Lunes, 21 de junio de 2021   |  Número 137
Percepción y realidad para afrontar un futuro muy prometedor y a la vez incierto
Editorial

La encuesta impulsada desde la Fundación IDIS realizada por Sigma Dos desvela algo que por otro lado es lógico: la sociedad española es consciente de la necesidad de que el sistema sanitario sea reformado y adaptado a las necesidades que plantea ya el presente y por supuesto también, y con especial énfasis, el futuro.

Una particularidad que hace muy especial a esta consulta, realizada a una amplia muestra representativa de ciudadanos en cada una de las comunidades autónomas, es que cerca del 70% de los que han participado solo tenían aseguramiento y provisión pública y un 30% aproximadamente doble aseguramiento y provisión, pública y privada. Este hecho es un fiel reflejo del reparto del gasto sanitario en nuestro país, que coincide en dichas proporciones, lo que hace a este trabajo de investigación demoscópica de especial valía e interés para extraer conclusiones.

En este sentido es bueno resaltar y poner el acento en que la sociedad española califica con una nota alta de notable la percepción media que tiene acerca de la sanidad privada y refrenda con su opinión cada uno de los diez principios de los que está compuesto el Manifiesto “Por una mejor sanidad”, que la Fundación IDIS está impulsando, y al que se siguen adhiriendo sectores y entidades de enorme calado de nuestro país.

Es evidente que los hechos que estamos viviendo relacionados con la pandemia por SARS-CoV2 (COVID-19) han puesto de relieve las grandes carencias de nuestro sistema, y es por ello, que los españoles, en los diferentes territorios, han conciliado una respuesta cuyo denominador en común es el de incitar a trabajar de forma urgente sobre todos y cada uno de los enunciados del Manifiesto, para de esta forma no perder las virtudes de un modelo que ha de estar financiado de forma suficiente, debe ser eficiente en su gestión, transparente en la comunicación de sus resultados, de calidad en toda la extensión de la palabra, equitativo y accesible, ocupado y preocupado porque tanto pacientes como profesionales participen en la toma de las decisiones que les afectan, y que estos últimos reciban además el reconocimiento por su trabajo y por sus logros. Un sistema innovador en todas sus vertientes, digitalizado y transformador de su status quo dados los enormes avances en este sentido, y con un perfil eminentemente reformista y colaborativo en el sentido de no generar silos, sino de trabajar codo con codo desde ambas titularidades, pública y privada.

Si atendemos a los principios 7 y 8 del citado Manifiesto que hablan de innovación, tecnología y digitalización no queda más remedio que hacer referencia en este editorial a las numerosas convocatorias a las que la Fundación ha sido invitada a participar en esta segunda quincena del mes de junio: el “Foro Económico Español de Andalucía” organizado por el diario digital El Español; la Jornada “Anticuerpos y Vacunas para luchar frente a la pandemia” de Abbott; la dedicada a “Oportunidades, hitos y aplicaciones de la medicina individualizada molecular (MIM): nuevos retos para los sistemas de salud” organizada por Merck y la Cátedra de Medicina Individualizada Molecular de la Universidad Autónoma de Madrid; la Mesa Redonda de El Confidencial acerca de “La salud que nos viene ¿Estamos preparados para el autoservicio sanitario?”; el congreso Expodental dedicado también al “Conocimiento, la tecnología y el futuro”; La conferencia de APRI (Asociación de Profesionales de las Relaciones Institucionales) sobre “Liderazgo para una Sanidad del siglo XXI”; el Desayuno-Coloquio organizado en Alicante por el diario Información bajo el título “El sistema sanitario en España, en la era Post Covid.19; la Mesa de análisis y debate “el reto urgente de la transformación digital en salud” organizado por el diario La Razón. Toda una sinfonía armónica de eventos con un objetivo de base, reflexionar acerca de la importancia clave de la innovación y la transformación digital.

En todas y cada una de estas convocatorias, desde la Fundación IDIS, insistimos en la necesidad de que España y su sistema sanitario sea capaz de impulsar con agilidad y decisión el entorno de la investigación, el desarrollo y la innovación a todos los niveles, una vez que, tan solo abrazando este nuevo contexto, no solo con suficiencia, sino con holgura, es como seremos capaces de afrontar el presente y el futuro con capacidad de éxito, liderazgo y competitividad en esta compleja materia.

Asistimos a la evolución de la medicina personalizada de precisión 2.0, e íntimamente ligada a ella, la ciencia de los datos que han de cambiar el paradigma de la medicina del siglo XXI. En buena medida el desarrollo de la medicina personalizada de precisión 2.0 viene determinado por el conocimiento y la secuenciación exhaustiva del genoma y la obtención de paneles moleculares. Esta nueva aproximación etiológica específica de la enfermedad va a suponer grandes avances en el diagnóstico y tratamiento de las patologías más complejas no resueltas hasta el momento, además de importantes retos y desafíos también en el ámbito de la gestión.

