¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 16 de marzo de 2018   |  Número 101
Acceda a nuestra hemeroteca
Podría aumentar la esperanza de vida de los enfermos
NovoNordisk lanza Victoza, el primer GLP-1 para la diabetes de tipo 2 eficaz en la prevención de enfermedades cardiovasculares
Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de discapacidad y mortalidad en las personas con diabetes 1 y 2

Victoza (liraglutida) es el primer agonista del receptor de GLP-1 que ha demostrado prevenir eventos cardiovasculares en personas con diabetes tipo 2. Así ha quedado recogido en su ficha técnica tras incorporarse a la misma los resultados del estudio LEADER sobre riesgo cardiovascular en pacientes con diabetes tipo 2 de más de una treintena de países. Debido a las complicaciones asociadas a este tipo de diabetes, como el nivel elevado de azúcar en sangre, la tensión arterial alta, la alteración del nivel de lípidos y la obesidad, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de discapacidad y mortalidad en las personas que la padecen1, 2. De hecho, como advierte Esteban Jódar, jefe del Departamento de Endocrinología y Nutrición de los Hospitales Quirón Salud Pozuelo, Ruber Juan Bravo y San José, "una persona con diabetes tiene aproximadamente el doble de riesgo cardiovascular que una persona sin diabetes a cualquier edad. Y en el caso de las mujeres, sobre todo premenopáusicas, este riesgo puede multiplicarse hasta por cuatro".

Marta Carrera, directora de Relaciones Institucionales de Novo Nordisk; Esteban Jódar, jefe del Departamento de Endocrinología y Nutrición de los hospitales Quirón Salud Pozuelo, Ruber Juan Bravo y San José, y Almudena Castro, cardióloga del Hospital La Paz de Madrid y responsable del Grupo de Diabetes de la Sociedad Española de Cardiología.

Por tanto, añade, "disponer de liraglutida, que no sólo ayuda a controlar la glucemia sino que a su vez reduce las complicaciones micro vasculares (retinopatía, ceguera o daño renal) y minimiza el enorme riesgo cardiovascular que tienen estas personas, es una excelente noticia". No obstante, como recuerda la Almudena Castro, responsable del Grupo de Diabetes de la Sociedad Española de Cardiología, "el abordaje de estos pacientes debe ser multifactorial y multidisciplinar, con un correcto seguimiento y una buena coordinación entre Atención Primaria, Endocrinología y Cardiología".

Ambos expertos coinciden en que esta nueva opción terapéutica contribuye a reducir significativamente la mortalidad cardiovascular de las personas con diabetes, así como el riesgo de sufrir un infarto o un ictus. "Liraglutida actúa sobre el receptor de GLP-1 por lo que es capaz de reducir la glucosa de forma segura, es decir, sin causar hipoglucemia. Además, aporta otros beneficios añadidos muy significativos como la pérdida de peso o la reducción de la presión arterial. Puede utilizarse como monoterapia o en combinación con otras familias terapéuticas", explican.

Tal y como detalla la directora de Relaciones Institucionales de Novo Nordisk España, Marta Carrera, "este tratamiento no sólo supone una mirada más integral del paciente y su patología sino que permite cuidar su salud general a corto y largo plazo". Asimismo, destaca el compromiso con la salud que siempre acompaña y motiva a la compañía, y que en esta ocasión tiene como resultado liraglutida. "Una estrategia de tratamiento que permite abordar con seguridad y eficacia la principal comorbilidad de la diabetes".

Diabetes y riesgo cardiovascular

Se estima que la esperanza de vida de una persona diagnosticada con diabetes tipo 2 a los 40 años de edad se acortará en alrededor de 6-7 años, comparada con personas sin diabetes tipo 2.3 El infarto agudo de miocardio o el ictus son algunas de las enfermedades cardiovasculares más frecuentes en estas personas. Como aclara Castro, "la diabetes tipo 2 es en sí misma un factor de riesgo cardiovascular. La hiperglucemia y la insulinoresistencia propias de la diabetes tienen un efecto directo produciendo arteriosclerosis, así como alteraciones en la coagulación de la sangre y en el endotelio vascular con las consiguientes complicaciones cardiovasculares".

