¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Lunes, 23 de octubre de 2017   |  Número 96
Acceda a nuestra hemeroteca
sanidad al día
según médicos del mundo
La igualdad de acceso a la atención sanitaria materna, vital para las mujeres refugiadas
La ONG ha presentado un documento con recomendaciones sobre políticas públicas de salud materna, basadas en la experiencia de 14.000 mujeres

Redacción. Madrid
Asegurar la igualdad de acceso a la atención primaria y a la salud materna para las mujeres migrantes y refugiadas embarazadas sigue siendo un gran desafío en toda Europa y si se consigue, puede generar ahorro de costes en el futuro para los sistemas nacionales de salud, según se desprende de un nuevo estudio realizado en casi 14.000 mujeres refugiadas que han recibido asistencia de Médicos del Mundo (Doctors of the World) después de su llegada a Grecia.

La investigación revela los importantes desafíos a los que se enfrentan las mujeres refugiadas en materia sanitaria.

La investigación revela los importantes desafíos a los que se enfrentan las mujeres refugiadas y migrantes en toda Europa en el acceso a la atención sanitaria materna y las implicaciones que esto tiene sobre las tasas de salud y mortalidad de las madres y sus bebés. Médicos del Mundo - Grecia, un movimiento humanitario internacional, encuestó a más de 14.000 mujeres que recibieron atención sanitaria a través del programa Madre e Hijo (Mother & Child), financiado gracias a una donación de MSD para las Madres, una iniciativa mundial que tiene como objetivo abordar cuestiones relacionadas con la salud materna.

MSD para las Madres es un programa global de 500 millones de dólares de la compañía biofarmacéutica MSD, cuyo objetivo es trabajar con otros socios para reducir la mortalidad materna en todo el mundo y mejorar la igualdad de acceso a la atención sanitaria materna en toda Europa.

El estudio también aborda los aspectos económicos de proporcionar un acceso igualitario a la atención sanitaria materna regular para las mujeres refugiadas, en contraposición a la atención de emergencia. A pesar de la opinión extendida de que los Estados miembros de la Unión Europea (UE) no pueden permitirse proporcionar un acceso igualitario de los refugiados a la atención sanitaria, este estudio demuestra que es probable que en el futuro, el acceso a una atención de calidad genere ahorros de costes a largo plazo para las autoridades sanitarias y alivie las presiones sobre los sistemas sanitarios en toda Europa.

Los resultados del estudio han llevado a Médicos del Mundo a desarrollar el documento ‘Recomendaciones en política de salud para los refugiados’, para ayudar a los gobiernos europeos y a las instituciones de la UE en su respuesta a las necesidades de salud de estos migrantes que están siendo reubicados en diferentes países de Europa. Los resultados del estudio se presentaron en “Voces calladas: Responder a las necesidades de salud de las mujeres refugiadas en Europa”, una conferencia internacional celebrada en Atenas el 3 de octubre, organizada por Médicos del Mundo como parte de la celebración de la Semana Europea de la Maternidad segura 2017 (2-8 de octubre).

El estudio muestra que el 72 por ciento de los problemas de salud que presentaron los refugiados recibieron atención médica inadecuada o ninguna atención. Además, menos del 47 por ciento de las mujeres refugiadas en el estudio habían tenido acceso a atención en salud reproductiva antes de la intervención del Programa “Madre e Hijo” de Médicos del Mundo. Proporcionar atención sanitaria materna temprana y continua es esencial para reducir las muertes y los problemas de salud a largo plazo de la madre y el niño.

El acceso a la atención sanitaria para mujeres migrantes y refugiadas embarazadas varía entre los distintos países europeos, pero tiene limitaciones y restricciones en todos ellos. El estudio realizado por Médicos del Mundo en mujeres ha identificado una serie de barreras a las que estas mujeres vulnerables se enfrentan a la hora de recibir atención, entre otras:

+Costes prohibitivos, que en la mayoría de los casos incluyen el 100 por cien del coste total de su atención médica.

+Falta de conocimiento de sus derechos y escasa comprensión del funcionamiento del sistema sanitario, debido a diferentes culturas, expectativas, idiomas y creencias, con un número muy importante de madres que desconocen que tienen derecho a cobertura sanitaria.

+La complejidad del sistema de salud y/o de las aseguradoras.

+Temor a las quejas, arrestos, discriminación o negación de atención médica.

+Las limitaciones a las madres que tienen derecho a recibir servicios maternos gratuitos y los complicados requisitos administrativos asociados al acceso a esta atención.

+Antecedentes de abuso previo antes, durante y después de la migración.

Durante la conferencia internacional celebrada en Atenas, así como en el estudio y en el documento de recomendaciones, también se han resaltado los resultados del primer año del programa “Madre e Hijo”, una iniciativa de dos años para poblaciones vulnerables destinada a proporcionar servicios de salud materna de calidad a mujeres embarazadas y a sus hijos. El programa fue implementado por Médicos del Mundo Grecia y apoyado por una donación de MSD para las Madres. Desde su lanzamiento en 2016, el programa ha prestado servicios médicos a más de 31.000 mujeres vulnerables y embarazadas y servicios pediátricos a 5.000 niños y recién nacidos.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2017 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com