¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 15 de diciembre de 2017   |  Número 98
Acceda a nuestra hemeroteca
adolfo fernández-valmayor, secretario general del IDIS
“La sanidad de titularidad pública y privada tienen que buscar sinergias y cooperar”
Redacción. Madrid
El Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad cierra el 2017 como un año de gran provecho, ya que no solo ha renovado su Junta Directiva, sino que ha puesto en marcha importantes proyectos para el sistema sanitario español (como el plan ‘antilistas’ de espera o la e-receta privada). Todo ello con un claro objetivo (el mismo que lleva guiando a la institución en sus siete años de vida): la colaboración plena y absoluta con el sector público para garantizar la sostenibilidad y la calidad de nuestro SNS.

¿Cómo valora el trabajo del IDIS durante este año?

Adolfo Fernández-Valmayor, secretario general de IDIS. 

La verdad es que ha sido más que notable en todos los sentidos y así lo han refrendado los miembros del Patronato en la reunión que hemos celebrado recientemente. Hemos estado presentes y protagonizado cerca de 50 jornadas, mesas redondas, talleres y seminarios unos organizados directamente por la Fundación IDIS y otros por terceras partes, es decir, por otras instituciones que nos llaman para participar activamente en sus actividades.

Nuestra presencia en medios de comunicación es constante y creciente, además de en escuelas de negocio y universidades en cuanto a actividad docente. También el desarrollo corporativo e institucional que venimos desarrollando con todos nuestros “stakeholders” es muy significativo.

Todo ello es fruto de una trayectoria de algo más de siete años marcada por la transparencia, la objetividad y el análisis exhaustivo de nuestro sistema sanitario directamente imbricado en el panorama económico, político y social de nuestra sociedad.

¿Se han cumplido todos los objetivos previstos o, por el contrario, queda algún tema pendiente para el año que viene?

Nosotros, como le decía, estamos satisfechos en todos los órdenes y aspectos marcados por nuestro plan estratégico que siempre es a dos años vista, coincidiendo con cada presidencia.

Los objetivos tanto externos como internos se han cumplido y por ello afrontamos el ejercicio 2018 con un gran entusiasmo e ilusión fruto de la consecución de los indicadores de medida que habíamos planteado a nuestro Patronato y a nuestros miembros.

Tenga en cuenta que tal y como hemos anunciado, en estos momentos tenemos siete grandes proyectos a los que dar continuidad en unos casos y en otros arrancar a lo largo del próximo año: Interoperabilidad y receta privada electrónica en el ámbito de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), cuidados sociosanitarios intermedios y experiencia de paciente que reforzarán los dos anteriores en cuanto a lo que tienen en común respecto del ciudadano y nuestra sociedad en su conjunto, calidad asistencial a través de nuestra acreditación QH (Quality Healthcare) bajo cuyo paraguas ya se encuentran 115 organizaciones asistenciales públicas y privadas, listas de espera relacionadas con la accesibilidad al sistema y el impulso de la necesaria reforma de nuestro sistema para adaptarlo a las necesidades del futuro en cuanto a solvencia y sostenibilidad.

En este sentido, desde nuestros comienzos venimos haciendo un especial énfasis en la tan necesaria cooperación público-privada tan denostada a veces por algunos.

¿Cuál sigue siendo, a día de hoy, el gran escollo al que se enfrenta la sanidad privada de este país? ¿Ha mejorado, en su opinión, la colaboración con la pública en el último año?

El gran escollo no es otro que la resistencia al cambio, una necesidad que se está transformando en urgente si queremos mantener las características del sistema. Tenga en cuenta que ante el cambio sociodemográfico sin precedentes que ya comenzamos a vivir y por lo tanto el aumento de la cronicidad, sumado a la incesante innovación diagnóstica, terapéutica y de gestión no queda más remedio que apostar por la eficiencia basada en la evidencia, es decir, aplicar criterios técnicos objetivos de experto en la solución a la difícil ecuación que la situación nos plantea.

En ese sentido, es evidente que la sanidad de titularidad pública y privada han de entenderse, buscar sinergias y cooperar de una forma decidida y sin apriorismos. Esta es tan solo una de las 14 medidas que propugnamos desde el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad y desde luego es una de las más relevantes puesto que plantea cambios culturales y de paradigma dentro de un sistema muy encorsetado, muy estatalista y carente de la flexibilidad que la situación actual requiere. Es necesario tener altura de miras y alejarse de toda obcecación más o menos interesada que a nada bueno conduce puesto que afecta al bienestar de todos los ciudadanos.

¿Cuál es, en su opinión, la iniciativa más importante que ha puesto en marcha el instituto este ejercicio?

