Martes, 16 de marzo de 2021   |  Número 134
Expertos destacan la necesidad de proteger al adulto del neumococo con las vacunas
Durante la jornada se ha puesto en valor cómo varias Comunidades Autónomas han reforzado la vacunación en el adulto modificando los criterios de vacunación antineumocócica por edad o por patologías de base
Esther Redondo, del Grupo de Trabajo de Actividades Preventivas y Salud Pública de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).

Expertos en medicina preventiva, salud pública, microbiología y epidemiología de toda España han destacado la importancia de la vacunación en el adulto y la necesidad de que estos estén protegidos frente a enfermedades como la gripe o el neumococo. Así lo han señalado durante las XXIX Jornadas Internacionales sobre Actualización en Vacunas del Hospital Universitario 12 de Octubre organizadas por la Asociación para la Formación e Investigación en Salud Pública (ASFORISP) y que han tenido lugar en formato virtual.

Durante su intervención la Dra. Esther Redondo, del Grupo de Trabajo de Actividades Preventivas y Salud Pública de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), ha destacado el beneficio que la vacunación antineumocócica supone para el adulto y que la protección indirecta derivada de la vacunación antineumocócica infantil puede no ser suficiente. “El adulto mayor y con patologías crónicas necesita especialmente en esta situación de pandemia COVID-19, una adecuada prevención de las infecciones respiratorias, con vacunas frente a la COVID-19 y frente a la gripe y a la enfermedad neumocócica.”

En este sentido, la doctora ha querido resaltar también cómo varias Comunidades Autónomas han reforzado la vacunación en el adulto y han modificado las recomendaciones de vacunación antineumocócica debido a la actual pandemia de COVID-19. “Andalucía, por ejemplo, ha rebajado la edad de la vacunación frente al neumococo de los 65 años a los 60 años. Además, otras comunidades como Galicia, Murcia, Baleares o La Rioja han incluido la vacunación antineumocócica conjugada a todas las personas institucionalizadas en residencias de la tercera edad debido a su mayor vulnerabilidad frente a la infección por neumococo”, ha concluido.

En cuanto a la repercusión que la COVID-19 ha tenido en la vacunación del adulto, la doctora Esther Redondo ha apuntado que las consecuencias han sido positivas ya que ha servido para concienciar al personal sanitario de la necesidad de aumentar las coberturas vacunales, así como de hacer una captación activa. “Ahora estamos más concienciados sobre lo que pueden aportar las vacunas sobre todo de la gripe y del neumococo para evitar coinfección y sobreinfecciones en COVID”. Sobre la actitud de la población, ha indicado que también ha cambiado ya que hay mayor concienciación y demanda de información sobre estas vacunas por parte del paciente.

La necesaria actualización en vacunas

Por otra parte, y en torno a la necesidad de estar actualizado en vacunas, el profesor José Ramón de Juanes, Consultor senior de Medicina Preventiva, ha puesto en valor la necesidad de conocer las novedades epidemiológicas de las enfermedades inmunoprevenibles así como la importancia de estar al día de los diferentes calendarios vacunales. “Prevenir es el campo en el que debemos estar completamente actualizados para vencer a los agentes biológicos como son las bacterias, los virus, etc. Gracias a las vacunas y a los diferentes programas de vacunación podemos dar una respuesta específica para cada enfermedad y podremos evitar millones de muertes cada año”, ha señalado el doctor de Juanes.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.