¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 18 de mayo de 2018   |  Número 103
Acceda a nuestra hemeroteca
Taller para cuidadores
La intervención psicológica es clave en el afrontamiento de la enfermedad crónica
La intención es dotar a los asistentes de herramientas sencillas pero eficaces que les permitan afrontar su situación de una manera más efectiva

El 5% de la población andaluza consume el 65% de los recursos sanitarios. Se trata de los enfermos crónicos, la mayoría de ellos polimedicados. Pero la realidad de estos enfermos no es solo el consumo de recursos sanitarios, sino los cambios sociales que implica la enfermedad crónica.

Raquel Calero y Damián Uroz.

Y es que vivir con una enfermedad crónica, según los datos oficiales estaríamos hablando de unos 300.000 andaluces, plantea retos para la persona y el entorno social. “Aprender a vivir con una enfermedad crónica no es algo que se consiga en 24 horas, es un proceso a medio-largo plazo donde hay que entender lo que ocurre, y adoptar un papel activo en la enfermedad para sentirse más seguro”, según explica la psicooncóloga Raquel Calero, coordinadora del Taller que se ha impartidoeste fin de semana en el Hospital Vithas Nisa Sevilla en coordinación con el Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Occidental.

Según la OMS, las patologías crónicas son en la actualidad responsables del 59% de las muertes en el mundo, “pero el hecho de padecer un trastorno crónico no lleva consigo siempre una enfermedad grave o suponer un peligro para la vida de una persona. Pero sí es muy probable que si tienes una enfermedad crónica te afecte no solo físicamente, sino a nivel social, emocional y en tu economía”.

Para los especialistas, cada enfermedad crónica (un problema de salud que interfiere en las actividades cotidianas y se mantiene por un periodo superior a los seis meses) tiene sus propios síntomas, tratamiento y evolución. Y si exceptuamos la cronicidad de las mismas, en cada paciente actúa de una forma determinada.

En sí, la llegada de una enfermedad crónica a nuestras vidas nos puede provocar “ciertas reacciones de miedo, enfado, sorpresa, angustia, tristeza, que incluso a veces las negamos porque no somos capaces de aceptarlas”.

Taller

Las mismas enfermedades crónicas no actúan igual en todos los pacientes, el taller de afrontamiento de la enfermedad crónica, en el que también ha participado el psicólogo Damián Uroz, tiene como objetivos promocionar la importancia de abordar las enfermedades en general, y las crónicas o avanzadas en particular desde la perspectiva bio-psico-social; Dotar a los asistentes de herramientas sencillas pero eficaces que les permitan afrontar su situación de una manera más efectiva; Informar acerca de los signos esperables que presentan los pacientes y familiares en situación de enfermedad crónica y avanzada; Eliminar, en la medida de lo posible, el estigma de lo psicopatológico para normalizar y naturalizar estos signos; Y favorecer el abordaje de estos signos y poder diferenciar el síndrome de desmoralización de otras reacciones observables en situación de enfermedad crónica y avanzada.

El grupo de Psicooncología

El grupo de trabajo de Psicooncólogos y Cuidados Paliativos del Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Occidental ha elaborado una serie de pautas para los pacientes para afrontar la enfermedad crónica y avanzada.


• No censure sus emociones. Todas son válidas y normales en una situación anormal.
• Comparta sus miedos y preocupaciones, así como sus síntomas físicos y psicológicos con su persona de confianza.
• Céntrese en el día a día.
• Confíe en la forma de resolver los problemas que en el pasado le haya resultado útil.
• Puede vivir altibajos a lo largo del proceso, tómese su tiempo para adaptarse.
• Utilice cualquier método que le reporte bienestar: relajación, respiración, enfoques espirituales….
• Acepte el apoyo que le proporcione su entorno y confíe en los profesionales sanitarios. Déjese ayudar.
• Mantenga una dieta sana, variada y equilibrada y practique ejercicio adaptado a sus necesidades.
• Consulte con su médico cualquier duda sobre su enfermedad y sobre su tratamiento.

Este grupo también ha elaborado una serie de pautas para ayudar a los familiares a afrontar la enfermedad crónica y avanzada.


• Tolere el llanto, la tristeza y cualquier emoción. Sirven de desahogo y son adaptativas para elaborar el proceso de enfermedad.
• Escuche sin juzgar, sin opinar. Es una buena forma de mostrar el apoyo y hacer saber que está ahí.
• Las decisiones sobre su vida, tratamiento y todo aquello que atañe a su enfermedad, competen al/la paciente y hay que aceptarlas y respetarlas. aunque no estemos de acuerdo. No obstante, puede manifestar su opinión sin intentar imponerla.
• Aceptemos nuestros miedos y limitaciones ante el/la paciente con normalidad.
• Trate al/la enfermo/a como solía hacerlo, en la medida en que su ánimo y estado físico se lo permitan. Incluya temas variados de conversación y planes de ocio adaptados a sus nuevas condiciones sin ejercer presión innecesaria para que la persona no se sienta forzada.
• Intente que haya coherencia entre lo que dice y lo que expresa de forma no verbal con la mirada, suspiros, tono de voz... Si las palabras fallan, el contacto físico puede ser un aliado para mostrar afecto y calidez.
• El trato y cuidado al/la paciente no justifica ni debe fomentar una tiranía por parte de éste/a con conductas negativas o reducción de responsabilidades.
• Hay que centrarse en la resolución de este problema presente. De nada sirve culpabilizarse por errores del pasado.
• NO A LA CONSPIRACIÓN DE SILENCIO. No le oculte resultados ni nada relacionado con su enfermedad. No decida por él/ella, ni "lo que mejor le conviene...pero sin él/ella". Eso fomentaría desconfianza, incomprensión y una tensión innecesaria para mantener el secretismo.
• Respete que el/la paciente no quiera hablar. El silencio compartido transmite respeto a su dolor.
• No emita juicios de valor negativos y evite frases hechas como: "hay que ser fuerte", "esto no es nada", o "hay gente peor"... que provoquen incomodidad y malestar.
• Cada paciente y enfermedad es único. No compare el caso de su familiar con el de otras personas.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com