¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 14 de marzo de 2014   |  Número 57
el pulso
REDUCE LA NECESIDAD DE SEDACIÓN Y LA CLAUSTROFOBIA
Eresa integra un sistema audiovisual en la resonancia magnética
Es un método eficaz para mejorar la colaboración del paciente pediátrico ante sospecha de trastorno por déficit de atención e hiperactividad

Redacción. Valencia
Someterse a una prueba de resonancia magnética conlleva habitualmente al paciente un alto grado de estrés y un significativo aumento de la ansiedad y el disconfort; en muchas ocasiones detrás de estos desórdenes no sólo se encuentra la incertidumbre por el resultado, sino fundamentalmente la incomodidad y agobio que impone un equipamiento sofisticado y, para muchos, claustrofóbico. La sedación del paciente resulta, en muchos casos, la solución más común para superar esta situación y poder practicar esta prueba de imagen.

Un paciente, durante la prueba.

Sin embargo, expertos del Grupo Eresa están aplicando un sencillo y útil sistema audiovisual como alternativa a la sedación. Probado con éxito en el  paciente pediátrico, el sistema ha sido adaptado también  para los adultos. Como detalla el doctor Rubén Hinarejos, director del Área Técnico-Sanitaria de Eresa Grupo Médico, “el sistema audiovisual 3D, que permite al paciente visualizar y escuchar una película de video mientras se le realiza la resonancia magnética (RM), es una herramienta tecnológica que mejora la comodidad del paciente y que reduce la necesidad de utilizar sedación”.

Este sistema audiovisual consiste en unas gafas especiales con pantalla de video incorporada (equivalente a una televisión de 62 pulgadas en una distancia de dos metros) y unos auriculares. De esta forma, el paciente ve proyectado directamente una película de video a la vez que escucha el audio correspondiente mientras se le realiza la prueba.

La utilidad práctica de este recurso innovador, que ya tiene incorporado el Centro Médico Quirúrgico Eresa, se fundamenta en que “mejora el confort del paciente, disminuye el número de citaciones para una segunda resonancia por ausencia de colaboración en la primera (lo que reduce el tiempo de espera para la obtención de los resultados), y por último, reduce costes debido al menor uso de fármacos y personal especializado”, destaca el doctor José Ferrer, director médico en Eresa Grupo Médico.

Un recurso necesario para el diagnóstico de imagen

Actualmente, un número elevado de pacientes en la actividad clínica diaria (10-15 por ciento) requiere una anestesia sedativa ambulatoria para poder realizar correctamente una RM. Este porcentaje aumenta especialmente en pacientes pediátricos.

La resonancia magnética es un método diagnóstico que consiste en aplicar ondas de radiofrecuencia a un paciente colocado dentro de un campo electromagnético. La energía liberada y las señales de radio emitidas son captadas por un receptor y analizadas por un ordenador que las transformará en imágenes. Gracias a sus características no invasivas, a su inocuidad y a su alta calidad de imagen y precisión diagnóstica, se ha convertido en uno de los procedimientos diagnósticos de elección en la práctica clínica diaria.

Aún así, reconoce el doctor José Ferrer, “la resonancia magnética es un procedimiento que puede provocar en el paciente una situación estresante debido a diversos factores, tales como el desconocimiento de la prueba, el elevado tiempo de exploración y las características intrínsecas del imán (forma de tubo, ruido, etc.)”.

En un número elevado de casos, es necesaria la anestesia sedativa ambulatoria para poder realizar correctamente la prueba. Además de la incomodidad que supone, toda sedación conlleva una serie de riesgos como, por ejemplo, la depresión respiratoria, reacciones alérgicas, etc. Por eso, la tendencia actual es hallar medios de distracción y mejora del confort que eliminen o reduzcan la ansiedad y el miedo de los pacientes, tanto adultos como pediátricos, para poder llevar a cabo la prueba sin la necesidad de la administración de fármacos sedativos”.

