¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 15 de diciembre de 2017   |  Número 98
Acceda a nuestra hemeroteca
SE TRATA DE UN PROYECTO DEL IDIS
La receta electrónica aportará agilidad, seguridad y más adherencia terapéutica
Se está planteando la posibilidad de que la plataforma de interoperabilidad propuesta por la fundación pueda servir de base para el formato digital de la receta
Redacción. Madrid

Adolfo Fernández-Valmayor, secretario general de IDIS. 

“Los avances en el proceso de desarrollo de un modelo de receta electrónica privada, que está siendo llevado a cabo por los consejos colegiales de médicos y farmacéuticos, las mutualidades del Estado, la patronal ASPE y las mutuas de accidentes de trabajo y principales aseguradoras sanitarias, además de la Fundación IDIS (Instituto para el desarrollo e integración de la sanidad) son, sin duda, una buena noticia para el sector privado, que contribuirá con este elemento de mejora para el sistema, a aumentar la eficiencia, reducir costes y optimizar la atención a los pacientes”. Así lo ha señalado Adolfo Fernández-Valmayor, secretario general de la Fundación IDIS, tras la última reunión mantenida por el grupo de trabajo constituido con este fin.

La implantación de la receta electrónica privada, que permitirá que cualquier prescripción electrónica realizada en el ámbito privado pueda ser dispensada en cualquier farmacia del país, es muy relevante para los pacientes por lo que aportará en agilidad de los procedimientos, seguridad y mayor adherencia terapéutica. Ello reforzará la idea de que el paciente ocupe el centro del sistema y de que el modelo asistencial gire en torno a él, haciéndole corresponsable de la gestión de su salud.

“La participación de IDIS en el grupo de trabajo de este proyecto, cuyos resultados se presentarán el próximo día 19 de diciembre y sentarán las bases del modelo de receta electrónica privada -asegura Adolfo Fernández-Valmayor- supone un paso más en la apuesta que realiza la Fundación con el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación y con su firme creencia en la necesidad de trabajar en la interoperabilidad de los sistemas”.

Interoperabilidad, con el paciente en el centro

Actualmente, el paciente no es el eje sobre el que pivotan los servicios que ofrecen los Sistemas de Salud, encontrando obstáculos para poder ejercer sus derechos contemplados en la Ley de Autonomía del Paciente, entre otras. Asimismo existen también problemas para profesionales y organizaciones, ya que los médicos acceden a la información clínica de sus pacientes sin garantías de que esté completa, contrastada y actualizada.

Y, por otro lado, existe desconexión y falta de consenso entre todos los agentes del ámbito de la salud para alcanzar un modelo accesible, óptimo y común. Pero todos estos problemas tendrían solución con sistemas interoperables.

“Por ese motivo, desde la Fundación presentamos hace un par de años un modelo de interoperabilidad organizativa que perseguía posicionar al paciente en centro de los procesos y cuya viabilidad mostramos un año después a través de la plataforma “mi e-salud”, una herramienta que busca generar un sistema sanitario integrado en el que el paciente pueda transitar con absoluta libertad en cualquier entorno y pueda disponer de su información clínica completa, siendo todo ello accesible para el profesional sanitario de forma ágil y segura”.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com