Todas han sido muy relevantes, cada una en su contexto, pero si tuviera que destacar una me decantaría por el plan de choque a las listas de espera que desde la Fundación IDIS hemos planteado recientemente a las diferentes administraciones. Lo digo porque creo que la calidad de un sistema sanitario en su conjunto en buena medida se mide por el tiempo de espera quirúrgica y a consulta de especialista que este genera.

España en este aspecto suspende y así lo dicen los indicadores de los diferentes monitores europeos, es difícil asumir que transcurridos ya cuatro meses desde que hicimos público nuestro ofrecimiento, se haya continuado gastando el dinero de los contribuyentes con tan pobres resultados.

En este aspecto la disminución del cómputo global y parcial por comunidades autónomas ha sido decepcionante a la vista de los últimos resultados publicados recientemente por el Ministerio de Sanidad. Ante un problema de tal magnitud es complicado tratar de hacer las cosas por sí mismo sin atender la ayuda que te pueden ofrecer los demás. Al fin y a la postre no estamos hablando de frías estadística, ya quedetrás de cada cifra y de cada dato hay personas y familias; la enfermedad no entiende de esperas.

En este sentido, nosotros vamos a estar atentos a esta situación porque nos preocupa y ocupa sobremanera, no entendemos que en este aspecto tan determinante no se utilicen todos los recursos disponibles del sistema y tan solo se vea la vertiente económica de la solución cuando ésta es además mucho más eficiente que la empleada por las diferentes administraciones en sus planes específicos. Los ciudadanos debemos exigir el resultado del destino de nuestros impuestos, en materia de salud y sanidad especialmente. Por lo tanto, hemos de estar vigilantes a que se nos oferten los servicios que precisamos, y que pagamos, de una forma pronta, ágil, eficiente y eficaz, como corresponde a nuestras necesidades y expectativas sustentadas en razones objetivas.

¿Cómo ha evolucionado el plan ‘anti listas’ de espera propuesto por su organización en agosto? ¿Cuántas organizaciones sanitarias se han interesado por él?

Como le he comentado y he dejado traslucir en mis palabras el eco social y mediático ha sido muy importante, también el interés por parte de las diferentes administraciones que han querido conocer de primera mano todos los detalles de la propuesta y, cómo no, por parte de instituciones y organismos profesionales y sociales del sector.

En cuanto a la implantación de dicho plan por parte de las comunidades autónomas usted puede juzgar por sí mismo, hay una tendencia asentada en nuestro país a no utilizar recursos privados en materia sanitaria, a renunciar a ellos en su totalidad o en parte, destinando la menor cantidad posible de dichos recursos del erario público a este menester. Todo lo contrario a lo que ocurre en otros países de nuestro entorno geográfico europeo como por ejemplo Holanda donde existe una separación entre financiación y provisión y donde todas las encuestas que manejan indicadores objetivos de calidad así como de percepción, experiencia de paciente y resultados lo sitúan en cabeza año tras año.

La pregunta es ¿por qué no nos fijamos en quienes en nuestro entorno lo están haciendo bien o muy bien y sin embargo nos empecinamos en argumentos de otra época, de otro tiempo que a nada bueno conducen en términos de solvencia y sostenibilidad? Alguien en algún momento tendrá que preguntar el porqué de esta situación. Nosotros no hacemos sino poner de manifiesto lo que a todas luces es evidente si nos fijamos en las diferentes publicaciones y estudios fiables provenientes de organismos oficiales de la UE, por lo tanto, nada sospechosos de arrogarse ninguna tendencia o posicionamiento preconcebido.

Poner el dedo en la llaga es lo que tiene, pero lo asumimos. Nosotros aportamos soluciones implantadas ya en otros países con resultados positivos evidentes, es más, somos y formamos parte de la solución y no del problema, como algunos están empeñados en demostrar. La tendencia al alza del seguro sanitario privado en nuestro país crece año tras año. Nuevamente este hecho obedece a algo… y si no, ¿por qué los únicos que tienen oportunidad de elegir, los funcionarios de la administración central, en un 85 por ciento, año tras año, prefieren la sanidad de titularidad privada? Frente a este dato no hay apelación posible porque refleja una decisión voluntaria y personal.

Otra de las iniciativas puestas en marcha ha sido la receta electrónica privada. ¿Cuándo esperan tener cerrado este proyecto? ¿Cuándo podrán contar los hospitales con él?

Estamos en pleno proceso de desarrollo como usted sabe y lo estamos diseñando conjuntamente con el Consejo Oficial de Colegios de Farmacéuticos, la Organización Médica Colegial, las mutualidades (Muface, Isfas y Mugeju) y la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE). Es por lo tanto un proyecto multidimensional donde tienen cabida todos los agentes implicados en la prescripción en su vertiente de titularidad privada. Los trabajos y reuniones van a buen ritmo y esperamos tenerlo desarrollado, presentado y funcionando a lo largo de 2018.