El sistema audiovisual 3D incorporado a la RM es innovador en España, pero está muy arraigado ya en países como los Estados Unidos, que tienen una experiencia positiva acumulada de más de una década (con muy buenos resultados, sobre todo en el grupo de edad que abarca desde los 4 hasta los 10 años, donde se pueden disminuir hasta en un 18 por ciento el número de sedaciones).

Experiencia única en España

Como explica el doctor Rubén Hinarejos, principal responsable de la implantación de este recurso en España, “este sistema audiovisual compatible con resonancia magnética es una innovación tecnológica que mejora el confort del paciente y favorece su colaboración ante esta técnica diagnóstica, reduciendo la necesidad de sedación”.

Estas conclusiones se han extraído fundamentalmente de un estudio, en el que se ha contado con el apoyo del personal médico y técnico-sanitario de Eresa y con la infraestructura que tiene Eresa en el Hospital Clínico Universitario de Valencia y en el Hospital la Fe de Valencia. Se han realizado un total de 106 exploraciones por RM a pacientes pediátricos con edades comprendidas entre los 4 y los 11 años (49 niñas y 57 niños).  En 99 de los 106 casos (93,4 por ciento) se consiguió finalizar la RM con éxito sin necesidad de sedación, mientras que en los 7 restantes (6.6 por ciento) se debió dar una nueva cita al paciente para completar el estudio con sedación. Para Rubén Hinarejos, “los resultados son extraordinarios pero, incluso, mejorables”.

Y es que, tal y como se ha observado, de los 7 niños que no colaboraron con el sistema audiovisual 6 fueron informados previamente de que iban a ser explorados sin sedación (sólo 1 no colaboró cuando se le propuso este método sin previo aviso en la sala de espera). “Estos llamativos resultados nos hacen pensar que si le explicamos el procedimiento al niño justo antes de empezar la prueba y sin previo aviso, puede ser más efectivo que planificar la cita con el sistema audiovisual y que los padres vayan informando al niño los días anteriores a la realización de la RM”.

Este estudio también ha demostrado que no sedar a los niños genera una doble satisfacción a los padres: por un lado, su hijo evita una situación traumática para él mismo y, por otro lado, al padre le genera un estado de mayor tranquilidad.

En otra experiencia, dirigida por Rubén Hinarejos, se ha evaluado el nivel de colaboración con este sistema audiovisual en el paciente pediátrico con sospecha de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y que debe someterse a una RM. En el estudio se incorporó a 40 pacientes pediátricos (con edades comprendidas entre los 4 y 9 años) a los que se les había realizado (durante los años 2010 y 2011 en el Hospital Clínico Universitario de Valencia) una RM por sospecha de TDAH y que tenían antecedentes de problemas gestacionales o complicaciones perinatales. A estos pacientes se les comparó con grupo control de 80 niños que utilizaron este mismo sistema audiovisual pero sin tener sospecha previa de TDAH.

De los 40 pacientes analizados, 35 colaboraron durante la realización de la resonancia magnética (87,5 por ciento). En el grupo control, de los 80 niños colaboraron 73 (91,25 por ciento) y 7 niños no colaboraron necesitando sedación ambulatoria (8´75%). Los datos obtenidos en el grupo de pacientes con sospecha de TDAH no difieren significativamente de los obtenidos con el grupo control. En ambos casos, según destaca el Dr. Rubén Hinarejos, “el grado de colaboración de los pacientes fue significativamente más elevado que el alcanzado cuando no se emplea este sistema audiovisual, con una tasa  global de colaboración próxima al 90 por ciento en algunos casos”. En definitiva, asegura este experto, “hemos corroborado que el sistema audiovisual compatible con RM es un método eficaz para mejorar la colaboración del paciente pediátrico ante sospecha de TDAH, y así poder evitar la anestesia sedativa ambulatoria”.
 

 

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2020 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.