Martes, 01 de marzo de 2022   |  Número 144
La importancia de la historia clínica digital
Editorial

Todos sabemos lo que es una historia clínica, es el documento en el que queda plasmado nuestro tránsito por el sistema sanitario, recoge desde los datos personales y las exploraciones físicas y complementarias, hasta las pruebas diagnósticas, los tratamientos interpuestos, los hábitos y recomendaciones saludables, el pronóstico, etc…

En la época analógica estos documentos no tenían otro soporte que el puramente físico, pero es con la digitalización cuando todo este material es posible archivarlo en un fichero virtual que permite la versatilidad y agilidad de acceso a la vez que su ubicuidad le concede la característica de poder ser presentado a voluntad del paciente a cualquier facultativo o profesional sanitario dentro de un marco de interoperabilidad y continuidad asistencial deseables.

Desde la Fundación IDIS siempre se han fomentado todos los posibles modelos de colaboración enfocados al mejor aprovechamiento de los recursos y la optimización de la asistencia a los pacientes, incluidos en lugar preminente aquellos en los que las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) tengan un protagonismo propio y especial.

En ese sentido, las Comunidades Autónomas, necesitan un sistema sanitario interoperable en beneficio del paciente. El informe “Estudio de interoperabilidad en el sector sanitario. El paciente como actor principal” elaborado por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad perfila el escenario en torno a la interoperabilidad de nuestro sistema sanitario y contempla la necesidad de mejorar en esta área, con el fin de favorecer el acceso inmediato de los pacientes y los profesionales a la documentación clínica, independientemente del sector en el que precisen asistencia.

La base del desarrollo de una medicina no presencial, en remoto o a distancia reside en la disponibilidad de una historia clínica electrónica con la que el profesional sanitario se sienta identificado y cómodo, una biografía sanitaria y sociosanitaria que pueda recoger todos los datos del paciente, provenga de donde provenga; este es un sueño que algún día se hará realidad.

Un aspecto más que relevante en el plano asistencial es el de la prescripción y dispensación de medicamentos. En este sentido la receta electrónica, consecuencia de una adecuada interoperabilidad, supone una gran aportación y avance para pacientes y profesionales una vez que contribuye a dotar de más calidad, seguridad y control a la actuación médica a la vez que favorece la adherencia y persistencia a los tratamientos interpuestos.

Un concepto emergente y de enorme recorrido es el de la Historia Clínica Inteligente, un entorno de conocimiento en el que a la historia clínica electrónica se integran herramientas tecnológicas como la Inteligencia Artificial o el Big Data; ello permite que toda la información registrada del paciente sea generadora de conocimiento para una mejor atención a sus demandas sanitarias y para poder llevar a cabo intervenciones de carácter preventivo y poblacional, un aspecto este de especial relevancia como estamos comprobando a lo largo de esta situación de pandemia en la que una actuación coordinada de todos los agentes implicados en la solución al problema es clave. Trabajar en la evaluación sistemática y continua del estado de salud de la población y del individuo es esencial dentro de una medicina participativa, personalizada y predictiva que se implanta de la mano de las TIC.

La recopilación de todos estos datos e información permite impulsar el denominado “empoderamiento” del ciudadano a través de una mayor y mejor información, convirtiéndose en corresponsable de la gestión de su propia salud y aportando un grado de conocimiento mucho más amplio y específico a los profesionales de la salud acerca del estado real de cada uno de sus pacientes, así como del de la comunidad.

En este sentido hay iniciativas en Europa que apuntan en esa dirección como es la iniciativa colaborativa de investigación e innovación Facet enfocada a personas mayores en estado de pre-fragilidad, para su cuidado integrado, coordinado y continuado, involucrando a todos los agentes implicados (personal facultativo, sanitario y pacientes). Facet es uno de los pocos ensayos clínicos (RCT, Randomized Controlled Trial) en materia de fragilidad a escalas nacional e internacional, en el que han participado la iniciativa pública y privada de la mano; organizaciones y empresas de emprendimiento privado en sanidad, universidades, servicios de salud, grupos asistenciales de rango europeo, todos han aportado sinergias y complementariedades tomando como base de eHealth la suite Antari; en definitiva, un nuevo ejemplo que ha conseguido sumar esfuerzos y multiplicar voluntades en pos de un objetivo común, la mejora de la calidad asistencial.

En definitiva, los nuevos modelos de colaboración basados en las Tecnologías de la información y la comunicación (TIC), como es el caso de la interoperabilidad, suponen un ahorro demostrado en el consumo de recursos sanitarios (evitando duplicidades de pruebas diagnósticas y disminuyendo el tiempo de diagnóstico y tratamiento) y una evidente mejora en la calidad asistencial. En la era digital presente, la tecnología vinculada a los nuevos modelos de interoperabilidad hace que la sanidad sea más eficiente y accesible, mejorando las prestaciones asistenciales puestas a disposición de todos los pacientes.

Es necesario posicionar al paciente como protagonista del sistema, siendo consciente de que es el propietario de sus datos de salud; por ello, el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad ofrece su máxima colaboración a todas las administraciones que tengan entre sus prioridades la disponibilidad de una historia clínica digital interoperable, puesto que permite ofrecer un servicio mucho mejor y de mayor calidad.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.