

Julio Sánchez Fierro, secretario ejecutivo de Participación Ciudadana del Partido Popular (PP), y Daniel Carreño, presidente de General Electric para España y Portugal.

En la imagen de la izq., Carmen Ruiz, directora de Organización del IDIS, y Consuelo Cruz, responsable de Comunicación de la Clínica La Luz. A la dcha., Maribel Ruiz, de Consulthings.

José Manuel Bajo Arenas, presidente de Facme; Iñaki Ferrando, director de Comunicación Médica de Sanitas; y José María Pino, presidente de Sanitaria 2000.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.