Martes, 01 de marzo de 2022   |  Número 144
Los avances en el diagnóstico y tratamiento del cáncer han multiplicado por dos la supervivencia
El tratamiento farmacológico ya no se limita a la quimioterapia o la hormonoterapia. Existen otros dirigidos a dianas moleculares específicas, lo que se llama 'terapia dirigida'
IMQ ofrece estudios moleculares profundos.

En un contexto que prevé un aumento de los casos de cáncer en todo el mundo para los próximos años ligado en gran medida al envejecimiento de la población, el Dr. Ricardo Fernández, especialista del Instituto Oncológico de la Clínica IMQ Zorrotzaurre, recuerda que «el diagnóstico precoz y los avances en el tratamiento, incluyendo los tratamientos médicos y radioterápicos, han conseguido multiplicar por dos la supervivencia de estos pacientes en los últimos cuarenta años».

Tal y como ha destacado el oncólogo, «en IMQ tenemos la posibilidad de realizar estudios moleculares profundos a los tumores de los pacientes o, incluso, estudios moleculares en sangre, denominados ‘biopsia líquida’». El diagnóstico molecular preciso ha mejorado de forma «muy significativa» las expectativas de tratamiento, «porque permite dirigirlo de forma mucho más exacta y concreta. Dentro de cada tipo de cáncer hay distintos subtipos, con unas características propias y específicas, que nosotros sabemos encontrar. En base a ellas, se dirige el tratamiento».

Según ha explicado este especialista de IMQ, «el tratamiento farmacológico ya no se limita a la quimioterapia o la hormonoterapia. Existen otros dirigidos a dianas moleculares específicas, lo que se llama ‘terapia dirigida’». También existen «anticuerpos monoclonales administrados de forma intravenosa y, últimamente, incluso, de manera subcutánea, que son muy efectivos y específicos de cada tipo de tumor, además, de también menos tóxicos. La quimioterapia todavía sigue siendo una parte importante del tratamiento y muchos pacientes la van a recibir, pero los anticuerpos monoclonales para moléculas en la superficie de las células tumorales hacen que los efectos sean mucho mejores», ha valorado el Dr. Ricardo Fernández.

Además, estos anticuerpos monoclonales se pueden unir a quimioterapia específica y, en paralelo, «ya se dispone de medicamentos inmunoterápicos, cuya función es estimular a nuestras defensas para que reconozcan como extraños a los tumores y sean nuestras propias defensas las que maten el cáncer».

Radioterapia: fotones que curan

El cáncer es un grupo de más de 200 enfermedades distintas y con propiedades biológicas muy diferentes. Frente a ellas, la radioterapia es un elemento de gran importancia en el tratamiento integral de los pacientes. «Empleada en exclusiva o de manera coordinada con otros tipos de tratamiento, la radioterapia permite curar o controlar numerosos tipos de cáncer, mejorando la supervivencia de los pacientes. Además, es una de las tecnologías sanitarias que más han avanzado en los últimos años, lo que nos ha permitido lograr una conformación milimétrica del área a tratar, protegiendo al máximo las zonas sanas aledañas al tumor», ha puesto de manifiesto la Dra. Clara Eíto, responsable del área de Oncología Radioterápica del Instituto Oncológico IMQ.

«Se estima que la radioterapia se emplea en el 60% de los tratamientos de pacientes con cáncer y que en un porcentaje muy importante, ese tratamiento va a ser curativo. Si se tiene en cuenta que, cada año, en España, la incidencia de cáncer es de 680 casos por cada 100.000 varones y de 430 casos por cada 100.000 mujeres, nos da una idea de la importancia que ostenta esta tecnología sanitaria en la lucha frente al cáncer», ha destacado la especialista.

La Dra. Eíto pone también de relieve que la Clínica IMQ Zorrotzaurre «cuenta con una Unidad Asistencial Integral para el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de más de 1.300 m2, equipamiento de última generación (dos aceleradores lineales gemelos, PET-TAC, gammacámara, cirugía robótica con Da Vinci, etc.), hospital de día oncológico, habitaciones individuales para pacientes, farmacia oncológica, servicios de apoyo psicológico y nutricional y hospitalización a domicilio, entre otros, además de contar con un cuadro profesional multidisciplinar altamente especializado y diversos programas de humanización asistencial».

Psicooncología

Dentro del cuadro profesional multidisciplinar altamente especializado de IMQ y teniendo en cuenta que el cáncer es una enfermedad que repercute de una manera muy directa tanto en el paciente, como en su familia, el Instituto Oncológico de la Clínica IMQ Zorrotzaurre ha puesto también en marcha un novedoso servicio de psicooncología, una nueva línea de apoyo dirigida a mejorar la calidad de vida de los pacientes.

La psicooncología es una rama especializada entre la Medicina y la Psicología que no persigue “curar” la enfermedad, sino que tiene como objetivo acompañar tanto a los pacientes como a su familia durante las distintas etapas que se viven tras un diagnóstico de cáncer.

Y es que a lo largo de la enfermedad se van sucediendo vivencias nuevas y situaciones desconocidas hasta el momento y los pacientes se ven obligados a reorganizar su vida alrededor de la enfermedad y los tratamientos, afectando en muchas ocasiones a sus círculos familiares y sociales. Esto puede provocar cambios en muy distintos aspectos, con lo que el papel de la psicooncología varía en función de la etapa y de la evolución de la enfermedad, suponiendo un profesional formado, especializado y cercano que acompaña y da apoyo psicológico al paciente y a su familia a lo largo del proceso asistencial.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.