¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 15 de julio de 2016   |  Número 83
EDITORIAL
 
Las TIC al servicio de la medicina y la salud
 
El sistema sanitario se encuentra en un momento crucial y las demandas sanitarias requieren una mejor manera de abordar las enfermedades crónicas y las patologías de una población cada vez más envejecida. Por ello, es fundamental apostar por la interoperabilidad de los sistemas tecnológicos para mejorar la calidad, eficacia y eficiencia de los servicios sanitarios.

El entorno sanitario ha sufrido muchas modificaciones a lo largo de los años, pasando de una Medicina reactiva en la que el paciente atendía simplemente a los consejos de su médico, a una colaborativa en la que los pacientes demandan más interactividad e información por parte de los especialistas.

En esta línea, es importante resaltar la importancia de integrar las nuevas tecnologías en el sistema sanitario para permitir un acceso más fácil a la información del paciente, una mejora del coste-eficiencia, la libre movilidad del paciente a lo largo del sistema o el acceso del paciente a su historial clínico como propietario de sus datos, entre otros beneficios.

La democratización, accesibilidad y desmonetización de la información, gracias a la revolución tecnológica que ha supuesto Internet y las nuevas herramientas asociadas, ha sido uno de los grandes avances de los últimos tiempos y está afectando muy especialmente al sector de la salud. En un futuro próximo, los profesionales sanitarios recomendarán, además del uso de las medidas terapéuticas más apropiadas a cada caso, los entornos informativos online más apropiados, fiables y reputados.

De todos es sabido que las tecnologías de la información y la comunicación en el ámbito sanitario persiguen dos objetivos. Por un lado, ofrecer mejoras en la calidad asistencial, y, por otro, proporcionar a profesionales y pacientes información en cualquier momento independientemente de la fuente de donde proceda. La incorporación de la historia clínica electrónica, la cita médica por internet o la receta electrónica son algunos de los ejemplos de lo que la tecnología ha conseguido en el ámbito sanitario.

Pero, además de que las TIC permitan un acceso más ágil y sencillo a la información, procuran una mejora del coste-eficiencia así como la libre movilidad del paciente a lo largo de todo el sistema sanitario entre otros beneficios; eso es fundamental, ya que favorecen el acceso, la equidad y la cohesión, valores irrenunciables de nuestra sanidad.

En términos sociales es imposible poner puertas al campo y debemos aceptar el hecho de que internet constituye uno de los hitos más importantes de los últimos años, junto al descubrimiento del genoma humano y las nuevas técnicas de diagnóstico por imagen. El gran reto que afrontan las TIC en el sector de la salud está en cambiar una cultura, un modo de hacer las cosas haciendo comprender que estos nuevos elementos tecnológicos pueden ayudar al profesional sanitario, al gestor y al paciente, teniendo en cuenta que aunque estamos inmersos en una auténtica revolución, hay muchos sectores de la población que no tienen suficiente información para apreciar el valor añadido que pueden aportarles las nuevas TIC en términos de confort, salud y bienestar.

Los expertos consideran que la integración e interoperabilidad de los sistemas tecnológicos, a todos los niveles, mejoran la calidad asistencial de los pacientes y proporcionan información accesible. Se puede hablar de una gestión clínica integrada y activa cuando se tienen todos los datos en todos los niveles, por eso es importante trabajar en la integración e interoperabilidad de los sistemas TIC, para que los profesionales dispongan de la información crítica del paciente en cualquier momento y lugar.

La incorporación de la historia clínica digital es uno de los avances más destacados en el entorno sanitario. Cada vez son más los hospitales que cuentan con este sistema que ofrece grandes ventajas, el reto se encuentra ahora en hacer que dicha historia clínica electrónica sea interoperable y por lo tanto siga al paciente como propietario de sus datos clínicos y no al revés.

Dentro de la denominada mHealth (salud móvil) enfocada al paciente, además de las aplicaciones asociadas, se encuentran los servicios de teleasistencia, telemedicina y telerehabilitación. Estas herramientas permiten evitar desplazamientos innecesarios, optimizar tiempos y costes y realizar un seguimiento más personalizado del paciente algo indispensable ya en nuestros días.

La denominada U-health (salud ubicua), la nanotecnología y la Inteligencia Ambiental (AmI), nos permiten conocer el estado biomédico del paciente en su entorno, en su vida diaria y constituyen una herramienta diagnóstica de primer nivel para el médico y el profesional sanitario, permitiendo generar un ‘hospital sin barreras.

Para finalizar, no podemos dejar de lado todos los avances de la formación a distancia (e-learning) relacionada con la sanidad y, más concretamente, de los denominados ‘massive online open courses’ (MOOC), que han facilitado el acceso global al más alto conocimiento en diferentes ámbitos, incluido el sanitario. Tampoco podemos obviar las enormes aportaciones que puede hacer el manejo adecuado del denominado ‘big data’ y ‘data science’ para establecer modelos predictivos que favorezcan la implantación de nuevos procedimientos y procesos siempre en beneficio del paciente.

En su conjunto, las TIC juegan y jugarán un papel determinante en las organizaciones sanitarias, además de mejorar la calidad asistencial aportan valor en la seguridad del paciente y van a suponer un ahorro en el consumo de recursos sanitarios (evitando duplicidades de pruebas diagnósticas) con reducción de los errores médicos, evitando morbilidades asociadas a tratamientos no adecuados, y mejorando la asistencia mediante una medicina basada en la evidencia científica y el análisis masivo de datos para la toma de decisiones adecuadas en cada caso. Es hora de desarrollar plenamente una medicina personalizada, traslacional donde cada individuo sea tratado de una forma específica con la ayuda del amplio abanico que ya hoy nos ofrecen las TIC.

 

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2021 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.