¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 22 de septiembre de 2017   |  Número 95
Acceda a nuestra hemeroteca
en portada
MANUEL VILCHES, DIRECTOR GENERAL DE IDIS
“Nuestro plan para las listas de espera busca mejorar la integración de la sanidad pública y la privada”
La fundación ofrece a consejerías de Sanidad y al propio ministerio un mecanismo para reducir la demora quirúrgica en España

Redacción. Madrid
El Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) ha vuelto de las vacaciones con una ambiciosa idea debajo del brazo: un plan para dejar a cero las listas de espera de la sanidad pública. En concreto, la fundación busca acabar con la espera quirúrgica de unos 615.000 pacientes en España y, para ello, se ha ofrecido como “aliado estratégico” al sector público para garantizar la sostenibilidad y solvencia del sistema.

Manuel Vilches, director general de IDIS. 

¿Qué le ha llevado a la organización a elaborar un plan ‘anti listas de espera’ en la sanidad pública española?

Es fruto de nuestro compromiso fundacional de poner en valor la realidad y potencial de la sanidad de titularidad privada y el compromiso por la mejora del sistema sanitario en su conjunto teniendo en cuenta todos los problemas e insuficiencias que le aquejan. En este sentido, es evidente que las listas de espera traducen el estado de un sistema sanitario y el nuestro, según los datos publicados por el ministerio, tiene un grave problema una vez que el número de pacientes en espera quirúrgica se aproxima ya a los 615.000 con una media de 115 días y aquellos que se encuentran en espera de consulta al especialista supera los 2 millones, habiendo un decalaje superior a los 60 días y en algunos casos concretos incluso superando los 130.

Como venimos diciendo desde la propia creación de la fundación IDIS hace siete años, la sanidad privada es un aliado estratégico que garantiza la sostenibilidad y solvencia del sistema y por ello contribuye en gran medida al mantenimiento de una sanidad con las características que establece la LGS. Nuestra propuesta se enmarca en el cumplimiento de nuestro objetivo de conseguir la mejor integración de los sistemas sanitarios de titularidad pública y privada, liberando recursos y contribuyendo a una mayor y mejor accesibilidad de la población a la atención sanitaria.

Tengamos en cuenta que si deseamos dotar de solvencia y sostenibilidad al sistema hemos de aportar lo mejor de nosotros mismos todos los agentes del sector, por ello, hemos asumido nuestra responsabilidad y hemos ofrecido a la administración un plan sinérgico de choque puntual, de casi “urgencia”, que trata de poner a cero la lista de espera para ser intervenido y a partir de ahí poder trabajar conjuntamente en una estrategia nacional conjunta que controle este indicador tan negativo.

Le aporto una evidencia: la enfermedad, la incertidumbre y el sufrimiento no admiten espera ni burocracia sino agilidad, prontitud, eficacia, calidad y resultados.

¿Qué problemas tiene este sector actualmente?

El principal problema reside en la utilización peyorativa de su realidad por parte de quienes están empeñados en generar una percepción negativa de su reputación tratando de impulsar en la sociedad una idea mercantilista de sus actividades y objetivos, así como de sembrar dudas acerca de su dotación, cualificación y logros cuando la realidad nos evidencia todo lo contrario, y se demuestra con cifras y datos. Sin duda por ello cada vez más ciudadanos eligen voluntariamente un doble aseguramiento, por algo será... sugiero que reflexionen al respecto quienes con tanto fervor nos critican.

En cualquier caso, nosotros apostamos por un sistema integrado, único, con una doble provisión y aseguramiento que asegure la calidad y la accesibilidad. Debemos recordar que hemos de “competir” en calidad, seguridad, dotación y resultados con un entorno público que pagamos todos a través de nuestros impuestos y que mantiene un ámbito de actuación poblacional cautivo al ser un seguro de carácter obligatorio, sin capacidad de elección con la excepción de los funcionarios de las Administraciones Públicas y ellos eligen mayoritariamente el entorno de asistencia privado.

