¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Martes, 25 de enero de 2011   |  Número 1
JUAN ABARCA CIDÓN, DIRECTOR GENERAL DEL GRUPO HM Y SECRETARIO GENERAL DEL IDIS

“En España, la sanidad privada está ideologizada y estigmatizada”

Asegura que el Grupo HM se plantea nuevas posibilidades de expansión

Marta Gómez / Marta Rodríguez / Imagen: Diego S. Villasante. Madrid
Desde junio de este año, Juan Abarca Cidón, director general del Grupo Hospital de Madrid (HM), ocupa también el cargo de secretario general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), institución que tiene como objetivo dar a conocer y defender el papel del sector privado en la Sanidad española. Como representantes de ambos cargos, ha participado en el Café de Redacción, donde ha hablado de las perspectivas de futuro del Grupo HM y ha insistido en la importancia de potenciar en estos momentos el sector privado como medida para lograr la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Juan Abarca Cidón.

¿Cómo valora el momento actual que atraviesa el Grupo Hospital de Madrid (HM)?

El grupo se encuentra ahora mismo en una fase de tranquilidad desde el punto de vista financiero. Hicimos unas inversiones importantes entre 2005 y 2007, fundamentalmente con la puesta en marcha del Hospital de Sanchinarro y del Centro Oncológico Clara Campal, y se han ido cumpliendo las expectativas de actividad y de evolución, por tanto, hoy por hoy estamos en una situación bastante estable y tranquilos, mirando otras oportunidades que nos permita seguir con ese crecimiento consolidado que pretendemos y aglutinar el máximo volumen posible para lograr la mayor eficiencia en la gestión.

¿Montepríncipe es el centro referencia para el grupo?

Nuestro grupo hospitalario, a diferencia de otros, tiene la característica de que todo el grupo está agrupado en una misma comunidad, Madrid, lo que ha permitido gestionar todos nuestros pacientes y redistribuirlos con la intención de hacer unidades que hubieran sido inviables de una manera aislada; es decir, hacerlas viables ya que desde el punto de vista económico se puede soportar.

El Grupo HM pretende dar una oferta sanitaria completa al usuario de la sanidad privada de la Comunidad de Madrid; esto hace que tengamos unidades específicas y que las especialidades estén repartidas por los cuatro hospitales. Probablemente Montepríncipe sea el centro más conocido por la Maternidad, pero desde el punto de vista estratégico y de planificación asistencial, cada uno tiene su papel, su importancia y su especificación, y así se distribuyen los pacientes.

El Grupo HM tiene actualmente cuatro hospitales el Centro Oncológico y varios policlínicos, cada uno con su función, y todo se coordina en una estructura que funciona como un único centro, porque todo esta corporativizado.

El Grupo HM se plantea abrirse a otras comunidades y seguir creciendo en Madrid.

Abarca Cidón explica la relación que mantienen con las aseguradoras.

En estos tres años que lleva funcionando el Clara Campal, ¿qué valoración hacen del centro? ¿Por qué surgió la idea de montar un centro dedicado específicamente dedicado al tratamiento oncológico? ¿Se plantean ampliar estas actividades para otras patologías?

El centro oncológico Clara Campal no es un centro monográfico, puesto que está integrado dentro de un hospital general, es anexo al de Sanchinarro, con lo que se pueden permitir atender cualquier complicación del paciente dentro del propio hospital.

Lo que intentamos es dar una oferta asistencial completa al paciente oncológico. Fichamos a una serie de profesionales con mucho prestigio, como Manuel Hidalgo y otros colaboradores suyos; no es sólo una cuestión de nombre, sino de empuje y credibilidad desde el punto de vista de los laboratorios y de las empresas que mueven los ensayos clínicos a nivel mundial, que son las que te permiten estar en la punta de lanza de los proyectos asistenciales en investigación.

En estos tres años hemos conseguido hacernos un sitio en el panorama oncológico nacional. Estamos aproximadamente en 2.000 pacientes nuevos de cáncer este año, y en todo el grupo unos 2700. El proyecto oncológico no solo está concentrado en el Clara Campal, sino que está abierto, como toda nuestra actividad asistencial; es un programa que abarca y corporativiza la actividad de los cuatro centros, de manera que cualquier paciente que venga al Grupo HM entra por cualquiera de sus puertas y se incorpora a un programa desde el Centro Oncológico Clara Campal, pero que funciona igual en todos los sitios.

