¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 21 de diciembre de 2012   |  Número 43
EDITORIAL
Indicadores de resultados en salud de la Sanidad Privada (RESA 2012)

El paciente, su mejoría y la calidad asistencial deben ser el eje central del sistema sanitario actual y así queda reflejado en el estudio RESA donde se analizan 14 indicadores representativos que muestran cómo la sanidad privada en España es eficaz, accesible, resolutiva, segura y de calidad.

Los objetivos más significativos de este estudio son dar a conocer los resultados de la calidad asistencial y de los hospitales privados, fomentar la transparencia del sector entre los hospitales y los profesionales y, sobre todo, sensibilizar al sector sanitario sobre la importancia de medir sus resultados, confiando que en futuros proyectos el estudio será más amplio. Con ellos se pretende mostrar a los profesionales y ciudadanos los resultados y niveles de calidad asistencial del conjunto de los hospitales privados.

En este estudio han participado 87 centros, donde se incluyen los hospitales y grupos privados más grandes por oferta de Cartera de Servicios y actividad con datos del año 2011 que representan alrededor del 41% de las altas de hospitalización y el 67% de las urgencias hospitalarias. Para la selección de los indicadores se constituyó un Comité de Estudio formado por 13 expertos y 3 asesores con el objetivo de conseguir indicadores representativos, disponibles y comprensibles ya que era fundamental que el ciudadano y los profesionales entendiesen el significado del indicador y el valor de su resultado.

Tras la selección de indicadores y resultados, se organizó el estudio en cuatro dimensiones: eficiencia, accesibilidad (tiempos de respuesta), resolución asistencial (retorno del paciente) y calidad y seguridad del paciente. Por ejemplo, disponer de resultados a nivel de tiempo de espera en urgencias, tasas de demora quirúrgica, infecciones o reingresos supone un paso más para dar a conocer mejor la sanidad privada no sólo a través de su actividad sino también por medio de sus resultados.

Los cuatro indicadores en los que el estudio muestra la aportación del sector privado al sistema sanitario de nuestro país son:

1. El modelo de gestión privada es eficiente. De hecho, los resultados de este indicador sitúan a los centros participantes entre los mejores resultados obtenidos a nivel internacional con una estancia media observada de 3,7 días en 2011, con un rango que incluso en los extremos no llega a los cinco días.

2. El sector sanitario privado también es accesible en la atención sanitaria.  Y es que en este caso los tiempos de espera para la realización de pruebas complementarias y para la entrega del informe de pruebas complementarias son excelentes. “Por ejemplo, el tiempo de espera para una mamografía es inferior a 15 días, una tomografía axial computarizada (TAC) apenas supera los 9 días y la resonancia magnética (RM) no llega a una espera media de 10 días con escasa variación entre los centros”, señala Manuel Vilches. En este contexto, también es importante tener en cuenta que la entrega de las pruebas es inferior a los 4 días en las mamografías, 5 para un TAC y 6 en la resonancia magnética. Además, la entrega de pruebas es prácticamente inmediata en los casos más perentorios, como evidencian los límites inferiores de la desviación estándar que están en menos de un día, situándose la media en tan solo 5 días.

Por otro lado, el tiempo medio de primera asistencia en urgencias se divide en dos etapas: valoración y clasificación del paciente en el momento de llegar a urgencias en función de la prioridad/gravedad del caso y el tiempo entre el “triaje” y la atención médica por el facultativo. De hecho, en 1 millón de urgencias evaluadas en 2011, el tiempo medio para la atención facultativa en urgencias no supera los 16 minutos y para la atención en “triaje” de urgencias se sitúa en los 9 minutos.

En este indicador se analizan también los tiempos para intervenciones quirúrgicas de cirugía mayor (con anestesia general) de las intervenciones programadas. Los datos extraídos muestran que existe una excelente disponibilidad de los recursos con una demora quirúrgica de menos de 4 semanas con un límite inferior de menos de dos semanas.

Uno de los ítems estudiado es el tiempo medio trascurrido entre el diagnóstico  y el tratamiento en cáncer de mama. Las recomendaciones de los programas sanitarios suelen cifrar como estándar adecuado tiempos de demora entre las 8-10 semanas para la atención del cáncer de mama. En el caso de la sanidad privada los tiempos de respuesta desde el diagnóstico del cáncer de mama hasta el inicio del tratamiento son inferiores a 3 semanas, algo muy por debajo de este estándar.

3. Otro aspecto a tener en cuenta es la resolución asistencial, donde los resultados de los indicadores muestran proporciones habituales en la asistencia hospitalaria. Con unas tasas de retorno tras las 72 horas del alta en urgencias del 3,4% y una tasa de reingresos a 30 días desde el alta del 4,6%.

4. El modelo de gestión privada cumple con los estándares de calidad y seguridad del paciente. Existe un 68% de los centros que cuentan con algún tipo de acreditación o certificación de calidad. Además, el 80% de los hospitales han acreditado o certificado las áreas más relevantes.

Es importante también añadir a estos parámetros que más de tres cuartas partes de los centros dispone de políticas formalizadas de seguridad del paciente como protocolo de higiene de manos, check list de cirugía segura, protocolo de evaluación del riesgo de úlceras por presión al ingreso o por problemas relacionados con la medicación, así como un sistema de notificación anónima de eventos adversos. La normalización de la política de higiene de manos está ampliamente extendida con un 89,4%, el check list muestra un alto grado de implantación y los centros que tienen formalizada o en proceso de implantación la política de evaluación del riesgo de úlceras por presión supera el 92%. Así mismo el estudio analiza otros protocolos, como los de identificación de problemas relacionados con la medicación que superan el 73% y los sistemas de notificación anónima de eventos adversos que superan el 78%.

En este contexto, también es importante tener en cuenta que los indicadores de calidad obtenidos de la base de datos de pacientes (infección nosocomial, supervivencia del infarto agudo de miocardio, fracturas de cadera intervenidas en menos de 48 horas) muestran unos niveles de calidad comparables o superiores a los de cualquier otra institución. 

Por último es importante destacar que en términos de resultado, la tasa de bacteriemias relacionadas con catéter central en UCI muestra una tasa de solo el 0.8% en comparación con otros centros;  la tasa de supervivencia de pacientes ingresados por síndrome coronario agudo presenta niveles similares a los de otros hospitales europeos (entre el 98,5% y el 96,8%); son muy positivos los porcentajes cercanos al 94% de cirugía de prótesis de cadera dentro de las 48 horas posteriores al ingreso hospitalario, ya que en la literatura se encuentran resultados mucho más bajos (incluso proporciones entre el 30%-50% de pacientes intervenidos con posterioridad a las 48 horas en algunos países y hospitales.

Todos estos indicadores, resultados y datos obtenidos del estudio RESA 2012 permiten confirmar que el modelo de gestión privada es eficiente y accesible en tiempos de atención y respuesta, así como a nivel de implantación de políticas de calidad y seguridad para mejorar el proceso asistencial del paciente.

 

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2020 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.