Porque no hay un único mecanismo por el que el azúcar incrementa el riesgo de sufrir un evento cardiovascular. La diabetes tipo 2 está relacionada con el síndrome metabólico, una serie de factores de riesgo que en conjunto provocan importantes problemas de salud. Por lo general, se trata de personas con obesidad abdominal, basada en un riesgo genético heredado, que si además tienen unos malos hábitos de vida, suelen desarrollar, además de diabetes, hipertensión, dislipemia, etc. Y todo esto afecta a los vasos sanguíneos, favoreciendo la aparición de la placa de ateroma lo que provoca que el flujo de la sangre cada vez sea menos fluido y que los vasos puedan acabar obstruyéndose.

Circunstancias que, como señala Jódar, hacen que "más del 60% de los casos de complicaciones asociadas a la diabetes se deban a enfermedades cardiovasculares. Complicaciones que producen ingresos hospitalarios, pérdida de años de esperanza de vida o mortalidad".

Y como indica Castro estos son motivos más que suficientes para transmitir a las personas la importancia que tiene la diabetes tipo 2. “Sin generar miedo, pero siendo conscientes que tenemos que motivarles para que comprendan que un control inadecuado de la misma puede originar trastornos y complicaciones graves para su salud”, recuerda.

Cada persona un perfil único

El abordaje de la diabetes ha pasado de buscar sólo el control glucémico de la persona con diabetes a llevar a cabo un abordaje global de la misma. En palabras de ambos expertos, es importante buscar alternativas de tratamiento adaptadas a la vida de cada paciente de forma que se alcance un control de la diabetes eficaz que mejore su calidad de vida. En este sentido, aseguran que "el arsenal terapéutico para tratar la diabetes ha crecido notablemente y, especialmente para las personas con diabetes de tipo 2, disponemos de muy buenas opciones. Saber que hay fármacos, como liraglutida, que aportan un beneficio adicional para el tratamiento de otras comorbilidades o enfermedades asociadas es lo que necesitábamos desde hace años".

Además, Jódar insiste en la necesidad de invertir más tiempo en la educación del paciente. "Es una labor de todos, profesionales y personas con diabetes, mejorar la adherencia a los tratamientos, y para esto debemos emplear más tiempo en explicar los beneficios y cómo logarlos".

Prevención del riesgo CV

Sólo en nuestro país, en torno al 14 por ciento de la población padece diabetes, lo que supone cerca de 6 millones de personas. De ellas, entre el 90 por ciento y 95 por ciento tienen diabetes tipo 2. Y junto al tratamiento, la dieta y el ejercicio son otros de los pilares básicos para prevenir o disminuir el riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

Al respecto, tanto Castro como Jódar, reconocen la dificultad para conseguir cambiar el estilo de vida del paciente. Aunque en cuanto a los hábitos nutricionales Castro reconoce que "nuestra dieta mediterránea se está consolidando como el patrón de dieta que ofrece más beneficios cardiovasculares y por lo tanto es extrapolable a esta población con tanto riesgo cardiovascular. Pero siempre estableciendo objetivos individualizados".

Sobre el ejercicio físico, Jódar matiza que "el mismo dependerá de la edad, el nivel de entrenamiento físico y la existencia de otras patologías".

Experiencia en ensayos clínicos

Victoza está avalado por los resultados del estudio Leader. Un ensayo clínico multicéntrico, internacional, aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo que ha investigado sus efectos a largo plazo (3,5–5 años) frente a placebo, ambos añadidos al tratamiento estándar, en personas con diabetes tipo 2 y con un riesgo elevado de episodios cardiovasculares graves. El mismo ha demostrado que Victoza reduce, de forma estadísticamente significativa, el riesgo de muerte cardiovascular, ataque al corazón e ictus en un 13% frente a placebo cuando se añade al tratamiento estándar. La reducción total del riesgo se deriva de una reducción estadísticamente significativa del 22% en la muerte cardiovascular con el tratamiento con Victoza frente a placebo.

"Así que, gracias a este estudio sabemos que liraglutida ofrece, además del control de la glucemia, de la presión arterial o de los lípidos, un beneficio adicional en una complicación que es la más dañina sin duda de la diabetes. Porque los pacientes incluidos en el Leader eran pacientes que en su inmensa mayoría, en más del 80%, estaban bien tratados desde ese punto de vista de control de las comorbilidades o enfermedades asociadas como los lípidos o la presión arterial", destaca Jódar.

El estudio se inició en septiembre de 2010, con 9.340 participantes con diabetes tipo 2 procedentes de 32 países.
 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2018 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com