¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 17 de febrero de 2017   |  Número 89
Acceda a nuestra hemeroteca
EN PORTADA
II Jornada de Salud Digital 'El reto de la cronicidad, qué puede aportar la Salud Digital'
IDIS pide incorporar las TIC en sanidad para mejorar la sostenibilidad del SNS
La plataforma “mi-eSalud” muestra cómo un sistema interoperable ahorra costes y sitúa al paciente como responsable de sus propios datos 

Redacción. Madrid
El porcentaje de mayores de 65 años ha aumentado en apenas veinte años y, según las previsiones, en el año 2050 la población española que haya superado esa edad será el 36 por ciento, situando a España como tercera nación más envejecida del mundo, por detrás de Japón y Corea. En este sentido, la apuesta por las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y su integración como un elemento más dentro del sistema sanitario es clave para mejorar la sostenibilidad y solvencia del sistema.

Adolfo Fernández-Valmayor, presidente de IDIS. 

“El desarrollo de las TIC en salud y sanidad está cimentado en cuatro hechos fundamentales: el envejecimiento demográfico, la cronicidad asociada generadora de una presión asistencial creciente, el desarrollo incesante de la innovación en su más amplio sentido vinculado a la generación de una ingente cantidad de datos e información producidos día a día y, por último, el cambio de modelo cimentado en el modelo asistencial, es decir, hemos pasado de la medicina basada en la experiencia, pasando a la medicina basada en la evidencia y culminando en nuestros días en la medicina basada en la precisión y la especificidad individual”. Así lo ha asegurado Adolfo Fernández-Valmayor, presidente de la Fundación IDIS (Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad), durante la jornada 'El reto de la cronicidad, qué puede aportar la Salud Digital', organizada por la Asociación Salud Digital.

El sistema sanitario ha sufrido muchas modificaciones en los últimos años, pasando de una medicina en la que el paciente atendía los consejos de su médico, a otras en la que los pacientes demandan más información e interacción por parte de los especialistas (paciente empoderado). De hecho, cada vez son más las nuevas tecnologías que permiten la participación de los pacientes en sus propios procesos asistenciales. De esta manera, se puede destacar el papel tan relevante del “new big data”, la medicina no presencial o telemedicina, la m-health (salud móvil), la u-health (salud ubícua) y sus derivadas, el hospital líquido o el hospital ubícuo, la historia clínica electrónica y la interoperabilidad, entre otros avances basados en la tecnología digital, para ayudar a reducir la presión asistencial y financiera a la que se enfrenta nuestro sistema, mejorando la accesibilidad, equidad, resultados, seguridad y agilidad de los procesos.

Así, por ejemplo, “la monitorización a distancia de los procesos crónicos ya hace posible el control de los pacientes con patologías de alta prevalencia: osteoporosis, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, diabetes, depresión, enfermedades neurodegenerativas, procesos cardiacos crónicos, enfermedades reumáticas, EPOC o vejiga hiperactiva entre otras. En este sentido, es posible controlar a través de distintas herramientas y soportes digitales las principales constantes que determinan el grado de evolución y progreso de una enfermedad, eso por no hablar del diseño de modelos predictivos basados en el análisis masivo de datos multivariantes”.

Los ‘wearables’, las App’s, la gamificación, la realidad vitual, la robótica, la modelización, el e-learning o el Internet de las cosas entre otros están ocupando, asimismo, un papel determinante en los últimos años en lo que se refiere al ámbito de la salud. Hoy en día cada vez son más las personas que buscan información, se forman, resuelven dudas e interaccionan con sus pares a través de estos mecanismos bien sea en un entorno profesional o más lúdico. 

¿Y la interoperabilidad?

Las TICs suponen una evolución determinante en la forma de ejercer la medicina y en el modo de gestionar la sanidad. Hoy en día es difícil entender que un sistema sanitario, público o privado, no disponga y facilite los avances y las innovaciones más disruptivas a sus pacientes. Por ese motivo, la Fundación IDIS presentó hace un año un modelo de interoperabilidad organizativa que perseguía posicionar al paciente en el centro de los procesos, contando con la inestimable ayuda del profesional sanitario que es quien consolida y hace realidad todos los valores de nuestra sanidad.

Según Adolfo Fernández-Valmayor, “el objetivo primordial era el de incorporar la interoperabilidad al sistema a través de una plataforma segura, controlada por el propio paciente, escalable, en constante evolución, que diera cobertura a las expectativas de información clínica generadas a lo largo del proceso asistencial y del propio acto médico en sí”.

Un año después, se presentó la aplicación práctica de este modelo, la plataforma “Mi e-Salud”. Sin duda, a través de esta plataforma se puede contribuir a generar un sistema sanitario integrado en el que el paciente pueda discurrir y transitar con absoluta libertad, una vez que puede disponer de su propia información clínica completa y en cualquier lugar, siendo además accesible para el profesional sanitario de una forma ágil y segura. “El camino se demuestra andando y nuestros pasos ya se dirigen hacia la consecución de un objetivo evidente: facilitar que el paciente sea corresponsable de la gestión de su propia salud situándose en el centro de toda nuestra atención y servicios, utilizando las ventajas que nos ofrecen las TIC con todo su potencial de desarrollo y recorrido”, finaliza el presidente de IDIS.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2017 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com