¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 14 de febrero de 2014   |  Número 56
Acceda a nuestra hemeroteca
el pulso
TANTO PARA ADULTOS COMO PARA PACIENTES PEDIÁTRICOS
Nisa adquiere un robot Lokomat, un sistema para aprender a caminar después de un daño cerebral
Cuatrocientos mil españoles padecen algún tipo de discapacidad tras sufrir un daño cerebral adquirido

Redacción. Madrid
Hospitales Nisa ha adquirido para el Servicio de Daño Cerebral y Neurorrehabilitación del Hospital Valencia al Mar la última versión, la PERO V6, del robot Lokomat. “Mediante un sistema de arneses”, ha explicado Joan Ferri director del Servicio de Neurorrehabilitación y Daño Cerebral de Hospitales Nisa, “Lokomat reduce el peso del propio cuerpo que el paciente tiene que soportar y controla el peso de la carga y la velocidad de la marcha”, ha apuntado. Esta versión dispone de la adaptación para pacientes pediátricos.

Demostración de uso del robot Lokomat.

Se trata de un robot de naturaleza ortésica -es decir, pensado para mejorar aspectos funcionales del sistema neuromusculoesquelético- que simula y reproduce la marcha fisiológica del individuo, según comenta Carolina Colomer, directora clínica.  Las adaptaciones del Lokomat se acoplan a las extremidades inferiores del paciente y, con ayuda mecánica, reproduce un patrón de marcha normalizado en el que el tronco queda suspendido de manera controlada. “Además”, ha puntualizado Enrique Noé, director de Investigación del servicio de Daño Cerebral de Hospitales Nisa,  “este aparato puede monitorizar y medir todos los parámetros del ejercicio y de la marcha del afectado”.

La aplicación de esta tecnología a la neurorrehabilitación permite calcular las cargas que se ejercen sobre el plano de una cinta rodante, de modo que el paciente puede realizar una marcha desgravitada y recoger el patrón de esa marcha, de forma informatizada, registrándolo y modificándolo para cada paciente.

Mejores resultados

El robot Lokomat facilita, además,  que los pacientes repitan de forma homogénea e intensiva ciclos de marcha lo más parecido posibles a la normalidad, ya que se trata de un robot de naturaleza ortésica -es decir, pensado para mejorar aspectos funcionales del sistema neuromusculoesquelético- que simula y reproduce la marcha fisiológica del individuo, según ha explicado Carolina Colomer, directora clínica.

También, tal y como ha puntualizado Enrique Noé, “este aparato puede monitorizar y medir todos los parámetros del ejercicio y de la marcha del afectado” lo que permite una mayor efectividad de la rehabilitación.

En estos momentos, Nisa Valencia al Mar ya se está empleando el último modelo del robot Lokomat, en el contexto de programas globales de rehabilitación. El protocolo de entrenamiento se ajusta a las circunstancias individuales de cada paciente tras la evaluación por parte de profesionales especializados. Entrenan sujetos con alteración de la marcha más o menos severa tras un daño cerebral sobrevenido y pacientes con lesión medular de distintos niveles y gravedad. Además, el Lokomat del Servicio de Neurorehabilitación del Hospital Nisa Valencia al Mar cuenta con la infraestructura necesaria para adaptar el sistema al entrenamiento en edades pediátricas.

400.000 afectados

Cuatrocientos mil españoles padecen algún tipo de discapacidad tras sufrir un daño cerebral adquirido. Y es que el impacto tras este tipo de accidentes es brutal: alteraciones en las habilidades comunicativas, emocionales, déficits cognitivos, físico-motores, etc.

De entre todos ellos, la falta de autonomía que supone no volver a andar, o tener serias dificultades para hacerlo pesa como una losa en el estado anímico del paciente. Y, si bien depende de cada caso, el proceso de rehabilitación  es duro y exige de la participación tanto física como psíquica del afectado.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com