Marta Rodríguez y Marta Gómez, junto a Juan Abarca Cidón y Ricardo López, director de Sanitaria 2000, durante la entrevista.

En España todavía existe la idea de que para tratar un proceso oncológico grave hay que irse fuera del país ¿uno de los retos del Grupo HM, al poner en marcha el Centro Oncológico era demostrar que aquí se puede dar una buena asistencia oncológica?

Nosotros hemos hecho una apuesta como han hecho otros grupos. Hay otros grupos hospitalarios que tienen unos niveles de asistencia oncológica de una altísima calidad. En el fondo, nuestra apuesta obedecía a la que tenía que hacer todo el sector, que condicionaba una mejora en la provisión de los servicios para hacer que el paciente, el usuario del sector, no se tuviera que ir nunca fuera del sector sanitario privado, ni a la sanidad pública ni a la sanidad de otros países.

Hoy por hoy los tratamientos son los mismos en un sitio que en otro. Es verdad que la innovación de las moléculas tal vez no las tienes igual en todos los lados. Nosotros en eso si que nos diferenciamos con respecto a otros hospitales, otros grupos u otros proyectos; de hecho, colaboramos tanto con la Comunidad de Madrid como con otros grupos de hospitales privados que nos derivan pacientes susceptibles de esos tratamientos innovadores. Obviamente, no los acaparamos todos, pero no por una cuestión de falta de recursos o de tratamientos. Salvo casos muy particulares y específicos, no es necesario irse a fuera.

Abarca Cidón señala el fomento del sector privado como una medida a favor de la sostenibilidad.

El secretario general del IDIS explica la relación que mantienen con las distintas consejerías.

¿El Grupo HM tiene perspectivas de apertura de algún nuevo centro?

Siempre hemos que nosotros no queremos apilar hospitales, porque tenemos la satisfacción de trabajar casi más del 90 por ciento con las aseguradoras, por tanto, no tenemos ninguna dependencia prácticamente del estado, sino simplemente del aseguramiento privado. El equilibrio con las aseguradoras es un algo complicado, y hay que combinarlo con lo que le aportes a ella y el gasto que le produzcas. Apilar camas hospitalarias por apilarlas, teniendo en cuenta los costes fijos que tienen estas empresas, es un suicidio, por eso hay que mirar muy bien dónde se hacen las inversiones para intentar tener un crecimiento ordenado, consolidado y sobre todo que garantice la supervivencia a largo plazo, que es lo que siempre hemos pretendido.

¿Se plantean alguna opción de compra?

El sector sanitario privado va hacia la concentración de una manera clarísima porque así se garantiza el mejorar la eficiencia a nivel de la gestión. Asistiremos, sin duda alguna, a la transformación de un gran número de clínicas pequeñas, al cierre de las mismas, a la absorción por parte de los grupos y muy posiblemente a la unión o a la unificación de grupos actuales para hacer otros más grandes. En este sentido, nosotros nos planteamos cualquier cosa que nos permita seguir haciendo la medicina que hacemos.

¿Es una posibilidad que el Grupo HM se abra a otras comunidades y salga de las fronteras de Madrid, en un momento en el que el sistema público ha llenado la región de hospitales?

Sí, en el momento actual, sí. La Comunidad de Madrid es nuestras base, nuestro cimiento, y es lo que nos tiene que servir de plataforma para seguir creciendo, tanto aquí como fuera. Necesitábamos la estructura que tenemos ahora mismo aquí para poder dar a nuestros usuarios una oferta asistencial lo más completa posible; es decir, que en la Comunidad de Madrid, el usuario de la sanidad privada, en este caso de nuestros centros, no tenga necesidad de ir para nada al sistema público. Por tanto, una vez creada esta estructura, ampliar fronteras y seguir creciendo en Madrid es una opción.

¿Hay alguna comunidad que interese especialmente o están abiertos a las oportunidades que surjan?

