¿Quiere recibir la Publicación de Sanidad Privada en su correo de forma gratuita?
Viernes, 16 de junio de 2017   |  Número 93
Acceda a nuestra hemeroteca
tribuna
POR Patricia Usón, Directora de NephroCare España DE Fresenius Medical Care
¿Queremos de verdad abordar la cronicidad?
 
En España, el problema del envejecimiento es cada vez más preocupante, tal como avalan los últimos datos que apuntan a la desaparición de dos millones de habitantes de entre 15 y 29 años en los próximos cinco años. Este es sólo un ejemplo de cómo está cambiando nuestro mapa de población. Y si sumamos nuestro envejecimiento a la inmigración de jubilados europeos que eligen España para su retiro, nos encontramos con que en 2029 tan sólo un 53 por ciento de la población será activa.

Patricia Usón, directora de NephroCare España de Fresenius Medical Care.

En este contexto, tal como se ha discutido innumerables veces, es cada vez más patente que los recursos sanitarios actuales y el sistema sobre el que se organizan no serán suficientes para cubrir las necesidades de la población.

El Ministerio de Sanidad publicó en 2012 La Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad que las comunidades autónomas han ido adaptando y trasladando a estrategias locales o planes más específicos u operativos, pero la realidad es que la cronicidad tiene un impacto tan elevado en materias sensibles para la economía del país que necesita de un alineamiento interministerial, al menos entre los principales actores: Economía, Industria y Competitividad, y Empleo y Seguridad Social, además del de Sanidad.

Es probable que además falte un análisis riguroso de la situación de partida en España que recoja estadísticas de comorbilidades y enfermedades crónicas por zonas asociadas con sus entornos socio económicos y con propuestas que ayuden a mejorar la calidad de vida del “ciudadano crónico”.

Desde el IDIS se están realizado estudios y propuestas de gran valor, tales como “El reto de los cuidados socio sanitarios intermedios: mapa de propuestas de futuro” –que plantea el tratamiento del paciente crónico, entre otros, en un lugar más adaptado a sus necesidades reales– o “La interoperabilidad en el sector sanitario: el paciente como actor principal” -–donde el paciente crónico disfrutaría de las benevolencias de este modelo.

En un momento en que el discurso estigmatizador hacia una colaboración pública / privada cobra fuerza, es precisamente ésta quien ha demostrado que se puede facilitar la implantación de procesos de atención que reduzcan costes y que mejoren los resultados en salud. Casos como los de Singapur ó países nórdicos, en los que se han implantado modelos mixtos demuestran los beneficios en prevención y calidad asistencial.

Fresenius Medical Care, ha demostrado con su trayectoria que es un aliado en la atención a la enfermedad renal crónica que trata a más de 300.000 pacientes todo el mundo y que cuenta con departamentos de I+D+i, así como modelos predictivos contrastados de adherencia y consumo de recursos del tratamiento. Desde aquí ponemos a disposición de las Administraciones y demás agentes del sector nuestro conocimiento y experiencia como líder en el cuidado renal para contribuir a abordar de forma innovadora y más eficiente esta enfermedad crónica desde la prevención, retraso de la progresión de la enfermedad, preparación de la entrada en diálisis y tratamientos individualizados (domiciliarios, en centros de cuidados intermedios o en hospitales).

El impacto de la enfermedad renal crónica es altísimo: en España afecta a 4 millones de personas, de las cuales 51.000 reciben tratamiento sustitutivo, consumiendo entre el 2,5 y 3 por ciento del presupuesto del SNS. Si hablamos de costes, nuestra experiencia nos dice que el 80% lo generan el 20 por ciento de los enfermos renales, que el 80 por ciento de éstos, tienen al menos una comorbilidad más y, lo más grave, el 40 por ciento del gasto sanitario se pierde por falta de coordinación. Es esta experiencia internacional la que estamos convencidos que podemos extrapolar al abordaje de las enfermedades crónicas más prevalentes y contribuir a un modelo eficiente de gestión que sea beneficioso, en primer lugar, para el paciente, y menos gravoso para la Administración. 

 

| La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación |

© 2004 - 2017 Sanitaria 2000, S.L. - Todos los derechos reservados.
agencia interactiva iberpixel.com