¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 21 de abril de 2017   |  Número 91
Acceda a nuestra hemeroteca
EDITORIAL
 
La cooperación, base fundamental para afrontar el futuro de la sanidad con éxito
 
Según el informe elaborado por la Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas (Esade) y Antares Consulting, 'Funding the gap. El futuro del sistema sanitario: ¿Será posible financiar el sistema y reducir las desigualdades en salud?', en los próximos diez años “en los próximos diez años el sistema sanitario español necesitará entre 30.000 y 50.000 millones de euros adicionales. Esto supondrá, en el peor escenario, prácticamente doblar el gasto sanitario público actual” como consecuencia del cambio del patrón de enfermedades y el envejecimiento demográfico, entre otros aspectos.

El citado informe apunta aspectos nucleares por los que está pasando nuestro sistema sanitario: “el debate sobre la sostenibilidad del sistema sanitario se ha visto indudablemente agravado por la reciente crisis económica sufrida en los países desarrollados, que ha introducido dos elementos importantes a tener en cuenta en el caso de España: un elevado déficit y deuda públicos que han obligado a reducir el gasto sanitario. Como esta reducción no se ha llevado a cabo de forma adecuada y las causas profundas del incremento del gasto no se han abordado ni reformado, los elementos sobre los que se ha actuado volverán a presionar para recuperarse rápidamente. Estos elementos son, principalmente, los salarios de los profesionales (el gasto salarial se ha reducido más del 10 por ciento desde 2009), las inversiones (el 28 por ciento del equipamiento tecnológico en los hospitales españoles supera ya los diez años) y los precios de los fármacos (el gasto en farmacia se ha reducido un 22 por ciento). Un empobrecimiento de la sociedad, que incrementa el riesgo de desigualdades en salud”.

A la vista está que el sistema sanitario público está mostrando dificultades de sostenibilidad, por lo que todos los agentes implicados están preocupados por el futuro, por el hecho de poner a disposición de los ciudadanos la mejor sanidad posible, con los mejores resultados de salud, la máxima calidad, la mayor rapidez y la mayor accesibilidad y equidad (la reciente encuesta del CIS pone de manifiesto la creciente preocupación de los españoles por la sanidad).

En este contexto de complejidad un pacto de Estado por la Sanidad y una reforma de la Ley General de Sanidad, que cuenta ya con más de 30 años de vigencia tras su promulgación, son elementos clave para adecuar nuestro sistema a la realidad sociodemográfica y a las necesidades de una población que envejece y donde la cronicidad va adquiriendo carta de naturaleza.

La sanidad privada aporta un gran valor a la sostenibilidad y solvencia del sistema sanitario de nuestro país, ya que favorece el acceso a los servicios sanitarios puesto que cuenta con 452 hospitales y más de 51.000 camas (el 57 por ciento de los hospitales y el 33 por ciento de las camas ubicadas en nuestro país). Cuenta con más de 252.000 profesionales, de los cuales un 65 por ciento trabaja en el ámbito extra-hospitalario y, un 35 por ciento, en el ámbito hospitalario.

En cuanto a actividad, lleva a cabo el 29 por ciento de las intervenciones quirúrgicas, registra el 24 por ciento de las altas y atiende a más de 6 millones de urgencias, casi la cuarta parte de las mismas en todo el territorio nacional. En términos de diagnóstico, en 2014 el sector privado realizó 1.082.201 de resonancias magnéticas (39 por ciento del total), 753.971 TAC (17 por ciento del total), 29.367 PET (27 por ciento del total) y 15.863 SPECT (12 por ciento del total). Asimismo, el sector hospitalario privado atendió al 15 por ciento de los pacientes de hemodinámica y al 14% de los de radiología intervencionista.

En el ámbito socio-sanitario la sanidad privada cumple un papel determinante cubriendo las necesidades que la población dependiente tiene en materia de atención y cuidados socio-sanitarios.

Con este perfil, y a pesar de la crisis económica que estamos sufriendo, es digno subrayar que el sector asegurador de salud ha registrado un significativo incremento en el número de asegurados y primas, acercándose a los 10 millones de usuarios, lo que supone un aumento del 4,9 por ciento respecto a 2015. Un reconocimiento fiscal en materia de IRPF al esfuerzo que realizan las personas físicas que optan voluntariamente por un doble aseguramiento es fundamental; por ello hemos presentado recientemente el Plan PISE (Programa de Incentivos a la Sanidad Eficiente) que puede generar un ahorro importante y demostrado a las arcas del Estado contribuyendo además a favorecer el acceso y por lo tanto a disminuir las crecientes listas de espera en todas las comunidades autónomas.

Es muy relevante que los únicos ciudadanos en nuestro país que pueden elegir entre los dos modelos de provisión y aseguramiento se decanten año tras año por la sanidad privada en un porcentaje cercano al 85 por ciento, lo que indica y refleja las bondades del sistema en calidad, seguridad, resultados de salud, acceso e inmediatez de la atención sanitaria.

Como entorno responsable, concienciados de la situación, deseamos aportar todo nuestro potencial desde la base del diálogo y el consenso para generar un sistema sanitario único con una doble titularidad asentada en las sinergias y la complementariedad, que responda a las necesidades del ciudadano y de la sociedad en su conjunto, dejando de lado estereotipos y prejuicios oportunistas e infundados que generan inseguridad jurídica e incertidumbre.

Por esa razón, la Fundación IDIS propone diez ejes para que la reforma que necesita el sistema obtenga sus frutos. Entre estas propuestas se incluye la revisión necesaria del catálogo de prestaciones, ya que hay patologías menores que no entrañan riesgo para la vida y, sin embargo, hay otras más graves que tienen problemas de acceso y financiación. Otro aspecto que se debe tener en cuenta es el de actuar sobre la gobernanza del sistema; es necesario que los diferentes agentes del sector lleguen a un pacto no excluyente en el que lo que se prime sea el interés sanitario y socio-sanitario a corto, medio y largo plazo (bolsa única de profesionales).

Desde la Fundación proponemos, asimismo, la corresponsabilidad de los ciudadanos en la gestión de su propia salud y una reforma y adecuación de las estructuras de nuestro sistema a la realidad sociodemográfica actual y de futuro; una reforma que debe girar en torno a la utilización eficiente y efectiva de todos los recursos disponibles, ya sean públicos o privados.

Por otro lado, se considera clave continuar trabajando en la interoperabilidad de los sistemas público y privado y dotar al nuevo sistema de herramientas tecnológicas que faciliten la continuidad asistencial en el domicilio (medicina no presencial, monitorización TIC, hospital líquido, hospital ubicuo, entre otras realidades). Asimismo, es importante que el profesional y el centro sanitario sean punto de referencia para el ciudadano, no solo en materia médico-quirúrgica, sino también en educación sanitaria vinculada a la prevención. El impulso y proyección de prácticas saludables y la apuesta decidida por la I+D y la innovación junto a la gestión del conocimiento en red completan este decálogo de recomendaciones para el éxito de las reformas.

Vivimos inmersos en lo que se ha convenido en llamar la “medicina de las 4P”: predictiva, participativa, preventiva y personalizada, donde el individuo empoderado y el profesional sanitario han de ser nuestros referentes y estar siempre en el centro de todas nuestras estrategias y actuaciones. Solo de esta manera, si les dotamos de lo mejor y hacemos corresponsable al ciudadano del cuidado de su propia salud, es como lograremos ocupar a corto-medio plazo el espacio que merecemos en el concierto internacional sanitario y socio-sanitario; se trata de un reto que implica liderazgo y que nos involucra a todos.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2017 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com