En nuestro caso tenemos un objetivo claro, ofrecer a la población un sistema de excelencia, dotado con los mejores profesionales, la más actualizada tecnología, los mejores resultados de salud en todos los ámbitos -como indica nuestro informe RESA- y en las condiciones más idóneas de calidad, seguridad, confortabilidad y atención al paciente y sus familias; tenga en cuenta que la esencia de todo entorno de emprendimiento privado surge de la competencia entre los diferentes operadores, en nuestro caso el ciudadano elige dónde acudir y por qué profesional o servicio desea ser atendido y esto supone un determinante digno de ser tenido muy en cuenta por todos a la hora de evaluar la prestación de un servicio o a la de calificar un bien.

¿Qué repercusión ha tenido esta campaña en la sanidad del país?

Nosotros la valoramos como muy positiva máxime por la gran repercusión mediática que ha merecido, lo que nos reafirma en que esta es una cuestión clave de nuestro sistema y así lo refleja la encuesta del CIS apuntando a la sanidad como una de las cinco principales preocupaciones de todos los españoles.

Tenga en cuenta que esta iniciativa obedece a una necesidad más que evidente y no es otra que nuestro compromiso y responsabilidad de aportar lo mejor de nosotros mismos, ofreciendo todos nuestros recursos y poniéndolos a disposición de las diferentes administraciones sanitarias. Ahora, una vez conocida la propuesta de este plan de choque del que hablamos y cuantificada por territorios es cuestión de que quienes tienen la responsabilidad de gestionar los recursos públicos y tomar decisiones valoren y establezcan las prioridades y estrategias que crean más conveniente, las expliquen y den cuentas a sus ciudadanos.

Desde luego que si yo fuera un político o un gestor de la sanidad pública tendría muy complicado explicar a la población el por qué no tengo en cuenta una propuesta de esta naturaleza. Es muy sencillo hablar cuando a uno no le toca directamente una situación de apremio en el ámbito de la salud, por ello es fundamental entender el sentir de la persona ante una situación de este tipo y desde luego la obligación en estos casos es facilitar la solución más adecuada de una forma pronta, ágil y eficaz, no hay nada peor en medicina que la incertidumbre, máxime teniendo en cuenta que un proceso patológico, el que sea, se puede complicar o puede evolucionar negativamente si no tenemos en cuenta algo tan manejable y controlable como es el tiempo y los recursos aplicados.

Según advierte un artículo titulado “Policy strategies to reduce waits for elective care: a synthesis of international evidence” publicado en el British Medical Bulletin (Oxford University), las listas de espera son fuentes de incertidumbre y angustia para los pacientes, hasta tal punto que en alguno casos tiene consecuencias adversas para la salud. 

A los ciudadanos, cuando se les pregunta, contestan que lo que quieren es que “les atiendan pronto y bien…” Su preocupación no es si el centro en el que les atienden es de titularidad pública o privada, lo que sí que quieren es que les atiendan pronto los mejores profesionales, con los mejores medios y en las mejores condiciones posibles, lo demás no deja de ser un discurso, desde nuestro punto de vista, demagógico. En este sentido un último apunte, todos los profesionales sanitarios se forman en diferentes universidades, pero con los mismos criterios de evaluación, medicina solo hay una, buena o mala y tanto el paciente como el profesional es el mismo independientemente de la titularidad.

¿Qué organizaciones y/o administraciones sanitarias se han hecho eco de la misma?

Iniciamos ya una ronda de conversaciones tanto con la administración central como con las diferentes comunidades autónomas, puedo asegurarle que al igual que hay interés en varias y por ello estamos concretando agendas, también hemos visto a través de los medios de comunicación que alguna se ha dado prisa por desmarcarse y desechar esta propuesta sin escuchar ni dar oportunidad alguna a presentar su contenido para poder evaluarlo objetivamente.

