¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Martes, 20 de febrero de 2018   |  Número 100
Acceda a nuestra hemeroteca
En España se registran cada año unos 4.000 casos
El tabaco es el principal factor de riesgo para padecer un cáncer de páncreas
Son tumores muy agresivos, pero un diagnóstico precoz y la cirugía pueden lograr la curación completa

No es un tumor excesivamente frecuente, pero su incidencia ha ido aumentando constantemente desde los años 50. En España se registran unos 4.000 casos anuales y es ligeramente más frecuente entre los hombres, según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). La mayoría se diagnostican entre los 65 y los 75 años.
A pesar de ser un tumor de difícil curación "con un diagnóstico precoz y cirugía se puede lograr incluso la curación completa,  afirma Gonzalo Guerra Flecha, especialista en digestivo y fundador del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas. 

Al menos el 30% de los cánceres de páncreas se deben al consumo de tabaco.

Al menos el 30% de los cánceres de páncreas se deben al consumo de tabaco.

El problema es que el diagnóstico precoz es complicado, por ello los expertos hacen especial incidencia en su prevención. Y es que al menos un 30% de estos cánceres son debidos al tabaco. También ayuda llevar una dieta rica en verduras y frutas y baja en carne y grasas animales, y vigilar el sobrepeso y la obesidad.

En cuanto a los factores genéticos, se estima que un 10% de estos tumores son debidos a factores hereditarios. La Sociedad Americana Contra el Cáncer señala en estos casos la posibilidad de realizarse pruebas para detectar algunos de los cambios genéticos que aumentan el riesgo de padecer este cáncer, aunque advierten que determinar este riesgo no es una tarea fácil. En estos casos, conviene consultar con alguien que tenga experiencia sobre los síndromes de cáncer hereditario, tal como un genetista o un oncólogo.

Las personas diagnosticadas de patologías como diabetes mellitus o pancreatitis crónica también tienen mayor riesgo de contraer un cáncer de páncreas. Además parece haber una correlación entre este tipo de cáncer y personas con antecedentes de cirugías de estómago, como la exéresis total o parcial de estómago (gastrectomía) "pero al estar al tanto de todas estas patologías, los especialistas en digestivo hacemos un seguimiento más específico sobre estos pacientes", aclara Guerra Flecha.

¿Cómo identificarlos?

Lo cierto es que los síntomas de estos tumores son muy inespecíficos, pero hay algunos que hacen saltar las alertas: molestias abdominales, digestiones pesadas y/o cansancio, todos durante un periodo bastante largo. "Cuando producen síntomas evidentes, como la pérdida de peso importante y la ictericia, suele ser sinónimo de enfermedad avanzada", señala Guerra Flecha.

Los siguientes síntomas no siempre señalan la existencia de un cáncer de páncreas, pero si se tiene alguno de ellos, es mejor consultar con un médico: ictericia (piel y ojos amarillentos), orina oscura (primer signo de la ictericia), heces fecales pálidas o grasosas, comezón de la piel, dolor de abdomen y/o espalda, pérdida de peso injustificada y falta de apetito, y náusea y vómitos.

Tratamiento

A la hora de diagnosticarlo, el médico solicitará un análisis de sangre para valorar el estado de salud general. Si lo cree oportuno, podrá solicitar otras pruebas: ecografía abdominal, TAC, resonancia magnética y colecistopancreatografía retrógrada endoscópica.

Las formas más habituales de cáncer de páncreas, en este caso exocrino, son los adenocarcinomas (más del 95% de los tumores de este órgano) y afectan a las células encargadas de la elaboración de los jugos digestivos. Aunque se localizan más frecuentemente en la cabeza pancreática, también los hay que se localizan en la cola pancreática. "Los situados en esta parte del páncreas llamada cola son los que mejor pronóstico tienen", señala el fundador de CMED. 

En cuanto al principal tratamiento del cáncer de páncreas, este es quirúrgico y la intervención dependerá de la localización del tumor. "La más común es la duodenopancreatectomía cefálica, una cirugía compleja que en algunos casos permite la extirpación completa y curación del tumor. En CMED contamos para ello con un equipo especializado en este tipo de intervenciones con gran experiencia en cirugía hepato-bilio-pancreática", explica Guerra Flecha.

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com