Lunes, 23 de mayo de 2022   |  Número 147
Los profesionales sanitarios demandan una Plan Nacional para hacer frente a la obesidad
Otras barreras para vencer esta pandemia metabólica son la falta de campañas de concienciación o las dificultades de acceso a los tratamientos.
Ante el imparable incremento de la obesidad.

Los cuatro pilares básicos para hacer frente a la obesidad, ya considerada como una pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), son una dieta equilibrada, ejercicio físico, motivación psicológica y un tratamiento médico adecuado. Sin embargo, son aún muchos los obstáculos que dificultan ponerle freno como la falta de campañas de concienciación, la dificultad de acceso a los tratamientos o la inexistencia de un Plan Nacional frente la Obesidad.

Sobre esto, así como de la necesidad de ahondar en el tratamiento de la obesidad desde una perspectiva multidisciplinar, han reflexionado y compartido conocimientos expertos de diferentes especialidades reunidos en Barcelona en el encuentro Obesity Talks, organizado por Novo Nordisk. Para el doctor Albert Lecube, co-director del encuentro, del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitari Arnau de Vilanova (Lleida) y vicepresidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), “hay que comprender que cuando hablamos de obesidad no hablamos solo de kilogramos. Falta la conciencia de enfermedad en la población, en muchas personas con obesidad e incluso en los propios profesionales sanitarios. Es imprescindible un Plan Nacional frente a la Obesidad en nuestro país”.

Como detalla este experto, “hay que prevenir, pero también diagnosticar a tiempo. Asimismo, debe democratizarse el acceso a los tratamientos farmacológicos y favorecer su financiación. Por tanto, todos debemos implicarnos en parar esta pandemia, desde instituciones hasta empresas, pasando por los medios de comunicación”.

Una necesidad en la que también incide el doctor Manel Puig, co-director del encuentro, endocrinólogo del Hospital Universitari Germans Trias i Pujol (Badalona) y expresidente de la Sociedad Española de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN): “no hay que olvidar que es una patología crónica y multifactorial. Es una enfermedad que genera más enfermedad, por lo que hay que dedicarle más tiempo y recursos a nivel social y sanitario. Es una realidad que impacta en todas las especialidades médicas”.

Datos preocupantes

Se estima que un 37,6% de la población española tiene sobrepeso y el 16% obesidad2. Por sexos, la prevalencia en ambos casos es más alta en hombres que en mujeres, con un 44,9% de hombres con sobrepeso frente al 30,6% de las mujeres, y, en el caso de la obesidad, un 16,5% y 15,5% respectivamente2. Al respecto, el doctor Lecube concreta que, “la prevalencia de obesidad se incrementa progresivamente con la edad. En los hombres la más alta se sitúa entre los 55 y 75 años, cuando alcanza al 25%. En el caso de las mujeres es un poco más tarde, entre los 65 y 85 años, cuando alcanza el 28%. Y, en general, la franja de edad con mayor prevalencia de obesidad es la década entre 65 y 75 años”.

Y, si bien la obesidad es preocupante a cualquier edad, el doctor Puig señala que, “en personas de edad avanzada el escenario se complica aún mas. La obesidad se puede combinar en las personas ancianas con déficit de masa muscular, es decir, sarcopenia. Esto, unido a su vulnerabilidad a otras enfermedades metabólicas, como la diabetes, hace que sean pacientes de mucho riesgo”. No obstante, este experto, recuerda que, “tampoco hay que olvidar a los niños, ya que son mucho más resistentes a los tratamientos y generalmente acaban siendo adultos enfermos, obesos con más enfermedades derivadas de esta enfermedad que es la obesidad”.

Por Comunidades, Andalucía y Galicia tienen las tasas de obesidad más altas de España, ambas con el 26,7% de la población. Mientras que, Cataluña y las Islas Baleares tienen la prevalencia más baja con un 16,1% y un 11,7% respectivamente.

Enfermedad crónica y multifactorial

Esta pandemia silenciosa no es un problema de la voluntad personal, sino una enfermedad crónica y multifactorial que genera una severa reducción de calidad y expectativa de vida, ya que se asocia a su vez a otras enfermedades. Diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, trastornos en el aparato locomotor o la apnea osbtructiva del sueño son algunas de ellas. “A nivel físico, la obesidad produce muchas limitaciones. Además, reduce la esperanza de vida. Por ejemplo, en personas que empiezan a sufrir la obesidad entre los 40-50, la supervivencia puede verse reducida entre cinco y diez años”, señala el doctor Lecube.

Y no menos reseñable es la afectación psicológica y mental de quienes la padecen. Como comenta el doctor Puig, “mentalmente puede tener implicaciones en el desarrollo de trastornos cognitivos a edades avanzadas. También, es evidente la estigmatización que sufren las personas que viven con obesidad. Esto genera un impacto muy negativo en el bienestar psicológico e incrementa su propensión a una baja autoestima, mala imagen del propio cuerpo y depresión”.

Para ambos expertos, “hoy en día, junto a la consolidación de las técnicas quirúrgicas, estamos asistiendo al inicio de una completa revolución en el tratamiento farmacológico de la obesidad. Un tratamiento que debe ayudar a mejorar tanto la calidad de vida de los pacientes como su supervivencia”.

Por todas estas razones, estos expertos coinciden en que, “dada la importante magnitud de este problema, es el momento de tomar medidas que permitan revertir todas las limitaciones con las que nos encontramos para un tratamiento efectivo y eficaz de la obesidad”.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.