¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Jueves, 14 de mayo de 2015   |  Número 70
EL PULSO
TECNOLOGÍA MÍNIMAMENTE INVASIVA
La operación con láser verde permite la curación del crecimiento benigno prostático
Es una técnica innovadora y revolucionaria para solucionar definitivamente en una sola intervención los síntomas provocados por el crecimiento benigno de la próstata

Redacción. Madrid
El láser verde es una técnica innovadora y revolucionaria para solucionar definitivamente en una sola intervención los síntomas provocados por el crecimiento benigno de la próstata, una patología que provoca diferentes molestias en el sistema urinario y que experimentan muchos hombres a partir de los 50 años.

Guillermo Conde, especialista en Urología de Hospiten.

Según el especialista en Urología de Hospiten, Guillermo Conde, se trata de un tratamiento quirúrgico mínimamente invasivo que ha adquirido en los últimos años una gran importancia debido a que se realiza través del conducto urinario, sin necesidad de incisiones o heridas en la piel, permitiendo una rápida incorporación a la actividad habitual del paciente, con alivio precoz de los síntomas provocados por el crecimiento de la próstata, y con una agresión al organismo mucho menor que la cirugía convencional.

“Los beneficios de esta técnica son incuestionables ya que permite curar esta enfermedad en una sola intervención y al mismo tiempo conlleva una disminución de la estancia hospitalaria, ya que el paciente tratado con láser solo estará ingresado en el hospital en torno a 24-48 horas ", explica Conde.

Al crecimiento de la próstata se le conoce como hipertrofia benigna de próstata o HBP. Su crecimiento origina una compresión de la uretra y provoca dificultad a la hora de orinar. Por lo tanto, la vejiga comienza a sufrir y se vuelve más sensible e irritable por lo que tiene que vaciarse muy a menudo. Los síntomas empeoran de forma progresiva a lo largo del tiempo, pudiendo producirse infecciones de orina, sangrado, retención urinaria con imposibilidad para la micción e incluso la necesidad de colocar un catéter vesical.

En este sentido, Conde afirma que el láser verde es una técnica recomendable para cualquier paciente afecto de crecimiento prostático, y especialmente indicado en pacientes mayores o aquellos que padecen enfermedades acompañantes, como la diabetes o las cardiopatías, o que utilizan tratamiento anticoagulante. Sobre todo, teniendo en cuenta que “durante años el tratamiento quirúrgico tradicional se ha asociado con la posibilidad de efectos secundarios, como el sangrado, la incontinencia y la impotencia en el varón”.

“El tratamiento se realiza dependiendo de la severidad de los síntomas. En la primera fase de los síntomas la mayoría de los pacientes no lo precisan. Cuando los síntomas son moderados se inicia un tratamiento médico basado en diferentes tipos de medicamentos. Pero, si los síntomas empeoran a pesar del tratamiento médico o surgen complicaciones se precisará un tratamiento quirúrgico”, añade el especialista.

Ventajas sobre otras técnicas convencionales

Entre las ventajas del láser verde están que es un procedimiento con ausencia de sangrado; transfusión sanguínea nula; riesgo mínimo o casi nulo de impotencia e incontinencia urinaria; glándulas de cualquier tamaño; una alta hospitalaria en 24-48 horas sin sonda; una recuperación rápida y cómoda.

 

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2020 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.