¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 16 de junio de 2017   |  Número 93
Acceda a nuestra hemeroteca
EDITORIAL
 
Experiencia de cliente en la sanidad de titularidad privada
 
Esta edición 2017 del Barómetro de la Sanidad Privada trae consigo unos resultados que podemos calificar de excelentes. Excelentes en cuanto al nivel de aceptación que los propios pacientes y usuarios han expresado sobre los diferentes aspectos relacionados no solo con la calidad asistencial, sino también sobre los profesionales que les atienden, la tecnología que se les aplica, los propios resultados de salud obtenidos o las instalaciones que los acogen, entre otros aspectos que configuran la realidad de un sector que se esfuerza día a día por ofrecer los mejores servicios y resultados a pacientes, familiares, y a la sociedad en su conjunto (experiencia de cliente).

El paciente es el eje de nuestro sistema sanitario. Representa además la razón de ser de un sector, el de la sanidad privada, que ofrece cobertura y resultados incluso en los procesos más complejos a través de profesionales perfectamente capacitados y las tecnologías más avanzadas, que se encuentran disponibles en buena parte de nuestros hospitales y centros asistenciales.

Hoy en día son ya 7,8 millones los ciudadanos que en España eligen la sanidad privada como forma de aseguramiento dual y voluntario. Sumados a los casi 2 millones de empleados públicos de la Administración central que se encuentran bajo el régimen de las mutualidades administrativas de libre elección, conforman los 10 millones de personas que actualmente se benefician de una asistencia sanitaria de primer nivel.

Los resultados de este Barómetro de la Sanidad Privada indican el alto grado de satisfacción que tienen los usuarios en términos asistenciales, de atención y accesibilidad y reflejan también la descarga que el sector privado supone para el sector público en recursos y gastos.

La mejora año tras año de la calidad percibida se debe entre otros aspectos a la ingente y constante inversión en recursos de todo tipo por parte del sector sanitario privado con especial énfasis en la alta cualificación de sus profesionales, lo cual permite llevar a cabo una actividad de alta complejidad. La sanidad privada realiza actividades de alta complejidad en especialidades como Neurocirugía, Cirugía Cardiaca (adultos y pediátrica), Oncología Médica y Oncología Radioterápica, entre otras; además de tener un papel clave en el área de la investigación y formación de primer nivel.

Como ha quedado demostrado a través de los diferentes informes IDIS que hemos ido presentando en estos siete años, la mayor parte de los usuarios de la sanidad privada hace una utilización mixta del sector sanitario público, ahorrando por lo tanto entre los cinco mil millones de euros (si los pacientes con doble aseguramiento realizaran un uso mixto de la sanidad, consumiendo por lo tanto recursos públicos y privados) y los nueve mil millones de euros (si los pacientes utilizaran exclusivamente el sistema de titularidad privada) aproximadamente. Este ahorro al Estado supone una mejora en la equidad y en el acceso al sistema sanitario al disminuir las ya sobrecargadas listas de espera, prioridades que se deben de tener en cuenta puesto que redundan en un beneficio evidente para los pacientes y los profesionales sanitarios.

Es ocasión, por lo tanto, para felicitarnos y felicitar a los más de 252.000 profesionales que día a día protagonizan esta realidad tan apreciada por nuestros usuarios, puesto que el 83 por ciento de los entrevistados valora por encima de 7 los servicios ofrecidos por la sanidad privada versus el 43 por ciento en el caso de la pública. Por otra parte, el 92 por ciento de los encuestados (teniendo en cuenta que el 76 por ciento de los encuestados utiliza sanidad privada y sanidad pública) recomendaría la sanidad privada, sus centros y servicios.

Por otro lado, estos días hemos visto con satisfacción la publicación del informe sobre calidad y acceso a la atención sanitaria en el mundo de la revista médica The Lancet y la Fundación Bill y Melinda Gates, que asegura que España se encuentra en el ranking de los diez países mejor posicionados. Es importante destacar el papel que el sector sanitario privado desempeña para la consecución de estos excelentes resultados de salud.

Por otra parte, y de nuevo, ha surgido al anuncio del tan traído y llevado pacto por la sanidad, un hecho que es imprescindible y que ha de ser inclusivo para todos los agentes implicados del sector. Es fundamental y urgente plantear una estrategia nacional de sanidad que contemple a todos los grupos de interés involucrados en su diseño y análisis y para ello es necesaria una reforma de la Ley General de Sanidad y de otras normativas relacionadas para que se adapten a la nueva realidad que vivimos.

Sin una estrategia consensuada, transparente y a largo plazo, será difícil aportar credibilidad y confianza a un sistema a todas luces insuficiente e insolvente y que precisa de un marco de referencia estable y predecible en el que todas las partes implicadas sean parte de la solución y estén de acuerdo en el fondo y en las formas.

Si hay un sector emergente en el entorno sanitario español es el de la sanidad privada que aporta el 3,5 por ciento al PIB (aproximadamente 36.000 millones de euros) y genera no solo riqueza a nuestro país sino además empleo estable y de calidad siendo además intensivo en innovación. Por todas estas razones, porque más de 10 millones de ciudadanos y ciudadanas prestan su confianza a sus centros, profesionales y servicios y porque libera de recursos y presión asistencial al sistema público de salud, la sanidad de titularidad privada es un aliado estratégico del sistema público, siendo imprescindible un impulso a la colaboración entre los dos entornos de provisión y aseguramiento para poder hacer frente al imparable aumento de los costes sanitarios y a las crecientes necesidades y exigencias de un paciente cada vez más informado y empoderado que por lo tanto busca mayores niveles de calidad, equidad, agilidad, seguridad, resultados de salud y servicios.

La ebullición y proyección del sector va a seguir siendo una realidad que todos los presentes estamos invitados a protagonizar y presenciar y dicho proceso no puede ser desarrollado de otra forma que a través del desarrollo e integración de la sanidad privada dentro del devenir estratégico de nuestro sistema sanitario. Por ello, hace casi siete años surgió el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), con el ánimo de colaborar, ayudar a construir y fomentar un sistema sanitario del que todos, sin excepciones, nos podamos seguir sintiendo orgullosos y satisfechos.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2017 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com