¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 10 de junio de 2011   |  Número 10 AŮo I
tribuna
Excelencia en la especialización de los servicios y unidades del sector privado

Pablo González Jerez, director asistencial de HM Hospitales.
Todos estamos de acuerdo: tenemos un sistema de salud, si no excelente, sí sobresaliente en prestaciones, e incluso en lo más difícil: en su valoración por aquellos a quienes presta sus servicios, es decir, por los pacientes. Y de ese sistema de salud, magníficamente valorado por clientes y financiadores, deseado por otros países incluso con superiores niveles de renta per cápita y de dedicación de dinero público al mismo que el que manejamos, una parte fundamental es la sanidad privada.

Más allá de que cualquier asistencia prestada en la sanidad privada hoy en día descargue en proporción directa de ese gasto al sistema nacional de salud, permitiendo que ese dinero se emplee, a su vez, en otros pacientes y facilite la tan traída y llevada sostenibilidad del sistema sanitario público, la sanidad privada es hoy en día una alternativa y complemento a la sanidad pública, pero una alternativa en muchos casos superior en calidad, en tecnología, en capacidad de investigación e innovación e incluso en especialización de sus profesionales y sus unidades. Pasaron, afortunadamente, a la historia aquellos tiempos en que la sanidad privada era simplemente una alternativa hostelera, de comodidad y utilizada fundamentalmente para patologías menores. Esos tiempos en los que no era difícil escuchar aquello de “si tienes algo grave, vete a la pública”. Hoy en día nuestros hospitales, nuestras consultas, nuestros policlínicos, son lugares en los que se practica una medicina moderna, de calidad, con la mejor tecnología, la mejor preparación profesional y la mayor eficacia en la resolución.

En HM Hospitales apostamos desde hace muchos años por el camino de la excelencia y de la especialización en la asistencia médica. Es cierto que nuestra implantación empresarial en un ámbito territorial reducido nos ha facilitado la especialización y la creación de unidades punteras, al aumentar el número de pacientes en cada una de ellas (y con ello, la experiencia de los profesionales que en ellas desarrollan su labor, otro factor crítico para su éxito), pero no es menos cierto que a ello nos ha ayudado también la decidida apuesta de un creciente número de esos profesionales sanitarios que han decidido trabajar, de forma exclusiva en un alto porcentaje de los casos, en nuestros centros. Así, y apoyados en ellos, tomamos decisiones estratégicas que nos han llevado a crear unidades de referencia en innumerables áreas de la Medicina: Así, por ejemplo, en Oncología, el Centro Integral Oncológico Clara Campal, anexo al Hospital Universitario Sanchinarro, y nuestra Unidad de Hematología y Oncología Pediátrica, ubicada en el Hospital Universitario Montepríncipe, son dos ejemplos de cómo prestar una atención oncológica al paciente de primera línea en un nuevo concepto de la Medicina al servicio del paciente, con la incorporación diaria de la investigación a la clínica, y de los mejores avances tecnológicos (en forma de medicamentos antineoplásicos, y de tecnología terapéutica y diagnóstica) a la práctica clínica diaria; en Cardiología, la Unidad de Arritmias, con la mayor oferta terapéutica y diagnóstica existente en la Medicina actual, o las unidades de Cirugía Cardiaca y de Cardiopatías Congénitas, referencia en la sanidad privada española; en Cirugía, la adquisición del sistema de cirugía robótica Da Vinci, con el que trabajan diariamente los especialistas en Cirugía del Aparato Digestivo, Urología y Ginecología Oncológica, un hito en la puesta a disposición de las sociedades médicas y los pacientes de los más modernos sistemas de cirugía asistida; en Pediatría, con las UCIs neonatales de los hospitales universitarios Montepríncipe y Torrelodones, comparables en medios y resultados médicos a las más modernas de cualquier gran hospital español o europeo. Todos ellos son ejemplos de una cartera de servicios que cubre absolutamente todo el espectro de la Medicina y la Cirugía, pero que, por su altísima especialización, son referencia en la asistencia médica no sólo madrileña, sino nacional.

Esta oferta sanitaria, de altísima calidad y especialización, se encuentra repartida por todo el territorio español en un buen número de magníficos hospitales, y al alcance del usuario de la sanidad privada. Así, nuestros pacientes tienen una mayor facilidad para el acceso a estas unidades asistenciales especializadas de primer nivel que la que tiene el usuario de la sanidad pública: la distribución geográfica no resulta un factor limitante para el acceso de los pacientes a los más modernos y avanzados medios diagnósticos y terapéuticos, colaborando de esta manera la sanidad privada a la universalización del sistema, y por ende, haciéndolo más justo.

Nuestro compromiso, como parte importante que somos del sistema sanitario, es que siga creciendo nuestra oferta, en calidad, en especialización y en número. Porque sabemos que todo lo que sea bueno para nuestros pacientes, lo es también para los pacientes que aún no tratamos, incluso para los que nunca trataremos en nuestros centros y hospitales. Cuanto más completa y de mayor calidad sea la sanidad privada, mejor será la sanidad de todos.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.