No. Tal y como está el mercado intentaremos buscar oportunidades que nos permitan hacer un desarrollo de nuestra actividad de una forma correcta y dentro de los límites de la competencia más leal posible.

En un momento de crisis ¿Cómo se plantea desde el Grupo la supervivencia y el buen funcionamiento de los centros en un momento de dificultades? ¿Afecta esto a la política de recursos humanos o a la incorporación de nuevas tecnologías?

Es ese sentido somos un sector refugio; muchas veces nos afectan más las crisis de tiempo, los “inviernos cálidos”, que las crisis económicas. De hecho, el número de asegurados a fecha de septiembre seguía aumentando.

Pero es verdad que uno toma sus precauciones de cara a hacer grandes inversiones, hay dificultades en las relaciones con los bancos en función de las cifras que tengas y es verdad que esas dificultades hacen que tomen más cautelas que en otros momentos. Pero la verdad es que el sector sí se está diferenciando de alguna forma de los operadores más pequeños que tienen que hacer un esfuerzo económico importante para transformase y actualizarse y que no tienen volumen suficiente para llevar a cabo una gestión tan eficiente como nosotros. Por eso, como decía antes, el futuro del sector pasa por la concentración y la trasformación de muchos centros. Es verdad que existe una plétora asistencial de oferta sanitaria en la Comunidad de Madrid, tanto a nivel público como privado, ya que se han hecho mucho hospitales, y en los próximos meses iremos viendo como el sector en esta región, que es la comunidad de España con más sector privado (financiado por el usuario, no de gestión), se va desestructurando a nivel de los operadores.

Recientemente el Grupo HM ha incorporado el robot Da Vinci.

Sí, todo es una cuestión de tiempo y de prioridades. No es el primer Da Vinci de España, ya que hay unos 15 (la mitad en la pública), pero nosotros lo hemos adquirido con la intención de llevar a acuerdos con las aseguradoras por un precio razonables y de amortizarlo no el primer año, sino el tiempo que sea necesario. Nos preocupa más lo que pueda aportar al Grupo HM como fuente de información porque creemos que la cirugía robótica tiene sus indicaciones claras y es una lástima que es España no esté normalizado, como ocurre en otros países, que la gente se opere la próstata por Da Vinci cuando está demostrado que tiene un 30 por ciento menos de riesgo de impotencia. Nosotros ya estamos teniendo resultados sorprendentes desde el punto de vista de mejoría del paciente, de menos estancias... Lo hemos comprado con la intención de normalizarlo en el centro de la actividad sanitaria privada; lo primero que hemos hecho es sentarnos con las aseguradoras para poder llegar a un acuerdo con ellas.

¿Cómo es la relación del grupo con las aseguradoras?

Más nos vale que sea buena porque dependemos de ellas y ellas de nosotros desde el punto de vista de que somos quienes les hemos generado las pólizas. Por tanto, la relación es buena. Trabajamos con todas y cada vez hay más sentimiento de que nos unen muchas más cosas de las que nos separan. Aparte de que llega un momento en el que nos se puede apretar más al proveedor y a lo mejor lo que hay que hacer es un replanteamiento en la prima, porque, además, muchas aseguradoras tiene ahora también hospitales, por tanto saben hasta dónde se puede apretar.

Para las aseguradoras es una situación complicada desde el punto de vista de la prima porque entran en una competencia entre ellas demasiado agresiva y eso, obviamente, lo han repercutido en sus proveedores, que somos nosotros.

El Grupo HM ha conseguido recientemente la acreditación de “universitario”. ¿Cómo se plantea el Grupo la relación con las universidades?

Como un proyecto absolutamente imprescindible que perseguimos desde el principio. Hemos conseguido que el grupo entero sea universitario y tenemos un acuerdo cuasi matrimonial con la Universidad San Pablo CEU en la cual desarrollamos toda la actividad clínica, tanto práctica como teórica, de todas las áreas médicas (Medicina Enfermería, Psicología, Odontología…), y es de las cosas más enriquecedoras, tanto desde el punto de vista directivo como para el desarrollo del profesional.

