¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 17 de febrero de 2017   |  Número 89
Acceda a nuestra hemeroteca
EN PORTADA
Según LOS DATOS DEL INFORME DE IDIS Y LA FUNDACIÓN EDAD&VIDA
España tiene una oferta de cuidados sanitarios intermedios insuficiente y asimétrica
Nuestro país tiene un largo camino por recorrer, especialmente en la creación de plazas sociosanitarias en centros específicos

Redacción. Madrid
El aumento de la esperanza de vida y los cambios demográficos están condicionando de forma clara las previsiones sociales y sanitarias de nuestro país. Actualmente nos encontramos ante un panorama sanitario en el que el 45 por ciento de las altas médicas anuales se producen en mayores de 65 años. Por ello, es necesario generar nuevas estructuras o reconvertir de forma eficaz los servicios existentes para hacer frente a la demanda que viene en los próximos años.

Manuel Vilches, director general de IDIS.

Manuel Vilches, director general de IDIS, considera que “el concepto “cuidados sociosanitarios intermedios”, bien desarrollado en algunos países europeos, engloba prestaciones y actividades que requieren los pacientes en transición entre el hospital de agudos y su domicilio, caracterizadas fundamentalmente por una situación de dependencia médica y social. Hoy en día se atiende de forma inadecuada a muchos pacientes en esta situación cuya atención idónea pasa por realizar unos cuidados intermedios adecuados. Además, es importante tener en cuenta que nuestro país cuenta con una oferta de cuidados sanitarios intermedios insuficiente si lo comparamos con otros países y, además, es asimétrica si lo cotejamos con los datos de las distintas comunidades autónomas”.

Los cuidados sociosanitarios intermedios deben contemplar cuatro ámbitos diferenciados aunque no excluyentes, personas con pérdida de la autonomía, personas con enfermedades crónicas, personas con necesidades de cuidados intermedios post-hospitalarios y personas con necesidades de atención en salud mental, es decir, personas que tienen una dependencia médica y social con posibilidad de recuperación funcional. Sin embargo, tal y como muestra el informe El reto de los cuidados sociosanitarios intermedios: Mapa de recursos y propuestas de futuro, desarrollado por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS) en colaboración con la Fundación Edad&Vida, la creación de plazas sociosanitarias en centros específicos de nuestro país es deficitaria en relación a otros entornos geográficos como Alemania, Bélgica, Francia o Suiza en los que se ofrece una cobertura hasta siete veces superior.

Situación a nivel territorial

El sector sociosanitario en España se nutre de recursos variados y distribuidos de forma asimétrica entre las diferentes comunidades autónomas para cubrir la demanda existente. Aunque de forma habitual la atención sociosanitaria sea provista en centros especializados de cuidados intermedios y de rehabilitación, existen otras estructuras con recursos adecuados y suficientes para la provisión de este tipo de atención. En España existen tres tipos de recursos para cubrir las necesidades asistenciales y sociales: plazas de media y larga estancia, plazas sociosanitarias en residencias y centros de día y atención domiciliaria y hospitalización a domicilio.

Existen desigualdades territoriales en lo que se refiere a la implantación de la oferta sociosanitaria, lo cual ha provocado que en algunas comunidades exista un desarrollo óptimo de ciertos recursos pero carencias de los mismos en otros territorios con menor densidad de población. Así, por ejemplo, el informe muestra que la oferta de camas sociosanitarias en España es muy desigual entre las diferentes comunidades autónomas y, a excepción de Cataluña, claramente insuficiente para la demanda presente y futura. Asimismo se puede observar cómo la oferta de hospitalización es distinta, destacando la Comunidad Valenciana, con un ratio de plazas a domicilio para mayores de 65 años cuatro veces superior a la media nacional.

Por último, destaca que la oferta de plazas en centros residenciales es claramente superior en aquellas comunidades con una menor densidad de población, encontrándose la oferta nacional ligeramente por debajo de los estándares internacionales.

¿Y a nivel internacional?

Resulta oportuno analizar la dotación de camas de “agudos” por países como primer elemento clave para realizar la comparativa a nivel internacional. En este caso, nuestro país se encuentra por debajo de la media de los países incluidos en el estudio de la OCDE, con 2,3 camas por 1.000 habitantes. Alemania destaca por tener 5,38 camas por 1.000 habitantes, seguida de Bélgica y Francia, mientras que Noruega, Suecia, Reino Unido e Italia se asemejan a España. 

En cuanto a la oferta sociosanitaria, España destaca negativamente por el escaso desarrollo de la oferta frente al resto de países. Teniendo en cuenta como estándar internacional 1 plaza cada 1.000 habitantes, únicamente Suiza, Alemania y Francia dispondrían de las plazas suficientes para satisfacer las necesidades de su población.

En el informe se puede observar la debilidad de la oferta sociosanitaria de nuestro país en comparación con el resto. No obstante, cabe destacar que muchos países estudiados, al igual que España, no disponen de una oferta suficiente. Sin embargo, España consigue buenos puestos del ranking cuando se analiza la dotación de plazas residenciales para mayores de 65 años debido fundamentalmente al esfuerzo realizado por el sector privado. “El mejor posicionamiento en este campo es consecuencia directa de los continuos esfuerzos realizados en el ámbito de la dependencia por el sector”, explica el director general de IDIS.

Beneficios de los cuidados sociosanitarios intermedios

Los cuidados sociosanitarios intermedios permiten liberar recursos de los hospitales de agudos y regular la utilización de otros servicios sanitarios como visitas y urgencias. No obstante, el principal beneficio de este tipo de cuidados, como así lo recogen los estudios disponibles, es la satisfacción del paciente que recibe esta modalidad de atención. Además, es importante destacar que estos servicios obtienen los mismos resultados en términos de mortalidad y recuperación funcional de los pacientes que los que se obtienen en centros de hospitalización de agudos.

Sin duda, se puede decir que los cuidados sociosanitarios intermedios generan una atención centrada en el paciente, motivada fundamentalmente por su recuperación en un entorno lo más confortable posible. Aunque estos servicios sociosanitarios liberen recursos y generen un ahorro evidente, su coste-efectividad es difícil de valorar debido a la complejidad de las metodologías empleadas en los estudios consultados. En esta línea, Manuel Vilches, incide explicando que “los cuidados sociosanitarios intermedios son relevantes para determinados perfiles de pacientes: fractura de cadera, accidente vascular cerebral, expectativa de vida limitada, persona mayor en proceso post-agudo, etc. Es importante destacar que la utilidad de estos programas son evidentes, pero los pacientes han de ser cuidadosamente seleccionados y los servicios deben ser adecuadamente provistos para generar los resultados esperados”.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2017 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com