¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 19 de mayo de 2017   |  Número 92
Acceda a nuestra hemeroteca
el pulso
un proyecto denominado Zure Alboan
IMQ inicia un programa de acompañamiento a pacientes hospitalizados
En el País Vasco se da un total de 333.010 hospitalizaciones al año, lo que equivale, a un 15 por ciento de la población de esta región

Redacción. Madrid
Según los últimos datos del Eustat, se dan en Euskadi un total de 333.010 hospitalizaciones al año, lo que equivale, aproximadamente, a un 15 por ciento de la población del País Vasco. La estancia media se sitúa en 6,3 días, ligeramente por debajo de la media estatal (6,61 días según el INE).

Se trata de una iniciativa que, junto a otras existentes, componen nuestro Plan de Humanización.

Estas magnitudes dan una clara idea de la importancia que alcanzan en la vida de los vascos las estancias hospitalarias (más de dos millones al año en Euskadi). Consciente de esta realidad, IMQ ha anunciado la puesta en marcha en sus clínicas Zorrotzaurre y Virgen Blanca de un proyecto denominado Zure Alboan, “dirigido a acompañar al paciente y a sus familiares y a conocer sus expectativas mientras está ingresado”, comenta Isabel Urrutia, responsable de Calidad y Seguridad del Paciente de Grupo IMQ.

Tal y como explica Urrutia, “se trata de una iniciativa que, junto a otras existentes, componen nuestro Plan de Humanización”. Este plan tiene como objetivos promover, desarrollar y desplegar actuaciones que garanticen la humanización de la asistencia sanitaria, a través de la personalización de la atención a lo largo de todo el proceso asistencial.

“Cuando nos hospitalizan, nuestras rutinas se quiebran y estamos en un entorno desconocido. Por eso, este proyecto tiene como eje principal la escucha activa; y es que la persona enferma tiene emociones, deseos y prioridades que modulan y cambian diariamente su equilibrio emocional y grado de bienestar”, apunta, por su parte, Ana Collía, del Servicio de Atención al Paciente.

Zure Alboan

La iniciativa Zure Alboan comprende la realización de visitas de profesionales de las clínicas a los pacientes para "escucharles, a ellos y a sus familias y de esta manera ser capaces de atender mejor a sus necesidades e incluso, anticiparnos a ellas”.

La entrevista entre el profesional de la clínica y el paciente o familiar es semiestructurada, “siguiendo un diseño preestablecido y diseñado ex profeso para la identificación correcta de la situación de cada paciente”, y son llevadas a cabo desde el Servicio de Atención al Paciente de las Clínicas IMQ. Según detalla Ana Collía, “la información recibida tras las visitas, motiva la reflexión sobre la atención prestada así como el análisis de los procesos susceptibles de mejora”. Hasta ahora, Zure Alboan ha atendido a pacientes y familiares de diversos procesos asistenciales con largas estancias, ingresos en la Unidad de Cuidados Intensivos, área de Hospitalización, área de partos, e intervenciones quirúrgicas).

“Se intentan priorizar las visitas a aquellos pacientes cuyos ingresos tienen una duración superior a una semana o a aquéllos que han manifestado algún signo de sentirse poco adaptados a su nueva condición de paciente”, explica.

Desde la observación de las entrevistas que ya se han realizado a pacientes y familiares, “hemos establecido cuatro grandes categorías a partir de las cuales podemos organizar los resultados: a) relaciones del paciente y la familia con el personal médico; b) relación con el personal de enfermería; c) la calidad de información proporcionada; y d) condiciones en relación al confort y descanso (ruido, mobiliario, limpieza o catering)”.

Resultados

Tras el análisis de los testimonios se pone de manifiesto una serie de factores intrínsecos tanto del paciente y la familia, como de la evolución del cuadro clínico, el nivel de independencia del paciente y otros.

La relación del personal sanitario con los pacientes y sus familiares “es valorada positivamente. Además, los resultados detectan la conveniencia de seguir mejorando la coordinación entre los profesionales y servicios, y continuar trabajando en la transmisión de la información entre los profesionales sanitarios y las personas ingresadas, ya que el desconocimiento del entorno sanitario y el estado emocional de los pacientes y familiares, en algunas ocasiones, les dificulta la comprensión de información técnica”.

Por último, en la entrevista se trata también de que el paciente revele ilusiones y deseos: “es una oportunidad de olvidarse por un momento de su enfermedad. Lógicamente, su mayor deseo acostumbra a ser la recuperación de la salud y estar de vuelta pronto en casa. En líneas generales, agradecen mucho este seguimiento”.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2017 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com