Viernes, 15 de noviembre de 2019   |  Número 119
''La pública y la privada deben aportar viabilidad y sostenibilidad al SNS''
Se estima que el gasto sanitario público en el año 2025 podría estar entre los 97.000 y 113.000 millones anuales
Juan Abarca Cidón.

"Nos encontramos ante un futuro incierto en el sistema sanitario como consecuencia del envejecimiento de la población, la innovación tecnológica o la proliferación de los procesos crónicos. De hecho, para 2025 se podría estimar un gasto sanitario público entre 97.000 y 113.000 millones anuales lo que requerirá de entrada Incrementar el porcentaje de inversión sanitaria pública en 2 puntos sobre el PIB". Así lo ha manifestado Juan Abarca Cidón, presidente del Instituto para el Desarrollo e Integración (Fundación IDIS), durante la conferencia inaugural “El ejercicio privado en España: presente y futuro” celebrada en el marco del II Congreso Nacional del ejercicio privado de la Medicina.

Su receta no es otra que "abordar una serie de reformas que contemplen el uso de todos los recursos disponibles mediante la elaboración de un mapa de recursos sanitarios globales y un pacto para el acceso a la innovación, para que el sistema sanitario de titularidad pública, que pasa por dificultades, sea viable y pueda cumplir con su cometido en los términos que marca el ordenamiento jurídico sanitario de nuestro país (equidad, accesibilidad, cohesión, financiación, capacidad de elección, autonomía del paciente), adaptándolo a las necesidades de una población cada vez más informada y demandante de calidad y resultados".

En este sentido, “nuestra reflexión es que es necesaria una mayor integración y colaboración de los entornos público y privado para aportar soluciones compartidas con el fin de reforzar el estado de bienestar y el sistema sanitario en su globalidad”.

Juan Abarca Cidón ha asegurado que “el futuro del sistema sanitario privado es tremendamente incierto porque el del sistema público también lo es. La realidad es que existe una falta de inversión en el sistema público mientras el sector privado registra una gran parte de los avances y la innovación: esto crea dificultades de acceso a los usuarios que no tienen opción a ser tratados en el sector privado. La sanidad privada es, por tanto, un agente imprescindible para el sistema público de salud, desde el punto de vista de la planificación de recursos al sistema. Por eso es fundamental crear un Pacto Sanitario y eliminar las barreras artificiales generadas entre sanidad pública y privada, es decir, tenemos que focalizarnos en tener un mapa de recursos común e integrado que busque la mejor sanidad”.

Ante esta situación, la Fundación IDIS plantea algunas propuestas para lograr un sistema sanitario viable: definir una cartera de servicios y prestaciones públicas realista que englobe necesidades básicas sanitaria y sociosanitarias de toda la población, reevaluar la gobernanza del sistema, impulsar el papel de los profesionales o corresponsabilizar a los ciudadanos en el uso de los recursos, entre otras. Sin duda, “la clave es que todos en conjunto seamos capaces de aportar viabilidad, sostenibilidad y solvencia económica y científica a nuestro sistema sanitario”, puntualiza Abarca.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2019 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.