No entendemos cómo algunos pueden tomar esta postura salvo que sea por dogmatismo; este, junto a la demagogia, son los grandes males que asolan a nuestra sanidad, aquellos que por el interés personal, corporativo o de la índole que sea anteponen el propio bien al bien común.

Dentro de este contexto, pienso que lo adecuado siempre es escuchar, analizar los datos, evaluar la propuesta o propuestas en su integridad y a partir de ahí tomar las decisiones más convenientes sustanciadas en la objetividad; y si no es así por el motivo que sea, entonces que presenten a la sociedad su propio plan con los recursos asignados, puesto que de lo contrario estaremos de nuevo ante la estrategia de la parálisis y volveremos a presenciar una política de palabras y de inacción ante un problema tan sustancial y tan grave como es el de las listas de espera.

¿Tiene concertada alguna entrevista el IDIS con alguna Consejería de Sanidad autonómica para abordar este asunto?

Como le he comentado sí y en su momento explicaremos todos los pormenores y conclusiones, hasta ahora es prematuro. En cualquier caso lo que sí puedo avanzarle es que vemos con optimismo los primeros encuentros que hemos cerrado puesto que se han producido de forma consecutiva a la presentación de este plan de choque, lo que indica que hay interés por escuchar y de conocer todos los pormenores, sin duda esto supone un primer paso para establecer una estrategia que trate de atajar con éxito este grave problema que nos incumbe a todos.

¿Y con el Ministerio de Sanidad?

También, y como en la cuestión anterior me remito a lo que ya le he comentado. Estamos siendo muy proactivos como siempre y dado el cariz de este asunto estamos en el proceso de cerrar encuentros lo antes posible con cuantas más administraciones mejor. Entendemos que este es un plan estratégico de choque, que técnicamente permitiría eliminar un grave problema en pocos meses y eso ya de por sí sería suficiente motivo para procurar encuentros y reuniones de trabajo con todos los responsables de sanidad de las diferentes comunidades autónomas y el Gobierno central, pero además, consideramos que esta iniciativa aunque no supone una solución definitiva para acabar con las listas de espera, sí que es un paso decisivo para sentar las bases de un nuevo modelo de cooperación público-privado más eficaz, que beneficie a los ciudadanos, y que permita acabar con esta situación que sin duda se agrava año tras año.

¿Qué iniciativas de mejora tiene el IDIS, tras renovar su Junta Directiva recientemente?

Como siempre somos fieles a nuestro objetivo fundacional: trasladar a la sociedad la ingente tarea y responsabilidad que asume el sector de la sanidad privada que da cobertura y servicios a más de 10 millones de ciudadanos en nuestro país (cerca de un 22 por ciento de la población) y supone el 30,2 por ciento del gasto sanitario total, más del 3,5 por ciento del PIB. Para ello continuaremos aportando valor a través del análisis exhaustivo, técnico y profesional de nuestra realidad y de la del sector sanitario y sociosanitario, generando datos, estudios e informes que reflejen la enorme relevancia del sector de aseguramiento y provisión de titularidad privada y del emprendimiento privado en sanidad.

Por otro lado tenemos el compromiso de contribuir a la defensa del sector manteniendo una organización cohesionada y sólida, sin fisuras, que nos permita aportar propuestas y soluciones a los graves problemas que tiene nuestro sistema sanitario, poniendo el acento en aquellos temas y situaciones que generan grandes ineficiencias e insuficiencias que afectan al ciudadano y por ende al futuro de nuestro sistema; el ejemplo de las listas de espera sin ir más lejos o el plan PISE de incentivo a la sanidad eficiente que presentamos también recientemente o la defensa de los diferentes modelos de colaboración y de los profesionales que trabajan en ellos son una buena muestra de este punto de nuestra estrategia.