Además, también tenemos un acuerdo con el CEU para hacer investigación básica en una laboratorio que están montando, el IMMA (Instituto de medicina molecular aplicada), que pretendemos que nuestros médicos tengan la posibilidad de desarrollarse desde el punto de vista de la investigación básica.

Ha costado nueve años ser universitarios, pero durante este tiempo hemos ido creciendo de una manera organizada, sobre todo por dentro, para crear un modelo consolidado en todas las facetas (asistencial, docente, investigador) que nos permita ser la plataforma de cualquier otro proyecto empresarial.

Hay una tendencia crítica en algunos sectores respecto a la unión de hospitales y clínicas privadas con universidades privadas, se habla de que la calidad de la enseñanza no sea la misma, ¿qué opina de ello?

En este país la sanidad y la educación están estigmatizadas y si no son públicas son malas, y eso es mentira, porque es una cuestión de resultados. Lo que realmente hay que hacer es dejar de ideologizar cosas y ver simplemente los resultados. La calidad de la sanidad pública se presupone y la de la privada parece que tenemos que demostrarla, cuando lo que hay que hacer es más control sobre ambas.

Si nos hemos metido en la docencia es para conseguir que nuestros alumnos sean los mejor formados. La docencia no suma; es más, desde el punto de vista empresarial, a un hospital privado le puede restar. Lo que pasa es que no se puede conseguir en la primera promoción que nuestros alumnos sean los primeros del MIR, es imposible. Tenemos que ir progresivamente formándonos y aprendiendo porque, además, estamos haciendo nuestro propio desarrollo de la carrera, por tanto esto nos costara una serie de años.

¿Cómo es la relación con el sistema sanitario de la Comunidad de Madrid?

Somos el primer grupo sanitario privado en volumen de actividad y pacientes. Hacemos el 10 por ciento de las urgencias de la Comunidad de Madrid, en concreto, 250.000. Además, llevamos a cabo un millón de consultas al año. Ante estas cifras, me consta que, tanto la presidenta de la Comunidad como la Consejería, están orgullosos. Realmente, hemos llevado la sanidad madrileña a muchos sitios.

Desde el ámbito privado, ¿qué opinión se tiene sobre las últimas actuaciones de la Consejería de Sanidad en lo que respecta a la implantación de área única y la libre elección de médico?

Creo que la Comunidad está intentando ser más eficiente, lo que considero que es una actitud correcta. El sistema sanitario, que es una pieza fundamental en el estado del bienestar, está en una situación muy difícil y hay que buscar soluciones.

Además, la equidad, hoy por hoy, hay que demostrarla. Recientemente se ha publicado un informe nacional, que pone de manifiesto la falta de equidad en nuestro país y esta es una situación que debe cambiar; debe garantizarse equidad y eficiencia.

El proyecto de los hospitales de la Comunidad de Madrid era necesario; suplir las camas de los antiguos hospitales por nuevas es bueno para todos. Asimismo, creo que ha hecho un esfuerzo importante en la Atención Primaria, que es fundamental en el Sistema Nacional de Salud. En definitiva, todas estas acciones son buenas, porque intentan mejorar el sistema, y la Comunidad de Madrid tiene uno de los mejores sistemas.

Centrándonos ahora en su papel como secretario general del IDIS, ¿cuál considera que es el papel del sector privado en la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud?

El IDIS lo que pretende no es ofrecer, sino decir que estamos aquí. En este país la sanidad está ideologizada y estigmatizada, parece que existe una vergüenza por lo privado. Y si existe el SNS actual es porque hay personas que han apostado durante años por lo privado.

Se están planteando nuevas soluciones como el copago para la sostenibilidad, sin pensar que la manera más directa es que la gente, que pueda permitírselo, pague 50 euros al mes, y deje espacio en el sistema público al que no puedo permitírselo. De esta manera, no hay que cambiar el modelo, sólo promocionar el sistema sanitario privado.

Yo creo que es imprescindible hacer tres cosas: reevaluar la financiación, profesionalizar la gestión y concienciar a los ciudadanos sobre el uso responsable del servicio. En este sentido, estoy de acuerdo con la factura sombra, pero también considero que tiene una doble visión, ya que estás haciendo público los precios, entre otros, de intervenciones quirúrgicas, pero ¿de dónde se sacan esos datos? Además, llegará un momento en que el ciudadano se dará cuenta de lo que se está pagando por determinadas actividades y que esos precios son superiores a los que se abonan en otros sitios.

