Martes, 21 de diciembre de 2021   |  Número 142
La telemedicina, una herramienta para la igualdad en el acceso a la atención sanitaria
Por Javier Torre, director técnico Divina Seguros
Tribuna

En la actualidad, cuando nos hablan de un servicio de telemedicina, nos lo plantean desde una perspectiva de ahorro en tiempo por la inmediatez del servicio, ahorro en coste por los desplazamientos o quizás por la comodidad que es tener una consulta médica desde el sofá de nuestra casa.

Sin embargo, el verdadero avance que supone este servicio, y por el que debería apostar no solo la sanidad privada como lo está haciendo sino también la sanidad pública, es la posibilidad de ofrecer este servicio en aquellos lugares o poblaciones en los que no tienen la suerte de contar con especialistas o incluso con un médico de medicina general, debido principalmente a que son lugares con densidades poblacionales muy reducidas o escasos de recursos. ¿Acaso no tienen el mismo derecho a recibir un servicio médico que los habitantes de las grandes urbes?

Todos tenemos la imagen del médico rural que se dedicaba a recorrer varios pueblos o ciudades de una comarca concreta, sin prácticamente medios, y que le era imposible llegar todos los días a todos y cada uno de ellos. Pues bien, con la implantación de la telemedicina, tendrían médico rural diario, acceso a cualquier especialidad médica que pudieran necesitar y, además, a través de este servicio podría prescribirle las pruebas de diagnóstico necesarias para la valoración de la enfermedad. A su vez podrían recetar de manera electrónica cualquier medicamento necesario o incluso hacerle llegar el mismo a la puerta de su casa.

Muchos creen que este servicio no es accesible a toda la población, porque hay gente mayor que no utiliza las nuevas tecnologías, pero realmente no es así. Este servicio puede ser prestado sin necesidad de un smartphone o una tablet, dado que el servicio de la telemedicina va más allá y solo sería necesario un espacio público del que se dispone en todas y cada una de las poblaciones españolas con una conexión a internet, un ordenador, y una persona que interaccione entre paciente y doctor. Esto sería suficiente.

Actualmente son las entidades aseguradoras principalmente las que están poniendo a disposición de los asegurados este servicio con un nivel de usabilidad muy elevado, que está generando gran satisfacción a los asegurados, y que a su vez les está sirviendo para poder dar cobertura de todas las especialidades en todas las poblaciones de España.

Esto ha generado una oportunidad de negocio muy importante porque a través de este servicio las entidades aseguradoras pueden comercializar productos de salud en cualquier parte del territorio español sin necesidad de buscar nuevos especialistas o especialidades que eran imposibles de ofrecer en un cuadro médico. Si el sector privado ha conseguido llegar a todos los lugares con cualquier especialista, la sanidad pública debería invertir los recursos necesarios para establecer esta tipología de servicio, que a la larga reducirá la saturación sanitaria actual al ser más fácil prestar un servicio de prevención y, por otro, reduciría el coste actual de ofrecer los servicios médicos a decenas de kilómetros de las poblaciones rurales.

Por tanto, tenemos que entender que telemedicina es el poder de conectar a un doctor con un paciente esté donde esté y a través de este tipo de servicios podremos conseguir una igualdad en cuanto al acceso a la atención sanitaria que actualmente no se está dando en zonas despobladas.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.