¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 16 de noviembre de 2018   |  Número 108
Acceda a nuestra hemeroteca
La intervención dura entre 5 y 30 minutos
La técnica de biopsia asistida por vacío permite la extirpación completa en solo minutos de lesiones benignas o premalignas en la mama
Se tarda más en colocar al paciente, administrarle la anestesia local y explicarle la intervención que en realizar la técnica

En la mejora de la supervivencia y la calidad de vida en cáncer de mama, tan importantes son los tratamientos farmacológicos como el diagnóstico precoz y preciso de las lesiones mamarias y el desarrollo de técnicas y procedimientos quirúrgicos capaces de reducir el posoperatorio de las pacientes, áreas en las que la tecnología ha conseguido avances muy significativos en los últimos años que merece la pena recordar en una fecha clave como es el Día Mundial del Cáncer de Mama.

MD Anderson Cancer Center Madrid.

En este sentido, técnicas como la biopsia asistida por vacío (BAV) han conseguido que las pacientes con lesiones benignas o lesiones con sospecha de ser o poder progresar a un cáncer de mama puedan someterse a una intervención ambulatoria muy sencilla, con anestesia local y cuya duración puede oscilar entre 5 y 30 minutos,dependiendo del tamaño de la lesión. “Se tarda más en colocar al paciente, administrarle la anestesia local y explicarle la intervención que en realizar la técnica”, explica la doctora Silvia Pérez Rodrigo, Radióloga de la Unidad de Mama de MD Anderson Cancer Center Madrid.

Esta técnica, que consiste en pinchar la lesión de la mama con una aguja para su aspiración, se diferencia de la biopsia convencional, la llamada biopsia de aguja gruesa (BAG), en varios aspectos. En primer lugar, lo más importante es que, mientras que con la BAG solo se realiza un corte en la lesión para su posterior análisis, con la BAV se realiza también un aspirado que permite la extracción completa de la lesión sin sacar la aguja del pecho, lo que consigue un menor sangrado “sin perder la lesión de vista ni un momento”, incide la doctora Pérez Rodrigo. De hecho, la intervención se realiza siempre con la guía de la técnica de imagen con la que mejor y más precisa se vea la lesión, si bien la ecografía es la técnica de imagen que ofrece una mayor comodidad tanto para la paciente como para el profesional sanitario.

Otra de las diferencias de la BAV frente a la BAG es el grosor de la aguja. Mientras que en la BAG puede variar entre 1 y 2 milímetros, en la BAV es algo más gruesa y puede llegar a tener un grosor de entre 3 y 4 milímetros. Además, apunta la doctora Pérez Rodrigo, “la BAV evita las cicatrices en el interior de la mama que suele provocar la cirugía convencional”. Como señala, estas cicatrices pueden ser difíciles de distinguir de una lesión cancerígena en las pruebas radiológicas y en las mamografías a las que se someta esta paciente en el futuro, por lo que la BAV ofrece aquí también una importante ventaja.

Tanto en el caso de que se someta a una BAV con una finalidad diagnóstica como terapéutica, la paciente puede irse a casa en el mismo día, al término de la intervención, simplemente con un apósito compresivo y con la recomendación de que, en las siguientes 24 horas, tome ciertas precauciones: reposo del brazo, colocación de frío en la zona afectada y utilización de un buen sujetador.

Actualmente, la BAV solo está indicada en mujeres con lesiones benignas (fibroadenomas, adenomas...) o lesiones premalignas o de significado incierto, es decir, lesiones benignas cuya recomendación es extirparlas bien para que el patólogo pueda hacer un análisis exhaustivo que asegure la benignidad de la lesión, bien porque son lesiones que podrían malignizarse con el tiempo. Pero, como apunta la doctora Pérez Rodrigo, la Sociedad Española de Imagen Mamaria (SEDIM), de la que ella es vocal de investigación, comenzará en breve un ensayo clínico que busca determinar si la BAV podría ser eficaz en pacientes con cáncer de mama triple negativo o Her 2+ que tienen una respuesta completa a quimioterapia neoadyuvante, es decir, a la quimioterapia administrada antes de la intervención quirúrgica.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com