Conectar y trascender más si cabe con nuestros usuarios y profesionales y con la sociedad en su conjunto es otro de nuestros retos, para ello integramos en la Fundación y trabajamos conjuntamente con organizaciones colegiales, sociedades científicas, plataformas sectoriales, organizaciones que agrupan a las diferentes asociaciones de pacientes, etc… en proyectos que redundan en un impulso de la mejora de la calidad asistencial, la seguridad y los resultados de salud. Algunos ejemplos en este ámbito son el proyecto de interoperabilidad, el de calidad asistencial (acreditación QH) o el de cuidados intermedios en el ámbito sociosanitario que sirven de estímulo y ejemplo de lo que supone prever y apostar por un presente y un futuro en el que el paciente y el profesional han de ser realmente los protagonistas de la salud y de la sanidad.

Impulsar una reforma necesaria de nuestro sistema en su conjunto, tratando de dotarlo de mayor solvencia y sostenibilidad y procurar un pacto que no sea excluyente por la sanidad es un objetivo clave en el que no cejaremos porque lo consideramos fundamental para preservar y mejorar un sistema que, de otra manera, lo tendría muy complicado teniendo en cuenta, entre otros factores, la deriva sociodemográfica y el constante desarrollo científico y técnico que hemos de incorporar obligatoriamente si no queremos perder en calidad objetiva, calidad percibida y resultados de salud.

Para finalizar, y no por ello menos importante, trabajar para que la transformación digital y la innovación sean las claves del desarrollo de nuestro sistema. No podemos permitirnos el lujo de dar la espalda a los grandes desafíos que nos plantea la ciencia y por ello desde la Fundación IDIS estamos comprometidos a traspasar las fronteras de lo que hoy se califica por algunos como “implantación progresiva” y que se traduce en parquedad a la hora de aplicar recursos. Necesitamos trascender a este pensamiento arcaico mediante una política vanguardista que aporte una visión holística y trabaje con algoritmos que determinen actuaciones específicas y eficientes que nos permitan hacer mucho más y mejor con recursos alineados con las necesidades reales que plantea nuestra sociedad en cada momento.

¿Qué idea ‘rompedora’ tienen previsto lanzar para mejorar el sistema sanitario y la colaboración entre la sanidad pública y la privada?

Decía el periodista y poeta uruguayo Juan Zorrilla de San Martín que “Lo importante no es tener muchas ideas, sino la idea oportuna en cada caso.” Yo esto lo ampliaría también a las grandes ideas como usted refiere en su pregunta. Lo importante no es tener grandes ideas en general, que de esas pocos tienen alguna a lo largo de su vida, lo relevante es que esas grandes ideas sean específicas y oportunas, por eso desde la fundación monitorizamos constantemente la temperatura y pulso del sector, para acercarnos a las necesidades o a la innovación necesaria para mejorar…sin ser ideas rompedoras, próximamente estaremos avanzando tanto en el proyecto de Interoperabilidad de la historia clínica como en la implantación a nivel nacional de una receta electrónica privada más cómoda, accesible y, sobre todo, segura para el paciente y todos los profesionales implicados. La aportación de ambos proyectos nos parece fundamental para mejorar y garantizar los servicios sanitarios a todos los niveles.

Para finalizar con esta cuestión, le transmito un pensamiento que a la vez es un deseo: que mis hijos puedan disfrutar de un sistema sanitario colaborativo, sinérgico, que vele de una forma colegiada y sincrónica por las necesidades reales de todos sus ciudadanos y anteponga el bien común a los intereses de cualquier tipo y condición. Para ello nada mejor que continuar aportando valor a nuestros ciudadanos, sumando en calidad, seguridad y resultados y comunicando aquello que somos, hacemos y pensamos de forma insistente y pertinaz, y por supuesto defendiendo a este sector de emprendimiento privado en salud y sanidad.

Pues bien, en todo ello andamos empeñados y para ello nos solo tratamos de tener ideas oportunas, basadas siempre en datos objetivos, sino además en ponerlas en práctica con tenacidad, constancia y empeño y si entre tanto surge algún pensamiento o idea rompedora, como siempre y ya hemos demostrado, bienvenida será.

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2017 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com