Martes, 21 de junio de 2022   |  Número 148
IMQ analiza el nuevo recurso terapéutico de la medicina para dejar de fumar
El consumo de tabaco constituye un importante factor de riesgo de enfermedad y de muerte
El tabaco tiene más de cuatro mil sustancias tóxicas.

Durante el verano de 2021, un problema con la seguridad del medicamento Champix (vareniclina), propició su retirada del mercado por parte de Pfizer. «Con ello, los neumólogos perdimos un aliado muy útil para ayudar a los pacientes a dejar de fumar». No obstante, de manera casi inmediata, otro compuesto, denominado citisina y derivado de plantas leguminosas, está comenzando a ser empleado con buenos resultados en las consultas para ayudar a los pacientes a dejar el hábito tabáquico. «Se trata de una medicina que lleva más de 40 años de uso en países de Europa del Este y en algunos países asiáticos», explica la Dra. Inmaculada Gorordo, neumóloga de IMQ y vocal de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

«La citisina, por un lado, se une a los receptores de la nicotina en el organismo, los activa y eso provoca la liberación de la dopamina, un neurotransmisor que también es conocido de manera popular como la ‘hormona del placer’. Gracias a este mecanismo, el medicamento reduce los síntomas de abstinencia de la nicotina cuando se deja de fumar. Y por otro lado, como también funciona como un antagonista, al bloquear los receptores nicotínicos, cuando se fuma y llega una nueva dosis de nicotina, los receptores del organismo están bloqueados por este producto, por lo que no se produce ese mecanismo de recompensa que se da normalmente cuando se consume nicotina. Por ello, y por los resultados que estamos observando, creemos que, aunque no está financiado actualmente, es un medicamento que va a ir bien», explica de manera detallada la neumóloga de IMQ.

Situación del tabaquismo en Euskadi

El consumo de tabaco constituye un importante factor de riesgo de enfermedad y de muerte. Tal y como informa el Instituto Vasco de Estadística, EUSTAT, en relación a los últimos datos disponibles, el 20% de los hombres y el 14% de las mujeres de Euskadi fumaban de manera habitual en 2018, lo que sitúa a la población vasca por debajo del promedio de España (26% hombres y 19% mujeres en 2017).

En términos generales, el tabaquismo en Euskadi se ha ido reduciendo entre 2002 y 2018. Esta reducción ha tenido como excepción a las mujeres de la franja de 65-74 años, que han duplicado su consumo (del 4,3% al 8,6% en 2018), aunque sin llegar al nivel que los hombres tienen en ese mismo grupo de edad (13%). Asimismo, en la franja etaria de mujeres entre los 45 y los 65 años, también se ha registrado un aumento, pasando del 17,2% en 2002 al 19,6% en 2018.

El tabaco tiene más de cuatro mil sustancias tóxicas

Los perjuicios del tabaco para la salud son muy extensos y se encuentran evidenciados de manera científica con gran detalle. Tal y como destaca la Dra. Inmaculada Gorordo, neumóloga de IMQ, «en el tabaco se encuentran más de cuatro mil sustancias tóxicas. Asimismo, se ha constatado la relación del tabaquismo con 19 tipos distintos de cáncer; algunos de ellos, como una relación directa, tal y como sucede en los casos de cáncer de pulmón y de vejiga; y otros, como aumento relevante del riesgo de desarrollarlos, como puede ser el cáncer de garganta, de esófago, de mama, cáncer digestivo, hematológico y un largo etcétera. Además, hay un riesgo mucho mayor de recaída en el cáncer para las personas que, habiéndolo superado, siguen con el hábito tabáquico».

Pero no se acaban ahí los perjuicios del tabaco: «también influye negativamente en problemas pulmonares, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), en el asma, en las neumonías, en los infartos agudos de miocardio, en las taquicardias, en la tensión arterial, en los ictus, en la enfermedad arterial periférica, etcétera».

Diez buenos consejos para dejar de fumar

1. Piensa e identifica las situaciones en las que normalmente fumas y trata de no hacerlo cuando se produzcan.
2. Si fumas, intenta consumir sólo la mitad del cigarrillo.
3. Elige una fecha para dejar de fumar y márcala en el calendario.
4. Días antes de la fecha, comunica tus planes a familiares y amigos y solicita su colaboración y apoyo.
5. Si te ofrecen fumar, recházalo.
6. Haz cada día un poco de actividad física. Con andar un rato cada jornada puede ser suficiente.
7. El día anterior a la fecha elegida, no compres tabaco, tira el que tengas junto a los mecheros y cerillas, y retira los ceniceros.
8. Piensa en los beneficios que vas a obtener por dejar de fumar; haz una lista con ellos y ponla en un lugar bien visible, para tenerlos presentes.
9. Si lo has intentado anteriormente y no ha habido éxito, no pienses en ello. Cada intento te lleva más cerca de tu objetivo: dejar para siempre el tabaco.
10. Busca ayuda de un profesional sanitario. El tabaquismo es una enfermedad crónica y adictiva. Ellos tienen recursos que te pueden ayudar a dejar de fumar.

 

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.