Ante este nuevo reto, se hace necesario fomentar la interacción interdisciplinar, tanto de especialidades médicas como de profesionales, integrando en las áreas implicadas en el diagnóstico y la terapéutica a profesionales especializados en el ámbito de la genómica y por supuesto tecnólogos, biotecnólogos y bioinformáticos, que permitan sacarle rendimiento a las posibilidades que nos ofrece en la actualidad la transformación digital, una vez que el procesamiento de grandes cantidades de datos es clave en el ámbito de la Medicina Individualizada Molecular (MIM).

A su vez, las tecnologías digitales relacionadas “Smart Health”, “Health Evidence” y “Privacy and Security” suponen un paso de gigante para la medicina personalizada de precisión 2.0. En el caso de la Salud Inteligente, a través de aspectos tan importantes como el reclutamiento de pacientes, la monitorización ubicua, la atención no presencial o las pruebas remotas, entre otros. En el apartado de la búsqueda de evidencia científica a través de algoritmos más o menos complejos, contando con grandes aliados relacionados como son las técnicas de Small Data, Big Data y Smart Data, las cuales, a través de la evidencia que generan, nos permiten desarrollar modelos predictivos de enorme valor e interés.

En este entorno tecnológico asociado a la investigación, la colección y enriquecimiento de datos desde diversas fuentes, la anonimización, su gobernanza y su adecuada gestión nos tienen que llevar a generar un único modelo homogeneizable, lógico y comprensible para su interpretación de cara a la consecución del objetivo que pretendemos. Un modelo en el que la seguridad de la información debe ser un requisito sine qua non, tanto en el diseño como en el desarrollo y gestión de cualquier proyecto y servicio que forme parte del programa de transformación digital; sin olvidar la necesidad de disponer de controles exhaustivos para anticipar, prever y afrontar los posibles incidentes de seguridad que pudieran llegar a ocurrir.

Para que todo esto sea una realidad necesitamos impulsar una transformación efectiva y colaborativa en nuestro sistema de Salud para llevarlo a un entorno de interoperabilidad entre todos los niveles sanitarios, con independencia de su titularidad, y con una política y estrategia de protección de datos que no suponga un obstáculo a los avances tecnológicos.

Ejemplos destacados colaborativos en Europa que tienen como sustrato este tipo de avances tecnológicos son el proyecto europeo colaborativo eTransafe que tiene como objetivo el de mejorar el desarrollo de nuevos medicamentos a través de una potente infraestructura de integración de datos para su uso en el desarrollo de nuevos fármacos en los que la seguridad se vea reforzada (el proyecto cuenta con una participación público-privada que incluye 8 instituciones académicas, 6 PYMES y 12 empresas farmacéuticas); o el proyecto Harmony, uno de los mayores proyectos del programa BD4BO (Big Data for Better Outcomes) del programa IMI2 auspiciado por la Unión Europea y la Federación Europea de la Industria Farmacéutica (EFPIA) en el que España tiene un papel muy importante puesto que se coordina desde el Instituto de investigación de Salamanca, un ejemplo de colaboración público-privada en el ámbito de la oncohematología con 53 socios de 11 países europeos. Otra iniciativa colaborativa de gran calado es Rainbow, un proyecto incluido en la Innovative Training Networks (ITN) del programa Horizonte 2020, en el que han colaborado entidades de diferentes países europeos de reconocido prestigio y que trata de aplicar soluciones de investigación para mejorar el tratamiento y el pronóstico de enfermedades cardiovasculares, reumatológicas, obesidad, etc. mediante la aplicación de dispositivos médicos o el diseño de prótesis especiales.

En definitiva, estamos en condiciones de afirmar que la nueva medicina basada en la ciencia de los datos y la inteligencia artificial ha llegado para quedarse y desarrollarse en beneficio del paciente. En este sentido, se hace imprescindible abordar la transformación digital del sistema sanitario con independencia de los niveles asistenciales y la titularidad de los mismos, y es cada vez más necesario y urgente promover las políticas que permitan compartir los datos sanitarios anonimizados y simplificar los consentimientos para la obtención y el uso de los mismos.

En este sentido, la colaboración público-privada, la interacción interdisciplinar y multidisciplinar de instituciones, empresas y profesionales es clave y perentoria. De hecho, existen ya ejemplos en Europa y España de desarrollo y resultados muy satisfactorios que abren una ventana de esperanza al futuro. La inequidad y las dificultades de acceso a esta nueva forma de practicar la medicina se vislumbra como uno de los grandes retos a abordar por parte del sistema público de salud junto a la formación de profesionales, la educación sanitaria en este aspecto de la población y los retos culturales y normativos; todos ellos son ámbitos muy importantes a tener en cuenta y abordar sin dilación.

Para recibir Publicación de Sanidad Privada en su correo pinche aquí
| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2022 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.