Viernes, 19 de julio de 2019   |  Número 116
La Clínica IMQ Virgen Blanca cumple 50 años
En el acto, se visionó un vídeo con diversos momentos y testimonios relacionados con la historia de la clínica
Nicolás Guerra y Pedro Ensunza.

La Clínica IMQ Virgen Blanca celebró el pasado día 28 de junio su 50º aniversario con un emotivo acto que congregó a diversos representantes del mundo sanitario, entre ellos, el presidente de Grupo IMQ, Pedro Ensunza, Miguel Ángel Lujua, consejero director general del Grupo, y Nicolás Guerra, director de las clínicas IMQ.

En dicho acto se visionó un vídeo con diversos momentos y testimonios relacionados con la historia de la clínica. José María Domingo, socio fundador de la clínica, relata en el mismo, cómo en su día los ginecólogos Fernando Muñoz y Pedro Lombana, preocupados por el cierre inminente de la clínica Santa Marta, le propusieron la puesta en marcha de una clínica nueva de similares características. Estudiaron varias clínicas de la época, entre ellas una suiza y otra catalana, y se basaron en el Cantonal Hospital de Berna para crear la Virgen Blanca hace ya 50 años.

La clínica Virgen Blanca es a día de hoy, junto a la Clínica IMQ Zorrotzaurre, la mayor infraestructura sanitaria privada de Euskadi, gestionándose en base a los estándares más exigentes de calidad y seguridad clínica con el objetivo de ofrecer prestación asistencial de excelencia.

La clínica, tal y como la conocemos hoy, es en realidad la evolución natural de la Sociedad Clínica Virgen Blanca, que inició su actividad en el año 1969 como continuación de la constitución de dicha sociedad bajo el acuerdo de veinticinco miembros, fundamentalmente de la medicina, cuatro años antes.

El proyecto de su construcción se llevó a cabo bajo la dirección del arquitecto Pascual Perea, y en un primer momento disponía de siete plantas y una bajo techado con 151 camas, cuatro quirófanos con sus servicios anexos y salas de radiología y laboratorio, además de las salas de partos y nidos.

A lo largo de los años 80 se emprendió con un gran esfuerzo financiero la adaptación de las habitaciones dotándolas de las necesidades que la evolución de mercado demandaba, mientras que a mediados de los años noventa la evolución de la medicina y las técnicas de diagnóstico y quirúrgicas obligaron a una nueva adaptación de la estructura de la clínica con la incorporación de técnicas quirúrgicas, medicinas y tratamientos; obligando a incorporar un equipamiento y alta tecnología, ofreciendo una medicina adaptada a los tiempos, moderna y de calidad.

Este proceso de modernización alcanzó su maduración en el año 2008, cuando la Clínica Virgen Blanca se consolidó como centro pionero a nivel nacional en sanidad privada con la implantación de la cirugía robótica “Da Vinci”.

La Clínica Virgen Blanca pasó a pertenecer, en su mayoría, a IMQ ya en el año 2001, llevándose a cabo la fusión de ambas clínicas el 20 de diciembre de 2011. Desde ese momento se inicia una andadura conjunta que desemboca en una reestructuración organizativa y la integración de los dos centros asistenciales en la actualidad: IMQ Zorrotzaurre e IMQ Virgen Blanca.

A día de hoy, la Clínica IMQ Virgen Blanca complementa la labor que desarrolla la Clínica IMQ Zorrotzaurre, convergiendo de forma conjunta hacia un mismo proyecto asistencial que IMQ quiere ofrecer a sus clientes.

La clínica cuenta en estos momentos con tres unidades asistenciales con tecnología de última generación atendidas por profesionales altamente cualificados que ofrecen un servicio de gran calidad resolutiva: Unidad de Hemodiálisis, Unidad de Rehabilitación, y Unidad de Endoscopia.

Cuenta, a su vez, con diferentes especialidades al servicio del paciente tanto en ingreso como en consultas: traumatología y ortopedia, otorrinolaringología, endoscopia, ginecología y obstetricia, cirugía plástica, y cirugía oral y maxilofacial.

Y es, además, referente sanitario ya que se trata de la primera clínica del estado acreditada con el modelo europeo de calidad asistencial y seguridad clínica, DIAS.

La clínica en cifras

En 2018 la Clínica IMQ Virgen Blanca registró 5.834 ingresos y 12.540 estancias. El Hospital de Día acogió, por su parte, 7.863 estancias. Se programaron 6.225 intervenciones quirúrgicas, se realizaron 26 intervenciones urgentes y 2.722 intervenciones ambulatorias, y se atendieron 13.539 urgencias.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.