¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 17 de abril de 2015   |  Número 69
EL PULSO
DE FORMA PREFERENTE
El Servicio de Cardiología Intervencionista de Hospiten Estepona utiliza el acceso radial en los cateterismos cardíacos
Esta intervención permite valorar la anatomía del corazón y de las arterias coronarias, así como estudiar la función del corazón

Redacción. Málaga
El cateterismo cardíaco es un procedimiento complejo e invasivo que permite valorar la anatomía del corazón y de las arterias coronarias, así como estudiar la función del corazón. Este conjunto de procedimientos lo realiza el Servicio de Cardiología intervencionista y lo utiliza con finalidades de diagnóstico o terapéuticas.

Antonio Ramírez, jefe del servicio de Cardiología Intervencionista de Hospiten Estepona.

El cateterismo cardiovascular es un procedimiento comúnmente usado para detectar obstrucciones en los vasos sanguíneos del corazón y en todo el cuerpo y repara las arterias utilizando angioplastia y stents para restaurar el flujo de sangre. En la mayoría de los cateterismos, un tubo delgado llamado catéter se inserta a través de la ingle en una arteria grande en la parte superior de la pierna hasta el corazón o las arterias periféricas a la zona afectada. Sin embargo, el uso de técnicas más complejas y la mejora de la tecnología puede permitir, especialmente a cardiólogos entrenados, realizar cateterismos cardíacos con acceso radial en el que se inserta el catéter a través de la muñeca.

Mientras que la realización del cateterismo con acceso radial es técnicamente más difícil para el cardiólogo intervencionista, los beneficios para el paciente son muy importantes, ya que el procedimiento es generalmente mucho más cómodo y el riesgo de hemorragia grave tras el mismo se reduce significativamente, de acuerdo con los resultados de varios estudios recientes. Un artículo publicado recientemente en el 'Journal of the American College of Cardiology' afirma que "cateterismo coronario radial es seguro, factible y eficaz".

Después de un cateterismo que utilice el punto de entrada de la pierna (arteria femoral), un paciente debe permanecer acostado e inmóvil con presión en el sitio de punción durante varias horas después del procedimiento para conseguir el cierre de la herida. La movilización durante este período de tiempo puede causar sangrados que requieran mayor tiempo de reposo en cama para reducir la posibilidad de una complicación grave.

Según Antonio Ramírez, jefe del servicio de Cardiología Intervencionista de Hospiten Estepona, afirma que para los pacientes de edad avanzada y las personas con dolor de espalda o problemas respiratorios, la inmovilización durante varias horas después del cateterismo puede ser incómoda y problemática.

En comparación, la arteria de la muñeca (radial) es más pequeña, se localiza justo debajo de la piel y responde más rápidamente a la presión para conseguir el cierre de la herida, lo que reduce significativamente el potencial de complicaciones y sangrado. El tiempo de recuperación también es más corto y la mayoría de los pacientes pueden volver a sus actividades normales con más rapidez. El acceso a través de la muñeca constituye un desafío técnico ya que la arteria es pequeña y tortuosa, sobre todo, en pacientes de edad avanzada. Requiriendo del cardiólogo un enfoque más delicado.

 

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.