¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 15 de diciembre de 2017   |  Número 98
Acceda a nuestra hemeroteca
Roldán Rodríguez, director general de Hospitales de Recoletas Red Hospitalaria
El nuevo paradigma médico-paciente
Redacción. Madrid
Vivimos en una sociedad que avanza rápido, que evoluciona y que es cada vez más digital y más exigente a partes iguales; un entorno donde el cliente ya no es un mero espectador, sino que es participativo y se implica. En el ámbito sanitario, como ocurre con otros sectores en constante cambio, se ha producido, además de una evolución, una revolución en la forma de entender y afrontar los asuntos relacionados con la salud de las personas.

Roldán Rodríguez, director general de Hospitales de Recoletas Red Hospitalaria.

Esta revolución ha dejado atrás el modelo paternalista del que ya hablaba Hipócrates, para dar paso a lo que hoy se conoce como el empoderamiento del paciente que conlleva, entre otras cosas, el consentimiento informado. Es un enfoque más abierto, bidireccional, donde médico y paciente participan en la toma de decisiones.

La tecnología está jugando un papel fundamental y está sirviendo como palanca de cambio en el paradigma médico-paciente, puesto que acerca el trabajo del primero y pone al alcance del segundo un conocimiento más amplio para la toma de decisiones en lo concerniente a su salud. 

El modelo de Hipócrates, erigido sobre la base de ocultar información al paciente para no interferir en el proceso médico, no tendría cabida en la sociedad actual, en un mercado amplio, con posibilidad de elegir qué tipo de atención quiero recibir, donde la información está al alcance de todos, de manera inmediata, y donde los pacientes encuentran canales para compartir sus experiencias en tiempo real.

Este empoderamiento del paciente lleva implícitos dos factores sobre los que tenemos que poner el foco: por un lado, la atención global, no solo en el proceso asistencial, sino durante toda la cadena de valor de la salud de una persona; por otro lado, el entorno del paciente: su familia y amigos, que también juegan un papel fundamental en el día a día.

Nuestros pacientes ya no se conforman con ser diagnosticados y tratados, sino que quieren participar en el proceso, valorar y decidir sus opciones, de principio a fin, consensuadas con su entorno, con los profesionales médicos y tal vez, con otros pacientes.

La sanidad privada tiene que ser capaz de adaptarse a esta nueva forma de entender esta relación, donde el paciente adquiere un rol mucho más activo, no sólo con respecto a su enfermedad, sino también a la hora de elegirnos. El paciente busca, compara y escoge lo que mejor se adapta a sus necesidades; y no sólo eso, sino que si está satisfecho con el servicio recibido lo comenta en su red, nos recomienda, escribe opiniones, etc. Por eso, además de ofrecer servicios e información de calidad, es importante escuchar lo que dicen de nosotros, para poder reconducir nuestras actuaciones en línea con la demanda.

En Recoletas creemos que la “revolución sanitaria” tiene que ser entendida como tal y tomada en consideración tanto por los profesionales como por las empresas sanitarias. Solo así, entendiendo el nuevo modelo de relación, tendremos más garantías de éxito y podremos ofrecer una atención sanitaria de calidad a la altura de las necesidades y exigencias de los pacientes.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com