Martes, 16 de marzo de 2021   |  Número 134
Hospiten aconseja el chequeo post COVID-19 a los pacientes, incluso los asintomáticos
Pone a disposición de los pacientes que hayan superado la infección un reconocimiento completo para localizar, tratar y seguir las complicaciones
Un especialista en Medicina Interna llevará a cabo una valoración previa.

El Grupo Hospiten pone a disposición de los pacientes que hayan superado la infección causada por SARS-CoV-2, un reconocimiento completo para localizar, tratar y seguir las complicaciones que pudiesen aparecer una vez pasada la fase aguda de esta enfermedad.

Un especialista en Medicina Interna llevará a cabo una valoración previa que permitirá saber en base a sus factores de riesgo y otros múltiples aspectos que serán revisados, en qué situación y nivel de riesgo se encuentra de presentar secuelas o complicaciones por COVID. La valoración se llevará a cabo a través de cuestionarios y escalas que estimarán la capacidad física, la esfera psicológica y permitirá descubrir síntomas persistentes si los hubiese.

El chequeo, que se realiza en un día, incluye pruebas que permitirán realizar un informe completo con estratificación de riesgo, pautas de tratamiento y seguimiento. Se llevará a cabo diversas pruebas generales como medición de peso y talla, comprobación del IMC (índice de masa corporal), tensión arterial, análisis de sangre y orina y pulsioximetría. Además de otras de carácter más específico como son la espirometría y serología, para determinar función pulmonar y el estado de inmunidad frente al virus de SARS-COV-2. El estudio abarca otras pruebas como radiografía y TC de tórax, asimismo otras relacionadas con el corazón como es el electrocardiograma y un ecocardiograma.

Es muy importante el control de la salud de todos los que han superado la COVID-19, ya que incluso algunos pacientes asintomáticos han sufrido complicaciones posteriores. Ha habido alteraciones que inicialmente no estaban presentes, y sin un chequeo general posterior no hubiesen podido ser detectadas a tiempo.

Aunque los principales problemas suelen aparecer de forma más frecuente en varones con antecedentes de cardiopatías, enfermedades respiratorias o factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, diabetes, sobrepeso u obesidad, colesterol alto, hábito tabáquico...), la realidad es que cualquier persona que haya pasado por esta enfermedad puede desarrollar algún tipo de dolencia. Las personas jóvenes, sin factores de riesgo y que hayan sufrido de forma leve e incluso asintomática la COVID-19, también pueden presentar estas complicaciones en los próximos meses. Aunque siempre es recomendable acudir a un especialista tras pasar la COVID-19, lo es aún más en caso de tener factores de riesgo cardiovascular, pulmonar o hematológico, o síntomas como cansancio, fatiga, dolor de pecho o palpitaciones.

Los datos extraídos del seguimiento realizado durante tres meses a pacientes con coronavirus y presentados en el I Congreso Nacional COVID-19, mostraron que el 50% de los contagiados presentaban síntomas persistentes o alteraciones en pruebas de radiología. Publicaciones recientes donde va aumentando el tiempo de seguimiento de estos pacientes que contrajeron la infección, demuestra que más del 75% presenta uno o más síntomas persistentes y en algunos casos complicaciones subyacentes. El 39% de los pacientes que no tuvieron que ser ingresados al comienzo de la enfermedad, presentaron posteriormente efectos persistentes de la misma.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.