Es un gran proyecto que asienta sus raíces en la iniciativa de interoperabilidad que pusimos en marcha recientemente desde la Fundación y sin duda que aportará grandes beneficios al paciente, al profesional y al sistema en su conjunto una vez que cualquier prescripción hecha por un médico colegiado que trabaje en la sanidad privada podrá ser dispensada en cualquier farmacia de nuestro país, con el seguimiento y trazabilidad necesarias para desarrollar una política activa de monitorización que permita entre otras ventajas la adecuada adherencia a los tratamientos interpuestos que tantos recursos le cuesta al sistema cada año.

¿Cuándo tienen previsto cerrar una entrevista con la ministra de Sanidad? ¿Qué propuesta le llevará la sanidad privada en ese primer encuentro?

Nosotros ya le pedimos una cita en su apretada agenda y estamos todavía esperando a que nos dedique un momento de su valioso tiempo. En cuanto al planteamiento a desarrollar emana de los 14 puntos que desde la Fundación IDIS planteamos para la necesaria reforma del sistema sanitario de nuestro país asentando su desarrollo en la búsqueda de un pacto por la sanidad, un pacto inclusivo que tenga en cuenta a todos los agentes implicados por igual, reconociendo las bondades de cada entorno asistencial y asegurador y teniendo en cuenta que para abordar con éxito el futuro, sin duda, es necesaria la utilización eficiente y coordinada de todos los recursos disponibles a través de las diferentes fórmulas de cooperación, unas más tradicionales y otras más novedosas que todos conocemos y que hemos expuesto reiteradamente en nuestros informes y foros.

¿Qué cambios ha aportado la nueva Ejecutiva del IDIS, recientemente renovada?

Una de las ventajas y oportunidades que nos ofrece este periodo de presidencia de Luis Mayero es que continuamos el mismo equipo que en los dos años precedentes correspondientes a mi presidencia en la institución. Él encabezando la ejecutiva, Manuel Vilches como director general, el resto del staff que da soporte a todas las actividades de la Fundación IDIS, los vicepresidentes y vocales con alguna variación respecto a los dos años anteriores que le he indicado y yo mismo como secretario general. Todo ello, mediante decisión del Patronato, órgano supremo de decisión, que es quien rige y determina su desarrollo, estrategia y destino.

A lo largo de todo este tiempo hemos vivido y continuamos sufriendo los mismos embates contra el emprendimiento privado en Sanidad que desgraciada e inoportunamente caracterizan a nuestro tiempo y si no, echemos un vistazo a las declaraciones de políticos y representantes de diferentes entidades relacionadas con la Sanidad en nuestro país. Desde este punto de vista, nuestro compromiso con nuestros miembros y con la sociedad en la que ya hay cerca de 11 millones de personas que deciden voluntariamente tener un seguro de salud de naturaleza privada, es la de defender a ultranza, con datos, con honestidad y con transparencia la ingente aportación de valor que desarrolla dicho emprendimiento y lo hacemos con nuestros informes, estudios y análisis que ya son referencia y fuente de datos en tanto foros en los que participamos y organizamos.

Le aporto un dato, un aspecto en el que estamos trabajando, queremos trascender más si cabe a la sociedad a través del esfuerzo mancomunado de todos además de reforzar nuestra proyección internacional e involucrar más al profesional sanitario en el impulso de un sector que tanto aporta en todos los ámbitos en que prestemos nuestra atención y que vienen recogidos en nuestro informe anual “Sanidad Privada, aportando valor”, en el informe RESA de resultados de salud y en el Barómetro de la Sanidad Privada fundamentalmente.

¿Tienen previsto incorporar más miembros a la Fundación, tanto al Patronato, como patrocinadores y colaboradores?

Por supuesto, ese es precisamente uno de nuestros compromisos con los patronos de la Fundación. Para ello nada mejor que la perspectiva, hace algo más de siete años éramos 12 instituciones las que conformábamos IDIS, hoy ya somos 88 a pesar del fenómeno de concentración que viene afrontando este sector que es dinámico, emprendedor y vitalista por naturaleza.

Pensamos que un crecimiento orgánico constante y sostenido es la estrategia correcta y, para ello, lo primero es dar satisfacción a las necesidades de quienes ya están y generar expectativas en los que han de venir. Todos los miembros de la Fundación IDIS estamos comprometidos con este empeño; al final los hechos y los datos hablan por nosotros y no hay nada mejor que los demás hablen bien de uno mismo y eso es precisamente lo que procuramos. Generar reputación, confianza y credibilidad de la institución que representamos y por la que trabajamos es nuestro gran reto y conforma nuestro principal objetivo fundacional.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com