¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 19 de septiembre de 2014   |  Número 62
el pulso
PERTENECE AL GRUPO HOSPITALARIO ASISA
Hospital La Vega, centro de referencia para el tratamiento quirúrgico del dolor inguinal crónico por laparoscopia
Ha realizado la primera intervención seccionando los nervios dañados para suprimir el dolor inguinal crónico de forma definitiva

Redacción. Madrid
El Hospital La Vega (Murcia), del Grupo Hospitalario Asisa, se ha convertido en uno de los centros de referencia en España para el tratamiento quirúrgico del dolor inguinal crónico por laparoscopia, después de que el doctor Moreno Egea realizara en el quirófano integrado del Hospital la primera intervención seccionando los nervios dañados para suprimir el dolor inguinal crónico de forma definitiva.

El doctor Moreno Egea durante la operación en el quirófano integrado de Hospital La Vega.

El dolor inguinal crónico es frecuente en las personas que están operadas de hernia inguinal y después de someterse a cesáreas o sufrir traumatismos, y suele ser de tipo neural (neuralgia), es decir un dolor agudo en parte baja del abdomen que se irradia al escroto, la parte superior de la pierna o la espalda y que puede llegar a ser incapacitante.

Frente a este tipo de neuralgia, se pueden llevar a cabo varios tratamientos médicos, como medidas conservadoras para intentar el bloqueo nervioso, medicación, estimulación nerviosa eléctrica transcutánea o crema de capsaicina. Pero todos estos remedios son poco eficaces y el dolor vuelve a aparecer precisando repetir el tratamiento.

La nueva técnica quirúrgica aplicada en La Vega, conocida como Neurorectomía Laparoscópica, es muy eficaz. Se trata de cortar los nervios afectos para que cese el dolor (queda la zona dormida o anestesiada) y beneficia a todas aquellas personas que tienen un dolor inguinal incapacitante y que no responde al tratamiento médico. La operación por vía laparoscópica favorece que se eviten los tejidos dañados (cicatriz anterior) y se tenga una visión panorámica de toda la región inguinal pudiéndose explorar todos los nervios.

La intervención se realiza con tres incisiones pequeñas de 0,5 centímetros, suele durar una hora y es muy segura. Además, únicamente precisa un día de hospitalización, a las 24 horas se puede recuperar la actividad normal y, lo más relevante, consigue que el dolor desaparezca de forma inmediata y para siempre.

 

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.