¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 18 de febrero de 2011   |  Número 2
EL CENTRO DE GUITIRIZ, EN LUGO, APLICA UN PROGRAMA ESPECÍFICO
Médicos destacan la utilidad terapéutica de los balnearios para enfermos de cáncer
Destacan su valor complementario y coadyuvante del tratamiento habitual de la enfermedad

EP. Madrid
Los tratamientos de los balnearios pueden mejorar la calidad de vida de los pacientes oncológicos, al aliviar las secuelas que provocan y favorecer la recuperación de los enfermos, según han destacado médicos expertos reunidos en Santiago en unas jornadas sobre balneoterapia como tratamiento coadyuvante en los procesos tumorales.

Juan Gestal, decano de la Facultad de Medicina de Santiago.

En concreto, el decano de la Facultad de Medicina de Santiago, Juan Gestal, ha abordado en las jornadas la relación entre el termalismo y la salud en una intervención en la que puso de manifiesto que “un creciente número de pacientes opta por terapias de la denominada medicina integradora o alternativa, como parte de su plan general de tratamiento contra el cáncer”.

Así, además de las terapias convencionales como la cirugía, la quimioterapia o la radioterapia, se aprovechan otros tratamientos como la balneoterapia que pueden mejorar la calidad de vida y el pronóstico de la enfermedad.

“Estas terapias pueden contribuir a luchar contra la fatiga, aliviar las náuseas, disminuir el dolor, reducir el estrés, la ansiedad y la depresión, e incluso curar heridas”, ha señalado Gestal.

El director médico del balneario de Guitiriz (Lugo), Salvador Ramos, ha hablado, en su intervención, sobre la atención integral del paciente oncológico, y ha indicado que, en las instalaciones de este centro lucense, se aplica un programa de cuidados integrales a personas afectadas de cáncer, que ya ha sido premiado como iniciativa innovadora de atención a pacientes.

“La enfermedad oncológica es un proceso muy largo y complejo. Y las necesidades de una persona con cáncer no se limitan a los tratamientos médicos destinados a curar la enfermedad, sino que después de esta etapa se inicia un lento proceso de recuperación”, ha explicado Ramos.

El programa de cuidados integrales a personas afectadas por cáncer consiste, por una parte, en hacer una evaluación completa del paciente, en la que participan diferentes especialistas como médicos, fisioterapeutas, profesionales de la estética y técnicos de instalaciones termales.

Los implicados valoran las necesidades que se detectan en cada caso y luego se procede a la puesta en marcha del programa. Uno de los primeros pasos, según han explicado, es mejorar la imagen y el estado general del enfermo, mediante la aplicación de diversas técnicas que ayudan a atenuar las secuelas que deja el tratamiento oncológico.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.