Este país es el único donde el sector público paga más que la privada. Es también el sistema sanitario más eficiente del mundo. De hecho, a muchos extranjeros les sale más rentable viajar a España y operarse que hacerlo en su lugar de origen o residencia.

Entre los planes del IDIS, ¿figura aumentar el número de miembros?

El IDIS es un proyecto que ha costado mucho tiempo pensarlo, elaborarlo y consensuarlo entre nosotros. Se constituyó en junio y hemos creado lo que es el esqueleto, que son los operadores y los grupos hospitalarios principales. Ya tenemos alguna solicitud de asociados de clínicas importantes como la Rosaleda, entre otras.

Ahora vamos a incorporar, aprovechando una jornada que tendrá lugar el próximo 14 de diciembre, a los agentes transversales del sector: pacientes, médicos, enfermeras, tecnología sanitaria…

En el IDIS hay dos posibilidades en estos momentos, la de asociarse y la de colaborar.

En la jornada, ¿tendrá lugar la presentación oficial?

Sí, vamos a aprovechar para que, desde el enfoque particular de cada uno, ofrezcan su visión del sector sanitario privado dentro del SNS. Pretendemos consolidar al sector privado como un sector propio, paralelo a la Sanidad pública, pero que colabora y se integra.

¿Cuáles son los primeros pasos del IDIS?

Darnos a conocer.

En este sentido, ¿se han reunido ya con consejerías?

Nos hemos reunido con las consejerías que han querido, otras lo han desestimado y otras lo han hecho, pero sin quererlo hacerlo público. Esto último sólo demuestra el complejo absurdo y la falta de responsabilidad.

¿Hay algún sesgo político respecto a que sean más o menos reacias?

Hay de todo en todos los sitios. Nos hemos reunidos con Martínez Olmos y con consejerías como la de Madrid y la de Valencia. Es más el sesgo ideológico que político.

Nos estamos dando a conocer a nivel de los medios sanitarios como institución y como referencia. El objetivo del IDIS es llegar a la sociedad. Cuando uno realiza un seguro está haciendo un buen producto. Se está llevando a cabo una labor social, porque se está descargando al sistema público.

En estas primeras reuniones con las consejerías, ha citado Madrid y Valencia, ¿son estás más receptivas ante los planteamientos del IDIS?

En el fondo son las consejerías que más daños nos han podido hacer el sector privado. Son comunidades en las que más podríamos haber sufrido esas formulas de colaboración. No obstante, yo estoy de acuerdo con el modelo que se está haciendo en Madrid y en Valencia. Yo si estuviera en la pública, también buscaría alternativas para mantener la sostenibilidad.

Por ejemplo, el IDIS promueve el sistema Muface; nosotros apostamos por el usuario que considera oportuno salirse del sistema público y que lo paga, esa es nuestra principal vía de negocio.

Así, todas las comunidades tendrían que hacer esfuerzos para integrar al usuario de la sanidad privada en el SNS. Habría que hacer esfuerzos en la cohesión y en la historia clínica.

El Ministerio de Sanidad tiene como objetivo, aparte de cohesionarse, contar con el sector privado.

Volviendo al tema Muface, ¿qué opinión concreta tiene del modelo?

El modelo lleva en marcha entre 20 y30 años y, anualmente, el 87 por ciento de los funcionarios, lo eligen.

La calidad de la sanidad privada hay que demostrarla y el modelo Muface cubre el cien por cien, al igual que el sector público; además, disponen de unos niveles de control de resultados anuales que ya querrían tenerlos los hospitales públicos y es un 40 por ciento más barato.

Pese a la corta trayectoria del IDIS, ¿cuáles son los objetivos a corto, medio plazo?

Para el año que viene tenemos preparado nuestro plan de desarrollo. Queremos consolidarnos como referente sanitario privado, que los operadores vean que hay un paraguas en el que puedan refugiarse, ya que intentaremos defender nuestros intereses y encontrar nuestro espacio.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.