¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 17 de febrero de 2017   |  Número 89
Acceda a nuestra hemeroteca
EL PULSO
SOLO 10 HOSPITALES LA TIENEN EN ESPAÑA
IMQ Zorrotzaurre renueva su acreditación de la Joint Commission International
Se trata de la máxima y más exigente certificación mundial de calidad y seguridad asistencial a la que puede optar un centro sanitario

Redacción. Madrid
La Clínica IMQ Zorrotzaurre acaba de renovar la acreditación de la Joint Commission International, la máxima y más exigente certificación mundial de calidad y seguridad asistencial a la que puede optar un hospital. Ve con ello reconocida su excelencia en los numerosos estándares que esta acreditación comprende, habiendo sido, además, en su momento la primera en obtenerla en el País Vasco y ahora también en renovarla.

La auditoría se realizó sin que nadie supiese previamente el plan de los acreditadores.

La Joint Commission es la organización con más experiencia en acreditaciones sanitarias del mundo y una de las más reputadas en este ámbito. En España tan solo diez hospitales cuentan con esta distinción y a nivel internacional forman parte de este conjunto restringido de organizaciones que han logrado cumplir sus requerimientos centros tan prestigiosos como la Clínica Mayo, el Hospital Mount Sinaí o el MD Anderson de Houston.

La reacreditación, que se efectúa cada tres años, se ha desarrollado en la clínica durante cinco días seguidos, a jornada completa, y ha requerido el trabajo de tres acreditadores con más de dos décadas de experiencia. Incluso pacientes y proveedores han sido requeridos para participar en el análisis. Ha sido también fundamental la colaboración y compromiso de los más de 150 profesionales del centro que han participado en la auditoría y su alineamiento con los objetivos establecidos.

La Joint sitúa al paciente en el centro del proceso y evalúa todos los aspectos de la gestión, la calidad, la atención y la seguridad desde su llegada hasta el momento del alta. Tal y como afirma Nicolás Guerra, director de las Clínicas IMQ, “lograr este reconocimiento ha requerido un gran esfuerzo, pero nos sentimos ahora reconfortados y satisfechos por lo obtenido. Es, por otra parte, fruto de todo un proceso en el camino de la mejora continua, dado que nuestro objetivo es seguir manteniendo la acreditación de forma continuada y examinarnos cada tres años”.

El paciente: el gran beneficiado

Por su parte, Isabel Urrutia, responsable de Calidad y Seguridad del Paciente de las clínicas IMQ, recalca que el estándar de calidad de la Joint Commission International, “además de ser de un altísimo nivel de exigencia, el máximo en el ámbito internacional, hace especial hincapié en la seguridad y la reducción de riesgos en los procesos clínicos y asistenciales, evaluando todos los parámetros que pueden intervenir en este aspecto. No hay que olvidar”, continúa, “que se analizan más de 1.300 parámetros”.

Cinco días de examen

La auditoría se realizó sin que nadie supiese previamente el plan de los acreditadores. Durante este tiempo se ha revisado numerosa documentación e inspeccionado todas las instalaciones del hospital “desde la azotea hasta el sótano”, “entre ellas, el bloque quirúrgico, obstétrico, unidad neonatal, farmacia, área de hemodinámica, hospital de día, unidad de reanimación, cuidados intensivos, área de hospitalización, sistemas de prevención, control y mantenimiento, cocina, radioterapia y medicina nuclear, cadena de suministros y compras, y un largo etcétera”.

“Se ha seleccionado incluso a varios pacientes hospitalizados para analizar de forma exhaustiva su historia clínica y el cumplimiento de los distintos protocolos asistenciales”, indica Isabel Urrutia.

Apuesta permanente por la calidad

El equipo de la Clínica IMQ Zorrotzaurre comenzó a trabajar con el objetivo de alcanzar los estándares de calidad de la Joint Commission Internacional (JCI) en 2010, cuando aún se ubicaba en la antigua clínica Vicente San Sebastián. “A pesar de estar sometidos desde hace varios años a diferentes auditorías de gestión de calidad (ISO 9001); seguridad clínica (UNE 179.003), gestión medioambiental y eficiencia energética (ISO 14.001 + ISO 50.001); prevención de riesgos laborales (OSHAS 18.001); acreditación de la SEMES al servicio de urgencias; gestión de I+D+i (UNE 166.000), etcétera, con una sistemática de renovación anual de las mismas, ninguna es comparable con el grado de exigencia, dedicación y compromiso que genera la auditoría de la Joint Commission International”, concluye la responsable de calidad del hospital.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2017 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com