Martes, 21 de junio de 2022   |  Número 148
IMQ recuerda que un diagnóstico precoz aumenta la probabilidad de curación en cáncer de colon
La sangre oculta en heces y la colonoscopia son las dos técnicas diagnósticas que se han demostrado eficaces
Exploración de un problema digestivo.

En el tiempo que se tarda en leer esta información, dos ciudadanos europeos habrán fallecido como consecuencia de un cáncer colorrectal. Sin embargo, a pesar de la gran incidencia que tiene esta neoplasia —concretamente, es la primera causa de muerte por cáncer en España—, los especialistas han conseguido que el 90% de las personas con este tipo de cáncer que son diagnosticadas de manera precoz, se curen. «El cribado del cáncer de colon ha demostrado su eficacia en detectar lesiones premalignas o en fases iniciales de la enfermedad. De ahí que una vez “superada” la pandemia, los programas de cribado de otras patologías como el cáncer colorrectal, han de tomar fuerza y posicionarse de nuevo como dato indicativo de una buena salud», señala la Dra. Blanca Sampedro, especialista en Aparato Digestivo de IMQ.

Durante el último año se ha diagnosticado en Euskadi un total de 2.154 casos de cáncer de colon. Desde su puesta en marcha en 2009, el programa de cribado del cáncer colorrectal ha permitido detectar en Euskadi más de 33.550 tumores, el 70,4 % en estadios iniciales, y la supervivencia a cinco años de quienes han participado en él ha sido del 95% frente al 60% de quienes no lo hicieron.

La doctora Sampedro destaca la importancia que tiene la propia población para hacer frente a la incidencia de este tipo de cáncer. «Romper la alta incidencia de este tumor depende, en parte, de nuestra concienciación para participar en los programas de cribado y prevención, bien con las pruebas de sangre oculta en heces o mediante una colonoscopia, según sea la indicación médica».

La especialista recalca la importancia de hacerse este cribado, «sobre todo, si ya hay síntomas de alarma, como sangrado rectal, cambio del ritmo intestinal, dolor abdominal, pérdida de peso y apetito. Ante estos síntomas, se ha de acudir a un especialista del Aparato Digestivo o al médico de atención primaria, donde bajo prescripción médica, se pueden pedir pruebas complementarias para llevar a cabo un buen diagnóstico».

La sangre oculta en heces y la colonoscopia son las dos técnicas diagnósticas que se han demostrado eficaces en la prevención de este tipo de cáncer. «Ambos métodos han demostrado ser eficaces en la detección precoz del cáncer de colon, con una clara reducción de su mortalidad y de su incidencia», apunta la Dra. Sampedro.

Avances diagnósticos y terapéuticos en la salud digestiva

La experta de IMQ, especialista en las enfermedades del hígado, se felicita de que «a pesar de que durante estos dos años de pandemia se han hecho esfuerzos muy importantes para desarrollar tratamientos y vacunas para la Covid-19, no han dejado de desarrollarse otras áreas de conocimiento en las patologías del aparato digestivo».

«Ha habido grandes avances en las áreas de las técnicas diagnósticas así como en los tratamientos, tanto farmacológicos como endoscópicos», continúa.

En las técnicas diagnósticas, la especialista pone de relieve «la endoscopia de alta resolución, que permite una imagen endoscópica magnificada para poder detectar un mayor número de lesiones». También apunta «algunas técnicas radiológicas, como el Combine CT, que aporta una mayor fiabilidad a las tratamientos locales de los tumores hepáticos».

Y respecto a los tratamientos, la Dra. Sampedro destaca «el desarrollo de la endoscopia avanzada con disección submucosa, que permite una extirpación completa de lesiones malignas y pre-malignas que, antes de la aparición de este avance, precisaban de intervenciones quirúrgicas».

Las nuevas cirugías endoscópicas de la obesidad como el POSE o el APOLLO, «tienen resultados excelentes tanto para la pérdida de peso, como para el control de las enfermedades asociadas a la obesidad (hipertensión arterial, diabetes, etcétera)».

La especialista valora positivamente el mantenimiento, a pesar de las dificultades sobrevenidas por la pandemia, de «los costosos estudios para el desarrollo de nuevos tratamientos, como los fármacos biológicos en enfermedades crónicas como la enfermedad inflamatoria intestinal (colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn) o la inmunoterapia, en el tratamiento de los diferentes tumores malignos del tracto digestivo».

Más vale prevenir, también con las enfermedades del aparato digestivo

Otra medida esencial para la prevención y la promoción de la salud, es «desarrollar unos hábitos de vida saludable, como los que se exponen por la Sociedad Española de Gastroenterología». Entre estos, la experta señala:

• Elegir una alimentación variada y saludable, rica en fibra, evitando las comidas copiosas.
• Comer despacio, procurando que, al menos, pasen dos horas antes de ir a la cama.
• Evitar el sobrepeso y la obesidad.
• Realizar actividades deportivas.
• Evitar el consumo excesivo de alcohol y tabaco, así como de alimentos procesados y ahumados.
• Consultar con el médico en caso de síntomas digestivos que persistan tras cuatro semanas.
• Evitar automedicarse con antiinflamatorios o protectores gástricos ante el mínimo síntoma.
• Participar en los programas de cribado de cáncer de colorrectal.

 

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.